Qué nos pa­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

Cuan­do hay con­flic­tos de es­te ti­po, se pue­de es­tar pro­yec­tan­do so­bre la pa­re­ja al­go pro­pio que se re­cha­za. Ale­jar­se del otro es una for­ma de ale­jar­se de al­go in­to­le­ra­ble que nos per­te­ne­ce. La pa­re­ja he­re­da la for­ma en que nos en­se­ñan a amar. Si en la re­la­ción con los pa­dres te­ne­mos cuen­tas pen­dien­tes, po­de­mos trans­fe­rir an­ti­guos ren­co­res. El odio y el amor ha­cia la mis­ma per­so­na pro­vie­nen de la de­pen­den­cia ex­tre­ma. Lo ama­mos por­que nos mues­tra lo que no te­ne­mos y lo odia­mos cuan­do que­re­mos po­seer­lo. Pe­ro el amor po­se­si­vo des­tru­ye al otro por­que no res­pe­ta la di­fe­ren­cia. acu­di­do des­pués de la úl­ti­ma vez que vol­vió a in­ten­tar­lo con Ja­vier. En el pro­ce­so que es­ta­ba rea­li­zan­do ha­bía des­cu­bier­to al­gu­na cues­tión im­por­tan­te. Se ha­bía ena­mo­ra­do de Ja­vier por lo que des­pués no po­día so­por­tar de él: era muy pro­tec­tor, al­go que a ella le gus­ta­ba mu­cho, pues siem­pre se ha­bía sen­ti­do des­am­pa­ra­da, aunque iba dis­fra­za­da de mu­jer a la que na­da afec­ta­ba. So­fia siem­pre in­ten­tó ocul­tar el sen­ti­mien­to de de­sam­pa­ro que en oca­sio­nes sen­tía y que pro­ve­nía de la re­la­ción con su ma­dre, una mu­jer fría y dis­tan­te. Le­jos de re­co­no­cer lo que que­ría de su pa­re­ja, que era pre­ci­sa­men­te que la cui­da­ra, sen­tía sus aten­cio­nes como un ago­bio. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de Ja­vier le po­nía muy ner­vio­sa, por­que So­fía no que­ría re­co­no­cer que desea­ba que él la mi­ma­ra, por­que de al­gu­na ma­ne­ra ese de­seo tam­bién mos­tra­ba las ca­ren­cias que ha­bía te­ni­do con su ma­dre y los ex­ce­sos que ha­bía su­fri­do por par­te de su pa­dras­tro cuan­do era ni­ña. Es­te se acer­có a ella en más de una oca­sión to­cán­do­la de ma­ne­ra abu­si­va. Ella man­te­nía si­len­cio, pe­ro la in­va­sión en su psi­quis­mo de­jó hue­lla en su in­cons­cien­te. El acer­ca­mien­to de Ja­vier evo- caba aque­lla in­va­sión in­so­por­ta­ble, e in­nom­bra­ble que la ani­qui­la­ba. Tra­ta­ba de de­fen­der­se de ese acer­ca­mien­to ín­ti­mo pa­ra pro­te­ger­se de una ava­lan­cha de sen­sa­cio­nes. La sub­je­ti­vi­dad de So­fía era de­ma­sia­do pre­ca­ria; ella ha­bía ra­cio­na­li­za­do aque­llos acer­ca­mien­tos como ca­ri­ño­sos, pe­ro eran acer­ca­mien­tos se­xua­li­za­dos que rom­pían la cons­truc­ción sa­lu­da­ble de su psi­quis­mo.

Des­ape­go ne­ce­sa­rio

Cuan­do acep­tó las di­fi­cul­ta­des que su ma­dre ha­bía te­ni­do pa­ra cui­dar­la y pu­do nom­brar lo que ha­bía vi­vi­do con su pra­das­tro, So­fía se li­be­ró de la cul­pa que la ate­na­za­ba y que no la de­ja­ba acer­car­se ín­ti­ma­men­te a su pa­re­ja por mie­do a sen­tir­se to­tal­men­te do­mi­na­da por el otro, sin ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. So­fía re­co­no­ció su de­seo de ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.