El de­seo in­cons­cien­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

El sur­gi­mien­to del de­seo inau­gu­ra el psi­quis­mo. El de­seo ha­ce vi­vir al ser hu­mano y lo di­ri­ge ha­cía la bús­que­da de la afir­ma­ción de sí mis­mo. Em­pu­ja a la per­so­na a rea­li­zar lo que es más im­por­tan­te pa­ra ella y, cuan­do fa­lla la rea­li­za­ción, apa­re­ce la an­gus­tia, un sín­to­ma que ha­ce su­frir. El de­seo no se sa­tis­fa­ce del to­do nun­ca y nos em­pu­ja a vi­vir por­que en sus rea­li­za­cio­nes par­cia­les en­con­tra­mos pla­cer. Es la fuer­za que guía nues­tros pa­sos. Cuan­to más dis­pues­tas es­te­mos a es­cu­char­lo, más due­ñas se­re­mos de nues­tra vi­da. En­tre los sue­ños de si­mi­lar con­te­ni­do ma­ni­fies­to, pe­ro dis­tin­to sen­ti­do, se en­cuen­tra aque­llos en los que: Se na­da, se flo­ta, se vue­la. Vo­lar tie­ne re­la­ción con sen­tir po­ten­cia tan­to en lo se­xual como pa­ra ha­cer fren­te a lo que desea­mos en la vi­da. En­tre los sím­bo­los oní­ri­cos más co­mu­nes se en­cuen­tra la ca­sa, que re­pre­sen­ta el cuer­po. El fe­me­nino se vi­sua­li­za en la fa­cha­da con sa­lien­tes, pe­ro tam­bién con es­tu­fas, es­tan­tes y ca­jo­nes. El mas­cu­lino se iden­ti­fi­ca con mu­ros li­sos, ade­más de con abri­gos, ar­mas, má­qui­nas... Los sue­ños son los men­sa­je­ros de nues­tros de­seos y con­vie­ne es­cu­char­los. Si se re­pi­ten, aún más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.