QUIE­RO

Una pue­de ser co­mo un sue­ño... o con­ver­tir­se en la peor de las pe­sa­di­llas. Lo­la y Na­ta­lia Fer­nán­dez se de­di­can a cui­dar has­ta el úl­ti­mo pa­ra con­se­guir que el gran día sea, de ver­dad, B. Ji­mé­nez de la Hoz

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Global Style -

a ver­dad es que una bue­na wed­ding plan­ner, una or­ga­ni­za­do­ra pro­fe­sio­nal, pue­de sal­var tu bo­da e, in­clu­so, tu pa­re­ja. Cual­quie­ra que ha­ya pa­sa­do por ese tran­ce sa­be de lo que ha­bla­mos (des­de las ma­dres ex­pe­di­ti­vas que ac­túan por su cuen­ta, al lío de las me­sas, los cam­bios de úl­ti­ma ho­ra y las in­de­ci­sio­nes). Pe­ro si una wed­ding plan­ner pue­de sal­var tu día, dos pue­den sal­var tu vi­da. Y no es una exa­ge­ra­ción. Lo­la Fer­nán­dez, Por de­ta­lle per­fec­to. / Fo­tos:

Juan Mi­llás

in­terio­ris­ta y exem­pre­sa­ria hos­te­le­ra, de­ci­dió ha­ce 11 años aven­tu­rar­se en el apa­sio­nan­te mun­do de las bo­das jun­to a su her­ma­na Na­ta­lia, pe­rio­dis­ta y con gran ex­pe­rien­cia en la or­ga­ni­za­ción de even­tos. “Nues­tro ob­je­ti­vo, des­de el prin­ci­pio, fue crear am­bien­tes has­ta en­ton­ces nun­ca vis­tos en las bo­das de nues­tro país –acla­ra Lo­la–. Mu­chas ami­gas mías se ca­sa­ban y me pe­dían ayu­da. Así es co­mo me di cuen­ta de que una wed­ding plan­ner, con co­no­ci­mien­to del sec­tor, con pro­vee­do­res ori­gi­na­les y bue­nas do­sis de crea­ti­vi­dad, era un ser­vi­cio que no exis­tía por en­ton­ces. Así que de­ci­di­mos mon­tar nues­tra em­pre­sa”, apun­ta Na­ta­lia. Las her­ma­nas po­nen su pa­sión en ca­da uno de los even­tos que or­ga­ni­zan. “Tra­du­ci­mos, ma­te­ria­li­za­mos y me­jo­ra­mos la vi­són de nues­tros clien­tes, de for­ma que el re­sul­ta­do fi­nal sea aún me­jor que sus ex­pec­ta­ti­vas”, ex­pli­ca Lo­la. Trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos, bús­que­da de lo­ca­li­za­cio­nes idí­li­cas, des­pla­za­mien­tos y alo­ja­mien­tos de in­vi­ta­dos, es­ti­lis­mo, gastronomía... ellas se en­car­gan de to­do. “Es un tra­ba­jo muy sa­cri­fi­ca­do en cuan­to a ho­ra­rios y es­trés, pe­ro es muy gra­ti­fi­can­te. No hay me­jor re­com­pen­sa que com­par­tir la fe­li­ci­dad de unos no­vios. Por­que, a pe­sar de lle­var tan­tos años, se­gui­mos llo­ran­do en ca­si to­das las bo­das”, cuen­ta Na­ta­lia. En su se­llo per­so­nal fi­gu­ran un es­ti­lo sen­ci­llo pe­ro muy cui­da­do, ade­más de un am­bien­te aco­ge­dor. “Apos­ta­mos por com­bi­na­cio­nes ines­pe­ra­das, co­mo unos can­de­la­bros de pla­ta an­ti­guos con cen­tros de flo­res ex­tra­va­gan­tes o una va­ji­lla vin­ta­ge con una cris­ta­le­ría mo­der­na.; y tam­bién nos gus­ta ju­gar con la ilu­mi­na­ción”. www.wed­ding­plan­ners.es

Wed­ding Plan­ners se en­car­ga de to­do: lu­gar, tra­jes, co­mi­das, via­jes, flo­res y has­ta de la va­ji­lla o la ilu­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.