El ape­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

Es el mo­do que te­ne­mos de sen­tir el víncu­lo que es­ta­ble­ce­mos con otra per­so­na y re­sul­ta de­ci­si­vo pa­ra el man­te­ni­mien­to y el desa­rro­llo de las re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les. La ma­dre su­mi­nis­tra, du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da, el ali­men­to afec­ti­vo de­ci­si­vo pa­ra la au­to­es­ti­ma y la au­to­no­mía del ni­ño. Cuan­do el ape­go se desa­rro­lla ade­cua­da­men­te, la per­so­na po­drá desa­rro­llar en la edad adul­ta víncu­los afec­ti­vos fuer­tes y es­ta­bles. una can­gu­ro de con­fian­za que em­pe­zó a tra­ba­jar mien­tras ella es­ta­ba to­da­vía en ca­sa. Su pa­re­ja, por su par­te, so­li­ci­tó un per­mi­so de pa­ter­ni­dad y se hi­zo car­go de la co­ci­na y de las com­pras, ade­más de ayu­dar con la in­ten­den­cia do­més­ti­ca. La an­sie­dad que su­frió La­ra cuan­do co­men­zó a pen­sar en su vuel­ta al tra- ba­jo, des­apa­re­ció des­pués de bus­car la ayu­da que real­men­te ne­ce­si­ta­ba. Cuan­do la ma­dre se cui­da, y ello in­clu­ye el de­seo de vol­ver a tra­ba­jar, se fa­vo­re­ce al hi­jo. Los bebés son sen­si­bles al es­ta­do aními­co de sus ma­dres y si ellas so­por­tan una car­ga ex­ce­si­va, no pue­den leer las ne­ce­si­da­des de sus pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.