Evi­tar erro­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

No hay que cul­pa­bi­li­zar­se por la ma­ne­ra de edu­car a nues­tro hi­jo. Igual que pue­de te­ner pro­ble­mas en su cuer­po, pue­de su­frir psi­co­ló­gi­ca­men­te y ello mues­tra que los pa­dres, aun­que no lo se­pan, tam­bién han te­ni­do con­flic­tos. La cul­pa no sir­ve pa­ra ayu­dar­le. No es bueno su­po­ner que es bueno el he­cho de que nun­ca mues­tre afec­tos agre­si­vos o ce­los. Un ex­ce­so de es­ti­mu­la­ción pue­de ser vi­vi­do por el ni­ño co­mo un ex­ce­so de pre­sión al que tie­ne que ajus­tar­se pa­ra ser que­ri­do. En­ton­ces pue­den apa­re­cer ni­ños in­cons­tan­tes que man­tie­nen un es­ta­do psí­qui­co de zap­ping que les evi­ta de­te­ner­se en una ta­rea. con­quis­tas, pe­ro tam­bién pér­di­das. Du­ran­te su in­fan­cia, el ni­ño tie­ne que atra­ve­sar va­rios due­los. El pri­me­ro se pro­du­ce cuan­do se dis­cri­mi­na de la ma­dre, al re­co­no­cer­la co­mo di­fe­ren­te y re­co­no­cer­se a sí mis­mo con un “yo” pro­pio e in­de­pen­dien­te a ella. Es­to lo rea­li­za en el se­gun­do año de vi­da, cuan­do se re­co­no­ce en el es­pe­jo. El due­lo que tie­ne que ela­bo­rar es el de la se­pa­ra­ción de la ma­dre, con la que, an­tes de re­co­no­cer­la co­mo otra, se sen­tía con­fun­di­do y, por su­pues­to, más po­de­ro­so an­te las di­fi­cul­ta­des de la vi­da. Aho­ra tie­ne lí­mi­tes y de­pen­de de los otros. Des­de ese mo­men­to, la edu­ca­ción y la ma­du­ra­ción afec­tan al ni­ño. Así, el na­ci­mien­to de un her­mano, la se­pa­ra­ción de los pa­dres, el ingreso en el co­le­gio, u otras si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, im­po­nen un tra­ba­jo psí­qui­co. Cuan­do al­gu­nas ope­ra­cio­nes psí­qui­cas no pue­den ela­bo­rar­se y el ambiente fa­mi­liar no aco­ge al ni­ño en mo­men­tos de­ci­si­vos, el es­ta­do de­pre­si- vo se con­vier­te en pa­to­ló­gi­co. Psi­coa­na­lis­tas co­mo Spizt o Bolwby, ver­da­de­ros re­fe­ren­tes en el es­tu­dio de los es­ta­dos de­pre­si­vos in­fan­ti­les, se­ña­lan que el des­va­li­mien­to ma­yor y más patógeno que pue­den su­frir los ni­ños es cuan­do se ven pri­va­dos de una re­la­ción ade­cua­da con la ma­dre y no en­cuen­tran un sus­ti­tu­to ca­paz de “ma­ter­nar­los”. Des­pués de la ma­dre, en­tra en jue­go el pa­dre y to­dos los adul­tos que ro­dean al ni­ño, que ten­drían que po­der aco­ger­les y dar­les tiem­po pa­ra ex­pre­sar­se. La de­pre­sión apun­ta a una in­hi­bi­ción del de­seo de co­mu­ni­car­se con otros. Ten­dría­mos que pre­gun­tar­nos en­ton­ces qué po­de­mos ha­cer los adul­tos pa­ra que los ni­ños quie­ran ha­blar con no­so­tros y pa­ra que pue­dan en­con­trar en no­so­tros el cli­ma ne­ce­sa­rio don­de pue­dan nom­brar lo que es­tán sin­tien­do.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.