Adul­tes­cen­tes, la ter­ce­ra ju­ven­tud.

Jus­to cuan­do es­tán li­dian­do con la ado­les­cen­cia de sus pro­pios hi­jos mu­chos adul­tos vi­ven con per­ple­ji­dad la ines­pe­ra­da de­ri­va ju­ve­nil de sus pro­pios pa­dres. ¿Se com­por­tan los abue­los de tus hi­jos co­mo tee­na­gers? Por A. Fra­ne­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Quién no quie­re unos pa­dres sa­nos, vi­ta­les y ac­ti­vos? Pa­ra to­da una ge­ne­ra­ción de baby boo­mers es­pa­ño­les – na­ci­dos en­tre los 50 y los 70– el asun­to, ade­más, va más allá del amor fi­lial. Cuan­do tus hi­jos son las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del des­em­pleo ju­ve­nil, la pre­ca­rie­dad la­bo­ral y la caí­da en pi­ca­do el ni­vel de vi­da, que tus pa­dres no re­pre­sen­ten una “car­ga” adi­cio­nal, es un tema cru­cial. Di­ga­mos que en el “plan de su­per­vi­ven­cia 2016” que tienes en la ca­be­za, tus pa­dres ocu­pan to­da­vía el apar­ta­do de “apo­yos” y aún no pa­san al de “de­be­res y obli­ga­cio­nes”. Pues bien, ¿te has pre­gun­ta­do al­gu­na vez qué ocu­rre cuan­do el bie­nes­tar de los pa­dres se pa­sa de re­vo­lu­cio­nes y el tema no son los acha­ques, el abu­rri­mien­to o la de­pen­den­cia, sino las juer­gas, la irres­pon­sa­bi­li­dad y el ex­ce­so? Si te ocu­rre al­go pa­re­ci­do es po­si­ble que tus pa­dres en­tren en la ca­te­go­ría de adul­tes­cen­tes o adul­teens: mez­cla se­mióti­ca y lin­guís­ti­ca de adul­to + tee­na­ger. Pa­ra Cla­ra Díaz Hen­che, psi­có­lo­ga, blo­gue­ra y vo­cal de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Psi­co­ge­ron­to­lo­gía, po­dría­mos en­glo­bar en es­te gru­po a las per­so­nas ma­yo­res que vi­ve sin com­ple­jos una ter­ce­ra ju­ven­tud: “Son ma­yo­res de 50 años, que al acer­car­se a la ve­jez y co­mo sím­bo­lo de ne­ga­ción, tien­den a com­por­tar­se a mos­trar ac­ti­tu­des pro­pias de una ju­ven­tud que pa­re­ce no co­rres­pon­der­les y que les po­ne ne­ce­sa­ria­men­te en el pun­to de mira”.

