Ellos tam­bién se de­pri­men

Los adul­tos idea­li­za­mos la y su­po­ne­mos que los ni­ños no tie­nen co­mo pa­ra su­frir un es­ta­do de­pre­si­vo. Pe­ro nos equi­vo­ca­mos. Cre­cer es

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

ha que­da­do la ten­den­cia de reac­cio­nar con tris­te­za an­te una frus­tra­ción. Sin em­bar­go, la de­pre­sión in­fan­til no se sue­le re­co­no­cer. Hay dos ejes en torno a los que se agru­pa la ma­yor par­te de la sin­to­ma­to­lo­gía. Uno de ellos tie­ne que ver con ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo la au­to­des­va­lo­ri­za­ción y la tris­te­za. Pe­ro el otro se re­fie­re a la lu­cha y la pro­tes­ta con­tra los sen­ti­mien­tos que los ni­ños no sa­ben ges­tio­nar. En­ton­ces apa­re­cen la agre­si­vi­dad, la im­pul­si­vi­dad y el de­sin­te­rés por las ta­reas es­co­la­res, en­tre otras con­duc­tas que los pa­dres no lo­gran en­ten­der. La ma­dre de Ga­briel lo lle­vó al mé­di­co por­que no era ca­paz de ha­cer­se con su hi­jo y en el co­le­gio mos­tra­ba una gran agi­ta­ción. El ni­ño vi­vía en un es­ta­do con­ti­nuo de an­sie­dad. La me­di­ca­ción que le pres­cri­bie­ron hi­zo un efec­to rá­pi­do, pues lo con­vir­tió en un ni­ño tran­qui­lo, pe­ro tris­te. Ade­más, en el co­le­gio su ren­di­mien­to no me­jo­ra­ba. La ma­dre co­men­zó a in­quie­tar­se. Ha­bían con­se­gui­do cal­mar­le, pe­ro su hi­jo no es­ta­ba bien, de mo­do que lo lle­vó a una psi­co­te­ra­pia.

Mie­do al aban­dono

Tras los sín­to­mas de Ga­briel, se en­mas­ca­ra­ba un es­ta­do de­pre­si­vo que te­nía que ela­bo­rar. La en­tra­da en el co­le­gio fue muy com­pli­ca­da pa­ra él, pues ha­bía coin­ci­di­do con el na­ci­mien­to de su her­ma­na, de la que nun­ca ha­bía mos­tra­do ce­los. Aho­ra, con seis años, era desobe­dien­te y no mos­tra­ba nin­gún in­te­rés por el es­tu­dio. A ve­ces se mar­cha­ba de cla­se sin de­cir na­da. Lo cier­to es que ca­re­cía de mo­ti­va­ción. Pa­de­cía tam­bién una agi­ta­ción con­ti­nua y mo­les­ta­ba mu­cho a los de­más. Ga­briel em­pe­zó a pa­ci­fi­car­se po­co a po­co con el tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co. Ne­ce­si­tó ela­bo­rar to­das sus fan­ta­sías en re­la­ción al na­ci­mien­to de su her­ma­na, a los ce­los ja­más ex­pre­sa­dos, y al mie­do a per­der el amor de sus pa­dres por to­da la ra­bia que ha­bía sen­ti­do ha­cia su ma­dre al sen­tir­se des­tro­na­do de su lu­gar de hi­jo úni­co. Ha­bía per­di­do ese lu­gar y te­nía que re­par­tir el amor de sus pa­dres con su her­ma­na a la que a ve­ces ima­gi­na­ba que ti­ra­ba por la ven­ta­na. El ni­ño te­mía ser aban­do­na­do en el co­le­gio y que su ma­dre no vol­vie­ra a bus­car­le, y es­ta fan­ta­sía se sus­ten­ta­ba en que él sen­tía que era ma­lo por to­do lo que guar­da­ba en su in­te­rior, por las fan­ta­sías y de­seos ja­más rea­li­za­dos, pe­ro que le lle­na­ban de cul­pa y te­mor a de­jar de ser que­ri­do. El te­mor a per­der el amor de los pa­dres es lo que ha­ce que los ni­ños acep­ten las nor­mas edu­ca­ti­vas. La de­pre­sión no siem­pre re­sul­ta evi­den­te, pe­ro sue­le pro­du­cir­se an­te una pér­di­da y el due­lo pos­te­rior. No ol­vi­de­mos que cre­cer con­lle­va

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.