De cer­ca. Lady Ga­ga.

Tras dos an­nus ho­rri­bi­lis en los que es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar su ca­rre­ra, la di­va más ra­di­cal del pop vuel­ve con pla­nes de bo­da, pre­mios, no­mi­na­cio­nes y el anun­cio de su nue­vo dis­co. Por Ele­na de los Ríos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Des­de que en 2013 tu­vo que can­ce­lar la gi­ra de Born This Way por un do­lor cró­ni­co que le im­pe­día ca­mi­nar, pa­ra Lady Ga­ga los dos úl­ti­mos años han si­do pa­ra ol­vi­dar. De he­cho, el ti­bio re­ci­bi­mien­to de su dis­co ARTPOP fue la go­ta que col­mó un va­so ya muy lleno de pre­sio­nes, au­to­exi­gen­cia y trau­mas. Tras su­pe­rar ac­ci­den­tes, en­fer­me­da­des y cier­tos des­equi­li­brios men­ta­les, el per­so­na­je Lady Ga­ga no da­ba pa­ra mu­cho más. Tan­to es así, que es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar su ca­rre­ra. “Pen­sé: “Si pu­die­ra pa­rar es­te tren, lo ha­ría. Ten­go que ba­jar­me ya por­que si no, mo­ri­ré”, con­fe­só a la re­vis­ta Bill­board

con mo­ti­vo del pre­mio a la Mu­jer del Año. “Cuan­do vas tan rá­pi­do, no te sien­tes se­gu­ra. Sien­tes que te za­ran­dean pa­ra to­das par­tes. No pue­des ni pen­sar”. Es aho­ra, en ple­na re­mon­ta­da triun­fal, cuan­do Ste­fa­ni Ger­ma­not­ta –au­tén­ti­co nom­bre de la can­tan­te, com­po­si­to­ra, ac­triz, pro­duc­to­ra...– ha­ce las pa­ces con su pa­sa­do y sus fra­ca­sos. Con un Glo­bo de Oro por su pa­pel en la se­rie Ame­ri­can Ho­rror Story, le ha lle­ga­do la ho­ra de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va. Y de ha­blar. El pa­sa­do oc­tu­bre, 200 es­tu­dian­tes que asis­tie­ron a una po­nen­cia su­ya so­bre in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de Ya­le se sor­pren­die­ron an­te la sin­ce­ri­dad de la can­tan­te. Re­co­no­ció ha­ber su­fri­do de­pre­sión y an­sie­dad, com­par­tió sus claves pa­ra po­der su­pe­rar­las y ase­gu­ró que no quie­re con­ver­tir­se “en una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro”. “No me gus­ta per­der el tiem­po, pa­sar el día sa­lu­dan­do, son­rien­do a la gen­te y ha­cién­do­me sel­fies. Ten­go mu­cho más que ofre­cer que mi ima­gen”, ase­gu­ró con se­gu­ri­dad pas­mo­sa. Ade­más, acon­se­jó a los uni­ver­si­ta­rios que apren­die­ran a de­cir no: “¿Qué hice? Em­pe­zar a de­cir que no. No voy a ha­cer esas fo­tos, no voy a ir a ese even­to, no voy a apo­yar eso por­que no es al­go que yo apo­ya­ría. Y po­co a po­co co­men­cé a re­cor­dar quién era”.

Sin­ce­ri­dad al des­nu­do

Hoy, no pa­re­ce que­dar ni ras­tro de la jo­ven que, allá por 2011, mos­tra­ba un tre­men­do mie­do an­te el fra­ca­so. “To­do el mundo quie­re ver la de­ca­den­cia de las gran­des estrellas –con­fe­só al pro­gra­ma de te­le­vi­sión 60 mi­nu­tos–. Así es la épo­ca en la que vi­vi­mos. Que­re­mos ver có­mo la gen­te que lo tie­ne to­do, pierde to­do”. De he­cho, he­mos asis­ti­do en los úl­ti­mos me­ses a una au­tén­ti­ca me­ta­mor­fo­sis psicológica y es­té­ti­ca que ha­bla más de cu­ra­ción que de ma­nio­bra de mar­ke­ting, el pe­ca­do ca­pi­tal que siem­pre se le ha acha­ca­do a la di­va. Si Lady Ga­ga ha apar­ca­do los looks im­po­si­bles con los que sor­pren­día en sus ini­cios, no es tan­to por lla­mar la aten­ción o por ma­du­rez, como por ha­ber re­co­bra­do cier­ta se­gu­ri­dad a la ho­ra de mos­trar­se. En Bill­board ex­pli­có que sus es­ti­lis­mos eran una ma­ne­ra de ocul­tar­se y que hoy se sien­te “más se­xual, po­de­ro­sa, in­te­li­gen­te y cons­cien­te de lo que ha­go”. Es de­cir, Lady Ga­ga ha di­cho adiós a su mons­truo in­te­rior.

“HE EM­PE­ZA­DO A DE­CIR NO. ME NIE­GO A SER UNA MÁ­QUI­NA DE HA­CER DI­NE­RO”.

SU FUN­DA­CIÓN AYU­DA A JÓ­VE­NES AFEC­TA­DOS POR EL ACO­SO EN IN­TER­NET.