CON­GE­LA­DOS EN EL TIEM­PO Pa­ra com­pro­bar es­ta ten­den­cia, he­mos ido en bus­ca de fa­mi­lia­res de los adul­teens y he­mos en­con­tra­do a Car­los, hi­jo de Luis, que, a sus 60 años re­cién cum­pli­dos, con­du­ce un co­che des­ca­po­ta­ble co­lor rojo y es­tá vi­vien­do una se­gun­da (o ter­ce­ra) pri­ma­ve­ra. “No sé có­mo de­cir­lo de otra for­ma pe­ro… es que mi pa­dre se va de mar­cha to­dos los fi­nes de se­ma­na. A ve­ces in­clu­so en­tre se­ma­na –se la­men­ta Car­los–. Pa­re­ce que se ha ol­vi­da­do de que ha­ce 24 años me tu­vo a mí. Tiene co­le­gas de mi edad, re­sa­cas y has­ta mon­ta sa­raos en nues­tra ca­sa. A ve­ces sal­go de mi ha­bi­ta­ción y me tro­pie­zo con unos fies­te­ros peo­res que yo”. Gi­sè­le Ha­rrus-ré­vi­di, psi­coa­na­lis­ta y au­to­ra del li­bro Pa­dres in­ma­du­ros e hi­jos adul­tos, sos­tie­ne que los pri­me­ros son una au­tén­ti­ca tra­ge­dia pa­ra sus hi­jos. Ella ha acu­ña­do el tér­mino “in­ma­du­rez in­vi­si­ble” pa­ra re­fe­rir­se a una for­ma ma­te­ria­lis­ta de pen­sar, que no de­ja lu­gar pa­ra lo emo­cio­nal o pa­ra sen­ti­mien­tos co­mo la ter­nu­ra. Las per­so­nas que la pa­de­cen vi­ven con­ge­la­dos en el tiem­po, co­mo si fue­ran jó­ve­nes eter­nos. Pe­ro no se tra­ta de una con­duc­ta que sue­la apa­re­ce so­lo en la ter­ce­ra edad o de re­pen­te. Des­de que sus hi­jos son pe­que­ños, los pa­dres in­ma­du­ros son in­ca­pa­ces de sa­cri­fi­car su pro­pio bie­nes­tar pa­ra pro­cu­rar el de ellos. Ha­rrus-ré­vi­di sue­le po­ner es­te ejem­plo: si un pa­dre in­ma­du­ro tiene una hi­ja que quie­re bai­lar, la llevará a la es­cue­la de bai­le, pe­ro si la es­cue­la de bai­le es­tá al otro la­do de la ciu­dad, el pa­dre evi­ta­rá rea­li­zar el sa­cri­fi­cio ex­tra de lle­var­la, aun­que es­to sig­ni­fi­que coar­tar la vo­ca­ción de su hi­ja. Eso lo sa­be bien Nor­ma, cu­ya ma­dre (di­vor­cia­da) no tiene ur­gen­cias eco­nó­mi­cas des­pués de ju­bi­lar­se con una bue­na pen­sión. Sin em­bar­go, de un tiem­po a es­ta par­te tiene un com­por­ta­mien­to des­con­cer­tan­te. A sus 34 años, Nor­ma es­tá pen­dien­te de que su ma­dre pa­gue

to­dos los re­ci­bos. “No sé qué ha­ce con su di­ne­ro. Me han di­cho que lle­va tres me­ses sin pa­gar el al­qui­ler y que sa­le ca­da día ¡Es el mun­do al re­vés!”, cuen­ta re­sig­na­da. A ella, que no tiene hi­jos, le ha to­ca­do asu­mir el rol ma­ter­nal con una mu­jer que al pa­re­cer dis­fru­ta de “las mie­les” de la irres­pon­sa­bi­li­dad. Pe­ro, ¿por qué ocu­rren ca­sos co­mo es­tos? Pa­ra San­tia­go Gó­mez, di­rec­tor de De­ci­dir vi­vir me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va, tam­bién es un asun­to de ti­ming: “Se su­po­ne que a par­tir de los 50 años hay me­nos pre­sión y obli­ga­cio- nes: los hi­jos cre­cen, te co­no­ces me­jor, tienes ma­yor estabilidad la­bo­ral y, por lo tan­to, dis­po­nes de más tiem­po pa­ra ver­te me­jor fí­si­ca­men­te, ha­cer de­por­te, via­jar, dis­fru­tar de tu se­xua­li­dad”, sos­tie­ne. Pa­ra el ex­per­to, sin em­bar­go, no hay pe­li­gro de una reac­ción en ca­de­na y, a la lar­ga, de pa­dres adul­teens, y ca­si en de­fen­sa pro­pia, na­cen hi­jos muy ma­du­ros y emo­cio­nal­men­te es­ta­bles. A Cris­ti­na (21 años) su abue­la Pe­pa siem­pre le ha pa­re­ci­do más di­ver­ti­da que su ma­dre, e in­clu­so más que mu­chas de sus ami­gas. Ha­ce po­co, des­pués de una de esas co­mi­lo­nas que or­ga­ni­za en su ca­sa los vier­nes, le pre­gun­tó si iba a dor­mir la sies­ta. “Mira, ca­ri­ño –le di­jo ofen­di­da–, yo la sies­ta so­lo me la echo “acom­pa­ña­da”. Na­da de qué ex­tra­ñar­se: es­ta ma­du­rez desata­da tam­bién in­clu­ye lo se­xual. Se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do por la mar­ca de ro­pa in­te­rior Play­tex, las mu­je­res que pa­san de las cin­co dé­ca­das ase­gu­ran te­ner me­jor vi­da se­xual que las de 20. Y un in­for­me de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria (semfyc), afir­ma que un 60% de los es­pa­ño­les ma­yo­res de 65 años tiene re­la­cio­nes se­xua­les por lo me­nos una vez a la se­ma­na. Así, a sus 67 años, Pe­pa viaja un par de ve­ces al mes por los pue­blos de Es­pa­ña, hos­pe­dán­do­se en ho­te­les con en­can­to, jun­to a su ac­tual no­vio, el ter­ce­ro des­de que en­viu­dó ha­ce más de 25 años y con el que tiene “una re­la­ción abier­ta, a dis­tan­cia pe­ro muy ac­ti­va”. “Yo ya he tra­ba­ja­do to­do lo que te­nía que tra­ba­jar –co­men­ta–

