Hay que entrenar la men­te pa­ra pen­sar en po­si­ti­vo”

La mo­de­lo is­rae­lí de­jó el ejér­ci­to por la mo­da y con­fie­sa que la dis­ci­pli­na mi­li­tar ayu­da a aguan­tar su rit­mo de tra­ba­jo. Su be­lle­za y su na­tu­ra­li­dad han he­cho el res­to. Por K. Vázquez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entrevista -

CCuan­do In­ti­mis­si­mi se enamo­ró de Shlomit Mal­ka en Ins­ta­gram, la mar­ca de len­ce­ría ha­bía sa­li­do a las re­des so­cia­les a la cap­tu­ra de la mu­jer nor­mal. Pe­ro lo que en­con­tró fue una jo­ya na­da co­mún. No so­lo era be­llí­si­ma, tam­bién era ca­bo del ejér­ci­to is­rae­lí en ac­ti­vo. To­do en ella des­ti­la­ba exo­tis­mo y se­duc­ción, era la ima­gen per­fec­ta. Lo cu­rio­so es que un ca­pí­tu­lo de es­ta aven­tu­ra con­sis­tía en pe­dir un per­mi­so a las Fuer­zas Ar­ma­das de Is­rael –don­de es­tu­vo has­ta 2014 ha­cien­do el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio–, ca­da vez que te­nía que tra­ba­jar. Nun­ca se lo ne­ga­ron y pu­do en­car­nar al mi­to de la mo­de­lo alis­ta­da en uno de los ejér­ci­tos más po­de­ro­sos del mundo.

Mu­jer­hoy. ¿ Ha apli­ca­do al­gu­na doc­tri­na mi­li­tar al uni­ver­so de la mo­da? Shlomit Mal­ka. Sí. Se ne­ce­si­ta mu­cha dis­ci­pli­na pa­ra ser mo­de­lo, por­que vas a vo­lar mu­chas ho­ras, vas a cam­biar muy rá­pi­do de un si­tio a otro y tie­nes que es­tar muy con­cen­tra­da en tu tra­ba­jo.

¿ Echa al­go de me­nos de aque­lla vi­da?

Du­ran­te el tiem­po que lo com­pa­ti­bi­li­cé con la mo­da, era una bue­na mez­cla. Por un la­do, te­nía que po­ner­me ro­pa ma­ra­vi­llo­sa y via­jar de un la­do a otro y, por otro, usar un uni­for­me y cum­plir ór­de­nes. Me pa­re­cía un equi­li­brio ade­cua­do pa­ra man­te­ner los pies en la tie­rra.

¿ Dón­de ha te­ni­do que ser más dis­ci­pli­na­da?

La vi­da de una mo­de­lo es a ve­ces ago­ta­do­ra y es­tar en­tre­na­do en una dis­ci­pli­na mi­li­tar te ayu­da a aguan­tar. Pe­ro se aca­bó, fue una eta­pa de mi vi­da, como ir al ins­ti­tu­to, una gran ex­pe­rien­cia, pe­ro su­fi­cien­te.

Shlomit Mal­ka –sus ami­gos la lla­man Shi­loh– na­ció en Tel Avit en 1993, en una fa­mi­lia de ju­díos ma­rro­quíes y ru­sos. Mi­de 1,75 me­tros, tie­ne los ojos de un co­lor impreciso en­tre el ver­de y el azul, la piel bron­cea­da y una me­le­na lar­ga y cas­ta­ña. Ella se sien­te una chi­ca nor­mal y, si le pre­gun­tas có­mo le gus­ta ves­tir­se, res­pon­de sin pen­sar: “Có­mo­da­men­te, con jeans, za­pa­ti­llas y ca­mi­se­tas”.

¿Qué es lo que más le gus­ta de su pro­fe­sión?

Via­jar es lo me­jor de to­do. Y lo que peor lle­vo es te­ner que cui­dar­me tan­to, por­que nun­ca me he preo­cu­pa­do de­ma­sia­do por mi as­pec­to, has­ta aho­ra.

Hay una ten­den­cia a entrenar si­guien­do ru­ti­nas ca­si mi­li­ta­res. ¿ Fun­cio­nan? No creo mu­cho en las mo­das ex­tre­mas del fit­ness, hay que apren­der del cuer­po pa­ra es­co­ger el ejer­ci­cio que le fun­cio­na a ca­da uno.

Ha di­cho que un pen­sa­mien­to po­si­ti­vo es fun­da­men­tal pa­ra es­tar en for­ma. Es que hay que entrenar tu men­te ca­da día pa­ra en­con­trar las co­sas bue­nas de la vi­da. Te­ner una men­te sa­na es cues­tión de prác­ti­ca.

¿Cree que las gran­des pa­sa­re­las de­ben abra­zar la di­ver­si­dad?

Sí y es lo que apa­sio­na de mar­cas como De­sigual. Es mu­cho más que mo­da, es una vo­lun­tad de re­ve­lar­se con­tra lo es­ta­ble­ci­do.

¿Que es más im­por­tan­te la die­ta o el gim­na­sio?

El ejer­ci­cio es muy im­por­tan­te pa­ra la sa­lud de una per­so­na, igual que la die­ta. Pe­ro re­co­noz­co que ten­go pa­sión por la co­mi­da.y me en­can­ta co­ci­nar, so­bre to­do co­mi­da ita­lia­na. A ve­ces me en­ga­ño a mí mis­ma pa­ra co­mer to­do lo que me gus­ta

Jer­sey de De­sigual y pan­ta­lón de Liu Jo. SHLOMIT MAL­KA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.