La mu­jer que transformó a BO­WIE

IMAN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Iman Ab­dul­ma­jid, la mu­jer con la que Da­vid Bo­wie com­par­tió sus úl­ti­mos 24 años de vi­da y con la que for­mó uno de los ma­tri­mo­nios más só­li­dos, im­pe­re­ce­de­ros y ce­lo­sa­men­te guar­da­dos del show bu­si­ness, es por de­re­cho pro­pio un icono de la mo­da y una mu­jer que bri­lla por si mis­ma, a la que quie­nes la co­no­cen ca­li­fi­can como ins­pi­ra­do­ra, vi­sio­na­ria y com­ba­ti­va. Na­ci­da ha­ce 60 años en So­ma­lia, de don­de sa­lió con su fa­mi­lia tras el gol­pe de Es­ta­do de 1969, vi­vió como “re­fu­gia­da” en Ke­nia. Tras ser des­cu­bier­ta en una ca­lle de Nai­ro­bi por un fo­tó­gra­fo, en po­co tiem­po se con­vir­tió en la pri­me­ra su­per­mo­de­lo afri­ca­na, ne­gra y mu­sul­ma­na en pi­sar las pa­sa­re­las de Pa­rís y Nue­va York. Fue mu­sa de Yves Saint Laurent y en­car­nó a Ne­fer­ti­ti en un vi­deo de Mi­chael Jack­son. Así na­ció el mi­to de la “dio­sa de ébano”. Iman uti­li­zó su po­si­ción pa­ra reivin­di­car la igual­dad y una ma­yor pre­sen­cia de las mu­je­res ne­gras en la mo­da, apo­yan­do a sus su­ce­so­ras, como Nao­mi Camp­bell. Al fi­nal de su ca­rre­ra como mo­de­lo, en 1990, co­no­ció a Da­vid Bo­wie en una ce­na en Los Án­ge­les. “Cuan­do me pre­sen­ta­ron a Imán pen­sé que no ha­bía co­no­ci­do nun­ca a na­die igual. En­se­gui­da tu­ve cla­ro que que­ría ha­cer de ella mi esposa”, di­jo él. Po­día ha­ber si­do el tí­pi­co ro­man­ce en­tre ro­que­ro y mo­de­lo. “No quie­ro una re­la­ción con al­guien como él”, di­jo Iman. Eran años en los que el nom­bre de Bo­wie se aso­cia­ba con el es­cán­da­lo, por su am­bi­güe­dad se­xual cal­cu­la­da y las cé­le­bres or­gías con am­bos se­xos. Un gus­to por el dis­fraz, el ex­hi­bi­cio­nis­mo y el tra­ves­tis­mo que le va­lió el nom­bre de “ca­ma­león”. Pe­ro nos fal­ta­ba ver su más ines­pe­ra­da me­ta­mor­fo­sis, la de en­tre­ga­do es­po­so y pa­dra­zo, tras ca­sar­se con Iman en 1992 y na­cer su hi­ja Ale­xan­dria en 2000. Pa­ra los dos era su se­gun­do ma­tri­mo­nio, al que lle­ga­ban con un hi­jo ca­da uno, pe­ro na­die es­pe­ra­ba que fue­ra el de­fi­ni­ti­vo. Iman nun­ca ol­vi­dó de don­de pro­ce­día y, al de­jar las pa­sa­re­las, con­ti­nuó su la­bor por la in­te­gra­ción de la mu­jer ne­gra, crean­do la pri­me­ra com­pa­ñía de cos­mé­ti­cos pa­ra mu­je­res de to­das las ra­zas. Con Áfri­ca en el co­ra­zón, nun­ca ha de­ja­do de iden­ti­fi­car­se con sus mu­je­res, a tra­vés de las ONG en las que par­ti­ci­pa. “En­ten­der sus orí­ge­nes ha si­do fun­da­men­tal en nues­tro ma­tri­mo­nio”, di­ría Bo­wie. Cuan­do le pre­gun­ta­ron a Iman por el se­cre­to de su amor con­tes­tó: “En­ten­der la di­fe­ren­cia en­tre lo per­so­nal y lo pú­bli­co. Lle­va­mos nues­tras ac­ti­vi­da­des de for­ma se­pa­ra­da. En ca­sa, Da­vid Bo­wie es Da­vid Jo­nes. El ho­gar es pri­va­do”. Una in­ti­mi­dad tan ce­lo­sa­men­te guar­da­da que no tras­cen­dió na­da de la du­ra lu­cha de 18 me­ses con­tra el cán­cer en la que acom­pa­ñó a Bo­wie has­ta el fi­nal. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.