LOS PA­DRES IN­MA­DU­ROS SON UNA TRA­GE­DIA PA­RA SUS HI­JOS, VI­VEN CON­GE­LA­DOS EN EL TIEM­PO, CO­MO JÓ­VE­NES ETER­NOS.

he cria­do seis hi­jos y los he sa­ca­do ade­lan­te prác­ti­ca­men­te so­la. No ten­go por qué dar­le ex­pli­ca­cio­nes a na­die”. Díaz Hen­che di­ce que los cam­bios so­cia­les avan­zan a un rit­mo ver­ti­gi­no­so, mo­di­fi­can­do la fi­lo­so­fía y los estilos de vi­da, tam­bién pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. “Ha­ce años, nues­tros ro­les es­ta­ban es­tre­cha­men­te li­ga­dos a la edad, y eso es lo que pa­re­cía que to­ca­ba. A día de hoy, es­ta ri­gi­dez y pla­ni­fi­ca­ción no es tan im­por­tan­te y exis­te mu­cha más va­rie­dad y to­le­ran­cia en las ma­ne­ras de vi­vir”. La psi­có­lo­ga cree que un buen nú­me­ro de los que vi­ven su eta­pa adul­teen “sim­ple­men­te no han te­ni­do opor­tu­ni­da­des o cier­tas li­ber­ta­des y ven aho­ra su mo­men­to”. De ahí que, a ve­ces, las co­sas se sal­gan de ma­dre. Así nos en­con­tra­mos con hi­jos que de­ben pa­gar las deu­das que sus pa­dres acu­mu­lan, o pre­sen­ciar, pa­ra su des­di­cha, al­gu­nas ac­ti­tu­des que con­si­de­ran ver­gon­zan­tes. Ma­rie­lla (28) se que­ja amar­ga­men­te de que a su ma­dre (56) le gus­ta ves­tir­se con ro­pa de Bersh­ka y mu­chas ve­ces co­que­tea sin pu­dor con su no­vio. “A al­gu­nos de mis co­no­ci­dos su ac­ti­tud les pa­re­ce co­ol. Y yo pien­so, cla­ro, siem­pre y cuan­do no sea tu ma­dre, sino la mía”. Se­gún un son­deo rea­li­za­do en Reino Uni­do por la aso­cia­ción Lo­ve to Learn, si bien ha­ce po­co más de una ge­ne­ra­ción se ini­cia­ba la se­nec­tud in­clu­so an­tes de cum­plir los 60, hoy es par­tir de los 70 años cuan­do las per­so­nas con­sul­ta­das co­mien­zan a sen­tir­se ma­yo­res. El pe­rio­do de me­dia­na edad se per­ci­be des­de los 55 has­ta los 69 años. Y más de la mi­tad de las per­so­nas en­cues­ta­das ex­pre­sa­ron más con­fian­za y ex­pe­rien­cia que los jó­ve­nes, y me­nos mie­do a co­me­ter erro­res. El 90% de­cía, tam­bién, po­seer un “fuer­te de­seo” por apren­der. Y cla­ro, abun­dan los que no so­lo sien­ten jó­ve­nes de es­pí­ri­tu sino que quie­ren vi­si­bi­li­zar­lo, con ci­ru­gías o no: bas­ta echar un vis­ta­zo al es­co­te de Su­san Sa­ran­don en la ga­la de los SAG, to­do un ma­ni­fies­to po­lí­ti­co del body free… a los 69 años. O So­fía Lo­ren, pro­ta­go­nis­ta de anun­cios de Dol­ce & Ga­ban­na a los 81. O Ti­na Tur­ner sien­do por­ta­da de Vo­gue a los 71.

