¿Me pue­des AYU­DAR?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

y no la re­ci­ben. En esos ca­sos, con cier­ta fre­cuen­cia, se cie­rran en sí mis­mas y des­con­fían de que al­guien pue­da ali­viar­las. Cuan­do se pro­du­ce una de­cep­ción de es­te ti­po, nos en­con­tra­mos an­te con­flic­tos in­ter­nos que no han per­mi­ti­do una bue­na co­mu­ni­ca­ción emo­cio­nal. Por un la­do, el que pi­de ayu­da pue­de ha­cer­lo de una for­ma muy exi­gen­te o am­bi­gua, por­que tie­ne mie­do a ex­pre­sar sus pro­ble­mas; por otro, el que re­ci­be la pe­ti­ción no es ca­paz de res­pon­der por­que no pue­de acep­tar la exis­ten­cia de con­flic­tos en el otro. Qui­zá el pri­me­ro ha ele­gi­do a al­guien in­ca­paz de ayu­dar­le pa­ra de­mos­trar­se a sí mis­mo que so­lo él es quien pue­de re­sol­ver sus pro­ble­mas. De es­ta for­ma, se que­da so­lo y re­sen­ti­do. Como la for­ma de co­mu­ni­car­nos, tan­to con el otro como con no­so­tros mis­mos, vie­ne de la in­fan­cia, ese re­sen­ti­mien­to con­tra el que no nos ha po­di­do ayu­dar pro­ce­de de épo­cas pa­sa­das. En la in­fan­cia apren­de­mos a pe­dir lo que ne­ce­si­ta­mos has­ta ser au­tó­no­mos. Du­ran­te esa épo­ca, apren­de­mos tam­bién a re­co­no­cer nues­tros lí­mi­tes y los de los de­más. Se­gún la for­ma en que nos ha­yan en­se­ña­do a que­rer y a que­rer­nos, ha­bre­mos apren­di­do a so­li­ci­tar al otro allí don­de nos pue­de ayu­dar, por­que sa­bre­mos re­co­no­cer y acep­tar las de­pen­den­cias que te­ne­mos de aque­llos a los que que­re­mos.

Ra­bia con­te­ni­da

El que pi­de una mano ami­ga no es dé­bil, sino res­pon­sa­ble con su vi­da. Y el que no pue­de pres­tar esa ayu­da no sien­te res­pe­to ha­cia sí mis­mo ni ha­cia el otro, cuan­do más frá­gil se sien­te. Ele­na acu­dió a una psi­co­te­ra­pia por­que se sen­tía de­pri­mi­da. En prin­ci­pio, lo acha­ca­ba a que se sen­tía so­la. Ha­bía ro­to con su pa­re­ja y se ha­bía vuel­to des­con­fia­da. Ha­bía lla­ma­do a una ami­ga pa­ra ha­blar de lo que sen­tía, pe­ro no la es­cu­chó. Es­ta ami­ga tam­bién se ha­bía di­vor­cia­do. Sin en­ten­der el es­ta­do de áni­mo de Ele­na, le di­jo que se es­ta­ba me­jor so­la pa­ra des­pués po­ner­se a ha­blar de sí mis­ma. A Ele­na le do­lió la ac­ti­tud de su ami­ga. Se sin­tió aban­do­na­da y tris­te. Du­ran­te el tra­ta­mien­to, com­pren­dió que el ren­cor ha­cia su ami­ga se co­nec­ta­ba con otro que ve­nía de le­jos. Ella siem­pre es­ta­ba dis­pues­ta a ayu­dar a los de­más. Se co­lo­ca­ba en ese lu­gar pa­ra ser desea­da por su ma­dre, a quien, sin em­bar­go, nun­ca pu­do pe­dir ayu­da por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra ocu­par­se de su hi­ja. Se tra­ta­ba de una mu­jer dis­tan­te y fría, con es­ca­sa ca­pa­ci­dad ma­ter­na. Ele­na ne­ga­ba la fra­gi­li­dad en su ma­dre y tam­bién el de­seo de que se ocu­pa­ra de ella y la ayu­da­ra en su cre­ci­mien­to. Ja­más en­con­tró en ella el apo­yo que bus­ca­ba y ocul­tó su frus­tra­ción de­di­cán­do­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.