Icíar Bo­llaín y An­na Cas­ti­llo.

¿Por qué es tan di­fí­cil en­con­trar pe­lí­cu­las es­pa­ño­las pro­ta­go­ni­za­das por mu­je­res de ver­dad? Bus­ca­mos la res­pues­ta con Icíar Bo­llaín, di­rec­to­ra de El oli­vo, y An­na Cas­ti­llo, su pro­ta­go­nis­ta y au­tén­ti­ca re­ve­la­ción. Por E. de los Ríos / Fo­tos: An­tón Goi­ri

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Al sa­lir de la pro­yec­ción de El oli­vo, el sép­ti­mo lar­go­me­tra­je de Icíar Bo­llaín y el pri­me­ro co­mo pro­ta­go­nis­ta de An­na Cas­ti­llo, mu­chos en­ju­ga­mos di­si­mu­la­da­men­te al­gu­na lá­gri­ma. Emociona la qui­jo­tes­ca ha­za­ña de Al­ma, una jo­ven en con­flic­to con ca­si to­do el mun­do, ca­paz de ir con un ca­mión en Dus­sel­dorf pa­ra re­cla­mar a una mul­ti­na­cio­nal un oli­vo mi­le­na­rio que fue pro­pie­dad de su fa­mi­lia. Emociona por­que en­car­na la es­pe­ran­za, la fe y la ener­gía de una ge­ne­ra­ción a la que le to­ca re­co­ger los tro­zos del nau­fra­gio y vol­ver a bo­tar el bar­co. Y por una ac­triz des­lum­bran­te, ca­paz de do­tar de ver­dad al per­so­na­je. Mu­jer­hoy. Con El oli­vo es im­po­si­ble no emo­cio­nar­se. Icíar Bo­llaín. La cul­pa la tiene el guio­nis­ta [Ri­sas. Es su ma­ri­do, Paul La­verty]. Al­ma es una fuer­za de la na­tu­ra­le­za, arre­gla un con­flic­to fa­mi­liar te­rri­ble, cie­rra he­ri­das, te de­ja sen­sa­ción de... An­na Cas­ti­llo. ...de paz. I.B. Sí. Aun­que tam­po­co pen­sé que iba a emo­cio­nar tan­to... Has­ta que, en la pri­me­ra pro­yec­ción con pú­bli­co, vi que ha­bía gen­te muy, muy to­ca­da. Mi her­mano no po­día ni ha­blar. A.C. ¡Lo vi! ¡Al sa­lir vi a un chi­co que es­ta­ba muy afec­ta­do! I.B. Cuan­do me acer­qué a pre­gun­tar­le qué le ha­bía pa­re­ci­do, se pu­so a llo­rar. Pe­ro a llo­rar en plan se­rio. Es que des­ar­ma mu­cho la ca­pa­ci­dad de lu­cha de Al­ma. A.C. Yo la ad­mi­ro mu­chí­si­mo. Es muy va­lien­te. Siem­pre pien­so que hay que ha­cer mu­chas co­sas, pe­ro po­ca gen­te las ha­ce...

“La gen­te de la ge­ne­ra­ción de An­na tiene de­re­cho a de­cir: “Lo ha­béis he­cho fa­tal” Icíar Bo­llaín

Por el cas­ting pa­sa­ron más de 300 ac­tri­ces jó­ve­nes. ¿Có­mo en­con­tró a An­na? I.B. ¡Con mu­cha suer­te! La mi­tad del tra­ba­jo de di­rec­ción de actores es en­con­trar el in­tér­pre­te idó­neo pa­ra el pa­pel. Si te equi­vo­cas ahí, po­co pue­des ha­cer lue­go. A.C. To­das las ac­tri­ces que co- no­cía iban al cas­ting me­nos yo. No me lla­ma­ban y es­ta­ba ne­gra. Pen­sa­ba: “¡Pe­ro ¿por qué no me lla­man? ¡Quie­ro ha­cer es­ta prue­ba!”. Creo que fui de las úl­ti­mas. I.B. Pe­ro fue un fle­cha­zo. Cuan­do me lle­gó la se­lec­ción de 70 prue­bas fi­na­les, An­na es­ta­ba pre­se­lec­cio­na­da pa­ra un pa­pel se­cun­da­rio. Pe­ro fue ver­la y pen­sar: “Es Al­ma”. El per­so­na­je tiene mu­cha di­fi­cul­tad por­que re­quie­re un ran­go muy am­plio de emo­cio­nes que van de la dul­zu­ra to­tal que mues­tra con su abue­lo, a un ra­ma­la­zo agre­si­vo y bor­de. Te­nía que ser una ac­triz con mu­cho ca­ris­ma, ca­paz de en­ro­lar al pú­bli­co en

