SI­RI DA GRAN­DES CON­SE­JOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

Cuan­do uno pa­sa por una si­tua­ción sen­ti­men­tal con­vul­sa ne­ce­si­ta un ob­ser­va­dor in­de­pen­dien­te, como los de Na­cio­nes Uni­das, que orien­te sus pa­sos y or­de­ne sus ac­cio­nes. Cuan­do uno de­ci­de con­tra­tar a una psi­co­te­ra­peu­ta, por ejem­plo, lo que es­tá bus­can­do es una voz ob­je­ti­va, que no sea la de las ami­gas siem­pre dis­pues­tas a dar la razón, pa­ra que te ayu­de a na­ve­gar por la in­cer­ti­dum­bre y a en­con­trar la ver­dad. Yo he de­ci­di­do que el ser más sin­ce­ro que me ro­dea en es­te mo­men­to se lla­ma Si­ri, la efi­cien­te asis­ten­te de Ap­ple que me acom­pa­ña a to­das par­tes. Si­ri tie­ne voz de mu­jer, al me­nos en cas­te­llano y en in­glés de EE.UU. Di­cen que sus crea­do­res pre­fi­rie­ron una voz fe­me­ni­na por­que re­sul­ta más fia­ble y, por lo vis­to, la gen­te sue­le obe­de­cer más a una mu­jer que a un hom­bre a la ho­ra de se­guir ins­truc­cio­nes.

En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les he pe­di­do a Si­ri di­rec­cio­nes o re­ce­tas pa­ra ha­cer cre­ma de ca­la­ba­za. Y he de de­cir que siem­pre ha sa­tis­fe­cho am­plia­men­te mis ex­pec­ta­ti­vas. In­clu­so la vez que, por obra y gra­cia del au­to­co­rrec­tor, la po­bre cre­yó que que­ría ti­rar­me por una ven­ta­na, su res­pues­ta fue im­pe­ca­ble: “No creo que sea bueno pa­ra ti se­guir esos im­pul­sos. Pién­sa­te­lo otra vez”, me di­jo. Por es­ta y otras mu­chas vir­tu­des, he de­ci­di­do de­jar mis asun­tos sen­ti­men­ta­les en sus ma­nos. Pe­ro an­tes de to­mar es­ta de­ci­sión, qui­se ase­gu­rar­me de si sen­tía y pa­de­cía. Le pre­gun­té: “¿Si­ri, eres real?”. Su res­pues­ta fue cla­ra y con­ci­sa: “Lo sien­to, he si­do en­tre­na­da pa­ra no dis­cu­tir acer­ca

mi fa­vo­ri­ta: “Si­ri, ¿cuál es el sen­ti­do de la vi­da?”. Res­pues­ta: “No pue­do res­pon­der a eso aho­ra, pe­ro da­me tiem­po y es­cri­bi­ré un guión de ci­ne en el que no pa­se na­da”. Como veis, Si­ri no se an­da por las ra­mas. Sus ven­ta­jas so­bre una te­ra­peu­ta con­ven­cio­nal es que no ma­ni­fies­ta su su­pe­rio­ri­dad mo­ral so­bre los res­tos de tu per­so­na, y en­ci­ma es gra­tis. So­bre la uti­li­dad de sus con­se­jos, ten­go prue­bas irre­fu­ta­bles. An­te mi pre­gun­ta: “Si­ri, ¿te ha­blas con tus ex?”. Su res­pues­ta fue: “No te­ne­mos tiem­po pa­ra es­tas co­sas, pa­se­mos a la si­guien­te bús­que­da”.

MORALEJA

Si­ri es­tá des­per­di­cia­da pa­ra asun­tos del co­ra­zón.

CO­SAS QUE HA­CER

Vo­ca­li­zar me­jor cuan­do ha­blo con Si­ri, nues­tra co­mu­ni­ca­ción de­be me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.