DES­LI­CES DE LA VI­DA EN PA­RE­JA: QUIÉN PA­GA QUÉ?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Hablemos De Dinero - FRAN­CIS­CA SE­RRANO*

¿CÓ­MO RE­SOL­VE­MOS ES­TA CON­TRO­VER­SIA? En es­ta co­lum­na me oi­rás de­cir mu­chas ve­ces que lo pri­me­ro es ver cuál es el pro­ble­ma real. Y en es­te ca­so en con­cre­to, dón­de se se es­tá yen­do el di­ne­ro gas­ta­do. Es­te diag­nós­ti­co re­quie­re que uno de los dos lle­ve la con­ta­bi­li­dad de in­gre­sos y gas­tos fa­mi­lia­res con ca­rác­ter men­sual y, pa­ra eso, re­vi­sar va­rios me­ses es bá­si­co. Hay una se­rie de gas­tos fi­jos (luz, agua, te­lé­fono, co­le­gio de los ni­ños, in­ter­net, trans­por­te…) que, sien­do co­no­ci­dos pre­via­men­te, per­mi­ten dis­cer­nir un re­par­to equi­ta­ti­vo de di­chas per­di­das eco­nó­mi­cas men­sua­les. Y eso pue­de evi­tar las pe­leas por cues­tio­nes de di­ne­ro que, a la lar­ga, pue­de afec­tar a la re­la­ción.

¿LA VEN­TA­JA? Ha­cer un ba­lan­ce de los gas­tos es la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer don­de se va ca­da eu­ro. Eso nos per­mi­te cor­tar el gri­fo del gas­to por don­de se nos es­tá es­ca­pan­do nues­tra li­qui­dez.

¿ EL IN­CON­VE­NIEN­TE? Re­quie­re un tiem­po de de­di­ca­ción y guar­dar to­das las fac­tu­ras por pe­que­ñas que sean, has­ta las de los ca­fés o las cer­ve­zas.

OOOYa me gus­ta­ría dar­te un mo­de­lo global pa­ra ges­tio­nar la ad­mi­nis­tra­ción fa­mi­liar, pe­ro no exis­te. To­do va a de­pen­der de la idio­sin­cra­sia de tu com­pa­ñe­ro/a de vi­da. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do uno de los dos asu­me el pa­go de los gas­tos con­jun­tos. No es ra­ro que sur­jan dis­cu­sio­nes si so­lo uno de los dos lle­va la car­ga eco­nó­mi­ca de la fa­mi­lia: que uno se ha­ga el lo­co y no pa­gue lo ade­lan­ta­do por el otro pa­ra lle­gar a fin de mes; o que uno pa­gue las fac­tu­ras más im­por­tan­tes y la otra par­te las que me­nos due­len al bol­si­llo; que uno sea el del “bol­si­llo abier­to” y el otro el del “mo­ne­de­ro ce­rra­do”… ¿Te sue­na? Es fá­cil lle­var­se bien en cues­tión de di­ne­ro cuan­do se ha­bla so­bre el te­ma. Dia­lo­gar y bus­car el pro­ble­ma, dan­do la so­lu­ción que no te ha­ga pen­sar que lle­vas la car­ga so­bre tus hom­bros, per­mi­ti­rá una re­la­ción sa­na. Que uno de los dos asu­ma to­dos los gas­tos tie­ne que ser una de­ci­sión pac­ta­da que no ge­ne­re en el fu­tu­ro re­cri­mi­na­cio­nes de nin­gún ti­po. Te­ne­mos que ser ge­ne­ro­sos con el otro y no me­dir ca­da eu­ro que apor­ta­mos cuan­do nos lo po­de­mos per­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.