Ve­te­ra­na de to­das las ba­ta­llas

SU­SAN GEOR­GE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Es­táis con­ten­tos, se­ño­res del G-8? [...] ¿Con­ten­tos de esos fas­tos y de esa “se­gu­ri­dad” que cues­tan una for­tu­na a los ciu­da­da­nos? ¿Con­ten­tos de vues­tras po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les, ca­tas­tró­fi­cas, im­pu­ne­men­te im­pues­tas pa­ra be­ne­fi­cio de las em­pre­sas trans­na­cio­na­les y los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros? ¿Con­ten­tos de agra­var ca­da vez más las es­can­da­lo­sas in­jus­ti­cias del pla­ne­ta? ¿Con­ten­tos de ese es­pec­tácu­lo que nos ha­béis ofre­ci­do con vues­tros im­pe­ca­bles tra­jes y vues­tras ges­ti­cu­la­cio­nes tau­to­ló­gi­cas, pues­to que la úni­ca fi­na­li­dad de vues­tras reunio­nes es re­afir­mar que, efec­ti­va­men­te, sois el G-8?”. Quien así ha­bla es una se­ño­ra de 81 años, pro­ce­den­te de una fa­mi­lia nor­te­ame­ri­ca­na de abo­len­go, cria­da en un en­torno pri­vi­le­gia­do, mien­tras Amé­ri­ca vi­vía los pós­tu­mos es­tra­gos de la Gran De­pre­sión. Es tam­bién la ac­ti­vis­ta más fa­mo­sa del mun­do, de la que nin­gún fo­ro por la jus­ti­cia so­cial pue­de pres­cin­dir. Su­san Van­ce Akers, hi­ja úni­ca de un ri­co em­pre­sa­rio, des­ta­có siem­pre como pri­me­ra de la cla­se. Des­de muy jo­ven se sin­tió atraí­da por la cul­tu­ra fran­ce­sa, lo que la lle­vó a es­tu­diar Po­lí­ti­cas en la Sor­bo­na. En uno de sus via­jes a Pa­rís co­no­ció al abo­ga­do fran­cés Char­les-henry Geor­ge, con el que se ca­só e ins­ta­ló en Fran­cia en 1956. Viu­da des­de 2002, ma­dre de tres hi­jos y abue­la de otros tan­tos nie­tos, tie­ne un lar­go cu­rrí­cu­lum como ac­ti­vis­ta des­de que en 1967 se unió a la pla­ta­for­ma Stop the War, con­tra la gue­rra de Fran­cia en Ar­ge­lia y la de EE.UU. en Viet­nam. Su­san sal­tó a la fa­ma en 2000 con el In­for­me Lu­gano, en el que des­cri­bía los efec­tos per­ver­sos de la “glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca”, las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les dic­ta­das por los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les como el G-8 (que agru­pa a los ocho paí­ses más ri­cos), el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal o el Ban­co Mun­dial, y que en Eu­ro­pa tie­ne su equi­va­len­te en la troi­ka com­pues­ta por el FMI, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel. Con­ver­ti­da en azo­te de “ri­cos y po­de­ro­sos”, es un icono pa­ra los mo­vi­mien­tos al­ter­na­ti­vos en Eu­ro­pa y EE.UU. con su men­sa­je “el mun­do sí se pue­de cam­biar”. Pre­si­den­ta de ho­nor de AT­TAC (or­ga­ni­za­ción an­ti­ca­pi­ta­lis­ta) en Fran­cia y con­sul­to­ra de Na­cio­nes Uni­das en te­mas re­la­cio­na­dos con el ham­bre, se mue­ve con igual sol­tu­ra en gran­des sa­lo­nes que en­tre gru­pos asam­blea­rios. Aho­ra, es­tá im­pli­ca­da (con el ex­mi­nis­tro grie­go Va­ru­fa­kis) en el lla­ma­do Plan B pa­ra Eu­ro­pa, que pro­mue­ve “un cam­bio ra­di­cal” en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. Pa­ra ella, so­bre­vi­vien­te de to­das las gran­des pro­tes­tas des­de los 60, es un pa­so más de un “mo­vi­mien­to am­plio, po­ten­te e irre­sis­ti­ble”. El me­jor re­ga­lo que as­pi­ra de­jar a sus nie­tos. PE­PA RO­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.