“Lo peor es que no sa­be­mos có­mo arre­glar es­to, qué hay que ha­cer” An­na Cas­ti­llo

un via­je qui­jo­tes­co y de lle­var to­da la pe­lí­cu­la so­bre los hom­bros. An­na me dio to­do des­de el prin­ci­pio. A.C. Cuan­do leí el per­so­na­je me mo­ría por ha­cer­lo. Creo que ten­go mu­chas co­sas de ella, aun­que Al­ma es muy con­te­ni­da y yo na­da. Esa con­ten­ción fue lo que más me cos­tó. Pen­sa­ba: “¿Pe­ro có­mo no voy a llo­rar y gri­tar? ¿Có­mo me voy a tra­gar to­do es­to?”. I.B. Hay mu­chas co­sas de An­na en Al­ma. En la prue­ba de im­pro­vi­sa­ción –que es co­mo una ra­dio­gra­fía de la per­so­na, por­que tiene que usar sus pro­pios ar­gu­men­tos pa­ra desa­rro­llar una si­tua­ción com­pro­me­ti­da–, ya vi­mos que An­na te­nía una ener­gía de aquí a Li­ma. Yo me que­da­ba col­ga­da mi­rán­do­la. No po­día apar­tar los ojos de ella. So­bre el pa­pel, el per­so­na­je de Al­ma te­nía un di­bu­jo más du­ro, pe­ro a Paul [La­verty, guio­nis­ta] y Juan [Gor­don, pro­duc­tor] les di­je que An­na te­nía su ca­ris­ma y ener­gía, aun­que la ima­gi­ná­ra­mos de otra ma­ne­ra. Y es­tu­vie­ron de acuer­do. Y ade­más, ca­da vez que An­na que­ría cam­biar al­gu­na co­sa del guión, me de­cía: “Si no lo sien­to de ver­dad, no voy a po­der ha­cer­lo”. Me pa­re­ció ma­ra­vi­llo­sa esa exi­gen­cia, ese no que­rer ha­cer na­da en fal­so por­que se va a no­tar.

“Me asus­ta pen­sar en si voy a te­ner que ser la más mo­na pa­ra te­ner tra­ba­jo” An­na Cas­ti­llo

La pe­lí­cu­la si­gue a Al­ma en su de­ci­sión de re­cu­pe­rar el oli­vo mi­le­na­rio que su pa­dre ven­dió, oca­sio­nan­do un trau­ma fa­mi­liar que hi­zo en­mu­de­cer a su abue­lo… I.B. He­mos mal­ven­di­do nues­tro pa­tri­mo­nio. Du­ran­te mu­cho tiem­po so­lo nos ha in­tere­sa­do el cor­to pla­zo. Un oli­vo co­mo ese, plan­ta­do pro­ba­ble­men­te por un ro­mano, es co­mo un acue­duc­to, me­re­ce la mis­ma pro­tec­ción; pe­ro he­mos cons­trui­do un país úni­ca­men­te de ser­vi­cios que ven­de pla­ya y cer­ve­za. Da pe­na ver có­mo otros pro­te­gen su cul­tu­ra que es, en el fon­do, cui­dar­se a sí mis­mos. En Es­co­cia bas­tan dos pie­dras ro­ma­nas pa­ra que pon­gan un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción, una tien­da y una ca­fe­te­ría.

El oli­vo tam­bién re­tra­ta el ajus­te de cuen­tas pen­dien­te en­tre abue­los, pa­dres e hi­jos en la Es­pa­ña de hoy. I.B. La gen­te co­mo An­na, que tiene 22 años, que ha re­ci­bi­do en he­ren­cia es­te país en rui­nas, tiene de­re­cho a de­cir: “Sois unos gi­li­po­llas y lo ha­béis he­cho fa­tal”. Sin em­bar­go, el re­tra­to no es blan­co y ne­gro, no son ma­los fren­te a bue­nos. Sus pa­dres son, en reali­dad, las pri­me­ras víc­ti­mas. Aun­que ten­gan res­pon­sa­bi­li­dad, lo han per­di­do to­do y les ha de­rro­ta­do la cri­sis. Más que un ajus­te de cuen­tas, yo di­ría que ex­po­ne la re­fle­xión de que así no po­de­mos ha­cer las co­sas. A.C. Yo soy afor­tu­na­da, pe­ro mis ami­gos lo es­tán pa­san­do fa­tal. Lo peor es que no sa­be­mos có­mo se arre­gla es­to, qué hay que ha­cer y có­mo. La gen­te sa­le a la ca­lle, pe­ro qué. Có­mo.

Icíar, ¿có­mo ve el ci­ne en el que tiene que desen­vol­ver­se hoy An­na? ¿ Po­dría dar­le al­gún con­se­jo? I.B. Hay mu­cha más pre­sión. Cuan­do El Sur [la pri­me­ra pe­lí­cu­la que in­ter­pre­tó] se pa­só en Can­nes yo, afor­tu­na­da­men­te, no tuve que es­tar en la rue­da de pren­sa. Hoy los ni­ños sí es­tán. Y pa­ra las chi­cas jó­ve­nes, co­mo An­na, la pre­sión es aún ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.