Pe­ro es­te re­na­ci­mien­to en plan ave fé­nix no so­lo ha te­ni­do que ver con lo es­té­ti­co, sino tam­bién con la acep­ta­ción de lo que uno es y quie­re. “Siem­pre qui­se ser ac­triz, an­tes in­clu­so de ser can­tan­te, pe­ro la mú­si­ca fun­cio­nó pri­me­ro”, re­ve­ló en su emo­cio­na­do dis­cur­so de acep­ta­ción de su Glo­bo de Oro por el pa­pel de La condesa, la pro­pie­ta­ria del Ho­tel Cor­tez en la se­rie Ame­ri­can Ho­rror Story: Ho­tel. Como ac­triz ya tie­ne un gran pro­yec­to a la vis­ta, la nue­va pe­lí­cu­la de Ro­bert Rodríguez, Ma­che­te Kills in Spa­ce, con Mel Gib­son en el re­par­to.

A ella le pa­só

Su si­guien­te ci­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ha si­do la ga­la de los Os­car, ce­le­bra­da la semana pa­sa­da, como can­di­da­ta a la me­jor can­ción por Til it hap­pens to you [Has­ta que te pa­sa a ti] un te­ma que com­pu­so pa­ra el do­cu­men­tal The Hun­ting Ground, en el que se de­nun­cia la pla­ga de vio­la­cio­nes que su­fren los cam­pus uni­ver­si­ta­rios de su país. Un cri­men del que ella mis­ma fue víc­ti­ma cuan­do so­lo te­nía 19 años, tal y como con­fe­só en el Show de Ho­ward Stern, en 2014. Su­ce­dió en los ini­cios de su ca­rre­ra, cuan­do un pro­duc­tor mu­si­cal 20 años ma­yor que ella la asal­tó. “No le con­té na­da a na­die du­ran­te los si­guien­tes sie­te años, creo. No sa­bía muy bien có­mo sen­tir­me ni qué pen­sar de lo que me ha­bía pa­sa­do. No sa­bía có­mo acep­tar­lo. Tam­po­co lo­gré no cul­par­me, no pen­sar que de al­gu­na ma­ne­ra ha­bía si­do por mi cul­pa. Fue al­go que me cambió y que cambió mi vi­da”. En los úl­ti­mos me­ses, Lady Ga­ga ya no se es­con­de en dis­fra­ces im­po­si­bles ni tie­ne mie­do de na­da ni na­die. En la úl­ti­ma fi­nal de la Su­per Bowl, can­tó el himno ame­ri­cano an­te 112 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res te­le­vi­si­vos con un tra­je de cha­que­ta y pan­ta­lón de Guc­ci en rojo bri­llan­te. Tam­po­co se ca­lla: y lo mis­mo se que­ja del se­xis­mo de la in­dus­tria mu­si­cal, que po­sa con su no­vio, el ac­tor y mo­de­lo Tay­lor Kin­ney, am­bos em­ba­dur­na­dos de pin­tu­ra y des­pués de ha­cer el amor, pa­ra la re­vis­ta V Ma­ga­zi­ne. Una co­la­bo­ra­ción de ero­tis­mo subido de tono con fi­nes be­né­fi­cos: su re­cau­da­ción se des­ti­na­rá a la fun­da­ción de Lady Ga­ga Born This Way, que ayu­da a jó­ve­nes que han su­fri­do aco­so en in­ter­net. Pre­ci­sa­men­te pa­ra su fun­da­ción, y jun­to al gi­gan­te tec­no­ló­gi­co In­tel, aca­ba de pre­sen­tar el pro­gra­ma Hack Ha­rass­ment, una ini­cia­ti­va an­ti­aco­so vir­tual que pre­ten­de es­ti­mu­lar a las em­pre­sas del ra­mo a op­ti­mi­zar la tec­no­lo­gía an­ti­aco­so. ¿Sig­ni­fi­ca to­do es­to que su nue­vo dis­co va a dis­cu­rrir por los ca­mi­nos de la nor­ma­li­dad? Se­ría una de­cep­ción pa­ra sus fans, esos ex­clui­dos que ella lla­mó sus little mons­ters ( jó­ve­nes gays, les­bia­nas, trans, ra­ros, in­adap­ta­dos, no po­pu­la­res...) de los que ella se con­si­de­ra “ma­dre”. Mien­tras es­pe­ra­mos has­ta fi­nal de año, fe­cha en la que cal­cu­la que lan­za­rá ese nue­vo tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co, ac­tua­cio­nes como su ho­me­na­je a Da­vid Bo­wie en los úl­ti­mos pre­mios Grammy son la prue­ba de que es­tá más en for­ma que nun­ca. Por el mo­men­to, le que­dan al­gu­nos asun­tos per­so­na­les que re­sol­ver, como esa bo­da que sue­na ca­da vez más en­tre los ex­per­tos en ru­mo­ro­lo­gía, y una de­man­da de pla­gio que ha in­ter­pues­to con­tra ella la ar­tis­ta mul­ti­me­dia fran­ce­sa co­no­ci­da como Or­lan, que acu­sa a Lady Ga­ga de “co­piar su uni­ver­so ar­tís­ti­co”. Or­lan le pi­de más de 30 mi­llo­nes de dó­la­res. Ga­ga ga­nó, so­lo en 2015, 60 mi­llo­nes.

KATY PERRY CH­RIS­TI­NA AGUI­LE­RA

ARIANA GRAN­DE SHA­KI­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.