Tres mi­tos a pun­to del de­rrum­be...

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

vir­tual?... “To­do de­pen­de de có­mo lo vi­va la per­so­na in­fiel. Hay quien pue­de ha­ber­se ena­mo­ra­do y no se tor­tu­ra pa­ra na­da y hay quie­nes se sien­ten culpables por un sim­ple co­que­teo –ar­gu­men­ta La­ra Cas­tro–. Hay quien lo asu­me como la pér­di­da de un pro­yec­to vi­tal por el que ha lu­cha­do du­ran­te años, mien­tras que pa­ra­otros el he­cho de ha­ber cons­trui­do una fa­mi­lia no es tan im­por­tan­te”. Si hay con­sen­so en­tre los terapeutas es en el do­ble ra­se­ro exis­ten­te a la ho­ra de ca­li­fi­car y acep­tar una in­fi­de­li­dad. “De­bi­do a una edu­ca­ción ba­sa­da en es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, al­gu­nos hom­bres sien­ten me­nos cul­pa por­que su in­fi­de­li­dad es­tá me­jor va­lo­ra­da so­cial­men­te, in­clu­so se dis­cul­pa por su su­pues­ta na­tu­ra­le­za más se­xual”, ex­pli­ca La­ra Cas­tro. “Ac­tual­men­te, las mu­je­res son más cohe­ren­tes con la fi­de­li­dad que pro­me­ten y les cues­ta acep­tar esa di­fe­ren­cia de com­por­ta­mien­to –aña­de An­to­ni Bo­lin­ches–. Sin em­bar­go, ve­ni­mos de una cul­tu­ra se­xis­ta en la que el va­rón, con cuan­tas más mu­je­res es­ta­ba, más hom­bre se sen­tía, y ellas si­guen per­do­nan­do más”. Prue­ba de ello es que, en el es­tu­dio Fi­de­li­dad y com­pro­mi­so en la re­la­ción de pa­re­ja, rea­li­za­do por el psi­quia­tra Car­los Sirvent en 2011, a la pre­gun­ta ¿es más im­por­tan­te la in­fi­de­li­dad se­xual o la emo­cio­nal?, los hom­bres le dan mu­cha más im­por­tan­cia al as­pec­to se­xual (24,1% fren­te al 8,4% de las mu­je­res). Las cau­sas que con­du­cen a te­ner una aven­tu­ra son “Por ca­da tres in­fi­de­li­da­des, so­lo una pa­re­ja sa­le re­for­za­da por­que ges­tio­na bien la si­tua­ción; otra se se­pa­ra como con­se­cuen­cia de la aven­tu­ra; y el res­to se va de­te­rio­ran­do has­ta que rom­pe”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go An­to­ni Bo­lin­ches. Pa­ra La­ra Cas­tro, am­bos son in­fie­les por igual y con mo­ti­vos si­mi­la­res. “Fac­to­res como la ma­yor li­ber­tad se­xual o la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca ac­túan como fa­ci­li­ta­do­res de la in­fi­de­li­dad en el ca­so de que exis­ta una ca­ren­cia en la pa­re­ja o en el bie­nes­tar de la mu­jer”. “Ni co­me­ter­se ni co­men­tar­se; al me­nos, no en un pri­mer mo­men­to. Me­nos pa­ra tra­tar de li­be­rar­nos de la cul­pa”, de­fien­de Bo­lin­ches. “An­tes de con­fe­sar­lo, ha­bría que pre­gun­tar­se qué apor­ta­rá a la re­la­ción el he­cho de ha­cer­lo”, ar­gu­men­ta Cas­tro. mu­chas y de so­bra co­no­ci­das. In­fe­li­ci­dad, ne­ce­si­dad de sen­tir­se desea­do, de­seos de ven­gan­za, fal­ta de afec­to, mo­no­to­nía, in­sa­tis­fac­ción se­xual, re­afir­ma­se en una es­te­reo­ti­pa­da mas­cu­li­ni­dad… Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos el de­ba­te se ha cen­tra­do en el bi­no­mio fi­de­li­dad-mo­no­ga­mia… pa­ra cues­tio­nar­lo. Tal vez por­que vi­vi­mos la se­xua­li­dad de ma­ne­ra más abier­ta, por­que nos he­mos da­do cuen­ta de que la vi­da es de­ma­sia­do lar­ga como pa­ra te­ner un so­lo com­pa­ñe­ro de ca­ma o por­que la re­vo­lu­ción di­gi­tal nos lo po­ne muy fá­cil, son mu­chas las vo­ces que cues­tio­nan la “via­bi­li­dad” de ser leal has­ta el fin de los días. ¿Qué sen­ti­do tie­ne?, ¿es eso lo na­tu­ral?, ¿no nos po­ne más bienw en el ca­mino de la in­sa­tis­fac­ción?

Una ver­dad in­có­mo­da

En el úl­ti­mo Con­gre­so Es­pa­ñol de Se­xo­lo­gía su pre­si­den­ta, Mi­ren La­rra­zá­bal, afir­ma­ba: “Es im­por­tan­te ale­jar­se de la idea de que mo­no­ga­mia y fi­de­li­dad son si­nó­ni­mos. Se tra­ta de bus­car al­ter­na­ti­vas a esa pa­re­ja­fu­sión en las que, den­tro del res­pe­to y la li­ber­tad, se abran nue­vas pers­pec­ti­vas se­xua­les”. An­to­ni Bo­lin­ches tam­bién lo tie­ne cla­ro. “So­mos in­fie­les por­que es un ins­tin­to primario. No se es mo­nó­ga­mo por na­tu­ra­le­za, pe­ro vi­vi­mos en una cul­tu­ra mo­no­gá­mi­ca y he­mos so­lu­cio­na­do el di­le­ma con una mo­no­ga­mia su­ce­si­va o con epi­so­dios pun­tua­les de in­fi­de­li­dad. No he­mos en­con­tra­do me­jor ma­ne­ra de or­ga­ni­zar la so­cie­dad que a tra­vés de la pa­re­ja es­ta­ble pe­ro es­ta, aunque pue­de ser un buen es­ce­na­rio pa­ra el amor, no sue­le ser­lo pa­ra man­te­ner el de­seo se­xual. La pro­pia di­ná­mi­ca se­xual de­te­rio­ra el de­seo por­que te ha­bi­túas al su­je­to eró­ti­co, y en el se­xo es fun­da­men­tal la no­ve­dad”. El psi­có­lo­go Die­trich Klus­mann, de la Uni­ver­si­dad de Ham­bur­go, que reali­zó el es­tu­dio Mo­ti­va­ción se­xual y du­ra­ción de la pa­re­ja con la par­ti­ci­pa­ción de 1865 es­tu­dian­tes de 19 a 32 años com­pro­me­ti­dos sen­ti­men­tal­men­te, lle­gó a la mis­ma con­clu­sión: con el pa­so del tiem­po, la ac­ti­vi­dad y la sa­tis­fac­ción se­xual dis­mi­nu­yen en hom­bres y mu­je­res con pa­re­ja es­ta­ble. ¿Y qué se pue­de ha­cer? “Apren­der a ma­ne­jar de for­ma más sa­tis­fac­to­ria las re­la­cio­nes y, so­bre to­do, ¡ele­gir me­jor a la pa­re­ja!”, sen­ten­cia Bo­lin­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.