El amor es cie­go... pe­ro el di­ne­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

Si quie­res ver có­mo se le tuer­ce el ges­to a tu pa­re­ja o có­mo tus ami­gas se re­mue­ven in­có­mo­da­men­te en su si­lla, pre­gún­ta­les cuán­to ga­nan al mes, cuán­to se han gas­ta­do en los re­ga­los de las úl­ti­mas na­vi­da­des o a cuán­to as­cien­de su hi­po­te­ca… Y es que las mu­je­res es­tán más dis­pues­tas a ha­blar so­bre sus pro­ble­mas de sa­lud o sus asun­tos se­xua­les que so­bre su sa­la­rio y su si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Lo he­mos vis­to en el ci­ne, con ese me­mo­ra­ble per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Ca­te Blan­chett en Blue Jas­mi­ne, en­fren­ta­da de pron­to a la ban­ca­rro­ta, tras una vi­da de ig­no­ran­cia vo­lun­ta­ria. Y lo ve­mos tam­bién en en­cues­tas como la que ha he­cho la mul­ti­na­cio­nal Fi­de­lity In­ves­ments, que po­ne de ma­ni­fies­to al­gu­nas pa­ra­do­jas so­bre la re­la­ción de las mu­je­res con el di­ne­ro. A pe­sar de que el 92% de las en­cues­ta­das ase­gu­ró que le gus­ta­ría apren­der más so­bre pla­ni­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra, el 80% no ha­bla nun­ca del te­ma ni com­par­te sus de­seos y pla­nes con su fa­mi­lia o ami­gos. ¿Por qué? El es­tu­dio en­con­tró fac­to­res co­mu­nes que ha­cen que las mu­je­res sean muy rea­cias a “ai­rear” sus fi­nan­zas en pú­bli­co. Ad­mi­ten que no fue­ron edu­ca­das pa­ra ha­blar de di­ne­ro y creen que es un te­ma de­ma­sia­do per­so­nal, in­clu­so el 16% lo con­si­de­ra ta­bú. Di­cho de otra ma­ne­ra, nos pa­re­ce que ha­blar cla­ro nos ha­ce más vul­ne­ra­bles o ha­ce sen­tir mal a los de­más por­que su­po­ne cru­zar una fron­te­ra so­cial tá­ci­ta­men­te es­ta­ble­ci­da.

El eterno las­tre

con lo que ca­da uno en­tien­de por ne­ce­si­dad o ca­pri­cho; le si­gue el pe­lia­gu­do asun­to de los gas­tos ines­pe­ra­dos y, por su­pues­to, el de los aho­rros, ca­si siem­pre in­su­fi­cien­tes. Con­clu­sión: el 55% de las pa­re­jas pre­fie­re es­qui­var el con­flic­to y no ha­blar de sus asun­tos fi­nan­cie­ros. Tien­de, sim­ple­men­te, a de­jar­se lle­var, abo­nan­do así dos de los pro­ble­mas más mor­tí­fe­ros en una re­la­ción de pa­re­ja: la in­co­mu­ni­ca­ción y el eco­nó­mi­co. “Ha­blar de di­ne­ro abier­ta­men­te en nues­tra so­cie­dad no es un asun­to que es­té bien vis­to. Es una cues­tión cul­tu­ral y de edu­ca­ción. No pro­ce­de pre­gun­tar cuán­to ga­nas, o ha­blar abier­ta­men­te de nues­tras deu­das. Son, sin em­bar­go, creen­cias li­mi­tan­tes que de­be­ría­mos cam­biar des­de la ba­se. Si no apren­des so­bre di­ne­ro ca­da día, es di­fí­cil que te re­la­cio­nes bien con él en el fu­tu­ro”, ase­gu­ra Fran­cis­ca Serrano, pro­fe­so­ra y di­rec­to­ra de Tra­ding y Bol­sa pa­ra Tor­pes (www. tra­dingy­bol­sa­pa­ra­tor­pes. com), que abor­da­rá la re­la­ción de las mu­je­res con el di­ne­ro en una nue­va sec­ción que es­tre­na­rá muy pron­to nues­tra re­vis­ta. En asun­tos eco­nó­mi­cos las mu­je­res arras­tran el mis­mo las­tre que en otros sec­to­res: el de un ca­mino em­pe­dra­do de di­fi­cul­ta­des. Rosa Es­tañ, ex­per­ta en fi­nan­zas y coach, se­ña­la mu­chos fac­to­res, al­gu­nos aún vi­gen­tes, que in­flu­yen en la “ge­né­ti­ca del di­ne­ro”. En­tre ellos el rol de cui­da­do­ra del ho­gar y de los hi­jos tí­pi­ca­men­te asig­na­do a la mu­jer; la po­tes­tad por la cual al ma­ri­do se le per­mi­tía ac­tuar fi­nan­cie­ra­men­te en nom­bre de la mu­jer sin su con­sen­ti­mien­to, mien­tras que a ellas se les prohi­bía com­prar, ven­der, hi­po­te­car y mon­tar ne­go­cios; la ac­tual bre­cha sa­la­rial o las di­fi­cul­ta­des pa­ra la con­ci­lia­ción… “Aunque hay gran­des ex­cep­cio­nes, todos los fac­to­res que nos han pre­ce­di­do y que im­preg­nan nues­tra cul­tu­ra in­flu­yen en que la mu­jer con­si­de­re los asun­tos de Por com­ple­jos, por pu­dor o por mie­do, mu­chas mu­je­res de­le­gan sus asun­tos eco­nó­mi­cos en otras per­so­nas. ¿Es­tás so­bre­en­deu­da­da? ¿Sa­bes in­ver­tir? ¿Por qué nos cues­ta tan­to ha­blar de di­ne­ro (in­clu­so con la pa­re­ja)? Por Bea­triz Na­va­zo En el ca­so de las pa­re­jas, se su­ma un ter­cer fac­tor: las dis­cu­sio­nes. El te­ma se evi­ta pa­ra te­ner la fies­ta en paz. Por­que el di­ne­ro es el mo­ti­vo más fre­cuen­te de en­fren­ta­mien­tos. El desacuer­do más co­mún tie­ne que ver

“Si no apren­des so­bre di­ne­ro, es di­fí­cil que te re­la­cio­nes bien con él”.

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.