Aún no HA­BLA

Las son al­go más que un me­dio pa­ra co­mu­ni­car­nos con los de­más. La ad­qui­si­ción del es un proceso que el ni­ño ne­ce­si­ta pa­ra de su ma­dre y cons­truir su iden­ti­dad.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos - ISA­BEL ME­NÉN­DEZ, psi­có­lo­ga

con­sis­te en se­pa­rar­se de ella y a sa­ber que el len­gua­je les co­mu­ni­ca­rá. Los ni­ños llo­ran cuan­do sien­ten al­go en su cuer­po que no sa­ben có­mo so­lu­cio­nar y que les es im­po­si­ble co­mu­ni­car. Al es­cu­char el llan­to, la ma­dre le ex­pli­ca qué le su­ce­de: “Es­tás de mal hu­mor por­que no has dor­mi­do bien”, por ejem­plo. En oca­sio­nes, además de la ex­pli­ca­ción, ofre­ce una so­lu­ción. ¿Pe­ro qué pa­sa cuan­do el len­gua­je no apa­re­ce? El ni­ño pue­de ex­pre­sar­se de ma­ne­ra agre­si­va, lo que se­ña­la una im­po­si­bi­li­dad de ha­blar de lo que le su­ce­de y ex­pre­sar lo que quie­re. Por lo ge­ne­ral, si no ha­bla es por­que al­guien lo ha­ce en su lu­gar. Mu­chas ve­ces es la ma­dre quien in­ter­pre­ta to­do lo que di­ce con un len­gua­je que so­lo ella pue­de en­ten­der. Es­to ha­ce que se vuel­va ca­si im­pres­cin­di­ble su pre­sen­cia pa­ra que ese ni­ño pue­da exis­tir y co­mu­ni­car­se, por eso es ne­ce­sa­rio que la ma­má pue­da mi­rar al pa­dre, ese ter­ce­ro que se­pa­ra a la ma­dre del hi­jo y li­mi­ta la su­pues­ta om­ni­po­ten­cia que el ni­ño vi­ve con ella. En­ton­ces co­mien­za a te­ner una iden­ti­dad pro­pia que le in­ci­ta a co­mu­ni­car­se con el res­to del mun­do. El pa­dre tam­bién tie­ne que desear im­pli­car­se en esa re­la­ción, por­que sus pa­la­bras tie­nen un pe­so de­ter­mi­nan­te en la sub­je­ti­vi­dad tan­to de su hi­jo co­mo de su hi­ja.

La ayu­da apro­pia­da

pa­la­bras len­gua­je Cuan­do Ga­briel lle­gó a la con­sul­ta, des­pués de que­dar­se mi­ran­do al­go fi­ja­men­te, vol­vía la ca­ra ha­cia su ma­dre. Traía un oso pe­que­ño que se le ca­yó al sen­tar­se. Con un de­do, se­ña­ló su ju­gue­te y su ma­dre lo co­gió y se lo dio, sin de­cir una pa­la­bra. Des­pués vio plas­ti­li­na y vol­vió a ha­cer la mis­ma ope­ra­ción. Ella pre­gun­tó si po­día dár­se­lo y lo pu­so en ma­nos de Ga­briel. Mien­tras su­ce­día es­to, los pa­dres re­la­ta­ban a la lo­go­pe­da que Ga­briel ape­nas ha­bla­ba, pro­nun­cia­ba mal y so­lo su ma­dre lo en­ten­día. Iba a cum­plir cin­co años y en el co­le­gio le ha­bían re­co­men­da­do que lo lle­va­ran a una lo­go­pe­da. Ga­briel em­pe­za­ba a te­ner al­gún pro­ble­ma se­pa­rar­se en el co­le­gio por­que al­gu­nos ni­ños se me­tían con él. Ca­ri­ño­so y un po­co mo­vi­do, en oca­sio­nes se po­nía agre­si­vo y no sa­bían por qué. An­drea, su ma­dre, es­ta­ba ner­vio­sa y ca­si ha­bla­ba so­lo ella a la lo­go­pe­da. El pa­dre ac­tua­ba co­mo un es­pec­ta­dor an­te to­do lo que su mu­jer de­cía. Cuan­do vol­vie­ron a ver­se, des­pués de ha­ber aten­di­do a Ga­briel va­rias ve­ces, la lo­go­pe­da les dio al­gu­nas pau­tas pa­ra su hi­jo, y re­co­men­dó a la ma­dre una psi­co­te­ra­pia. An­drea ha­bía su­fri­do va­rias se­pa­ra­cio­nes de su ma­dre du­ran­te la in­fan­cia. Des­pués ha­bía tar­da­do en te­ner un hi­jo y se ape­ga­ba a él más de la cuen­ta. En lu­gar de dar­le una pa­la­bra, le ofre­cía lo que

Por lo ge­ne­ral, si el ni­ño no ha­bla es por­que al­guien lo ha­ce en su lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.