VI­VIR PLE­NA­MEN­TE No se tra­ta, sin em­bar­go, de un tema so­lo de apa­rien­cia. Vir­gi­nia Gon­zá­lez Ló­pez, psi­có­lo­ga y di­na­mi­za­do­ra de per­so­nas ma­yo­res, re­cuer­da que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­fi­ne el en­ve­je­ci­mien­to ac­ti­vo co­mo el pro­ce­so en que se op­ti­mi­zan las opor­tu­ni­da­des de sa­lud, par­ti­ci­pa­ción y se­gu­ri­dad a fin de mejorar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas a me­di­da que en­ve­je­cen. “Lle­gar a cier­ta edad no es si­nó­ni­mo de aban­dono fí­si­co, so­cial, emo­cio­nal, se­xual o in­te­lec­tual, sino que hay que vi­vir ple­na­men­te ca­da uno de di­chos ám­bi­tos”, ex­pli­ca. Ejem­plos de es­ta ac­ti­tud son So­nia (72) que, gra­cias al Im­ser­so y a que su hi­jo tra­ba­ja en una agen­cia de via­jes, se ha re­co­rri­do el mun­do en­te­ro, des­de Al­ba­ce­te has­ta la Pa­ta­go­nia. O Je­sús (80) que se re­ti­ró tras más de 40 años ejer­cien­do co­mo mé­di­co, pe­ro es­tu­dia Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, asom­bran­do a es­tu­dian­tes im­ber­bes. Una va­rie­dad de po­si­bi­li­da­des más sig­ni­fi­cai­va aún en el ca­so de las mu­je­res si te­ne­mos en cuen­ta que la es­pe­ran­za de vi­da de ellas ron­da los 90 años, nue­ve más que la de un hom­bre: “An­tes eran hi­jas que ter­mi­na­ban sien­do ma­dres ab­ne­ga­das y abue­las an­cia­nas. Era lo que ha­bía. Pe­ro las mu­je­res de hoy tie­nen en­tor­nos mu­cho más va­ria­dos –ex­pli­ca Díaz Hen­che– y mu­chas más opor­tu­ni­da­des de ele­gir. Las amis­ta­des, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal, la so­li­da­ri­dad y la vi­da la­bo­ral, y múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de ocio son no­ve­da­des pa­ra una mu­jer que an­tes re­du­cía su vi­da al ho­gar”.

MU­CHOS DE LOS QUE VI­VEN ES­TA ETA­PA NO HAN TE­NI­DO OPOR­TU­NI­DA­DES O LI­BER­TA­DES Y VEN AHO­RA SU MO­MEN­TO.

Meryl Streep in­ter­pre­ta en Ric­ki a una ma­dre roc­ke­ra, mu­cho me­nos con­ven­cio­nal que sus hi­jos adul­tos.

Irre­ve­ren­tes y apa­sio­na­dos, Dus­tin Hoff­man y Bar­bra Strei­sand eran Los pa­dres de él: ella, te­ra­peu­ta se­xual; él, amo de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.