2.800 KM tras los pa­sos de In­ge Mo­rath

La pri­me­ra mu­jer que tra­ba­jó en la mí­ti­ca Agen­cia Mag­num re­co­rrió el Da­nu­bio en 1958, en un via­je que mar­có su ca­rre­ra. Aho­ra ocho fo­to­pe­rio­dis­tas ex­po­nen en Ma­drid su ho­me­na­je a es­ta mu­jer úni­ca, tras re­pe­tir aquel pe­ri­plo. Por Bea­triz Gon­zá­lez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

En 1958, tras lle­gar al pun­to de par­ti­da de su re­co­rri­do por el Da­nu­bio, la fo­tó­gra­fa In­ge Mo­rath es­cri­bió en su dia­rio: “La gran aven­tu­ra pue­de co­men­zar”. Aquel día, la pri­me­ra mu­jer a la que Ro­bert Ca­pa in­vi­tó a unir­se a la agen­cia Mag­num, la agen­cia fo­to­grá­fi­ca más im­por­tan­te del mun­do, ini­cia­ba un via­je que le cam­bia­ría la vi­da. Cuen­tan sus ín­ti­mos que In­ge sin­tió cier­to pá­ni­co. Quie­nes no la co­no­cían de­ma­sia­do pen­sa­ban que lo que la in­tran­qui­li­za­ba eran los obs­tácu­los que una mu­jer po­día en­con­trar­se en la Eu­ro­pa del Es­te de fi­na­les de los años 50. Pe­ro en reali­dad, lo que preo­cu­pa­ba a la fo­to­pe­rio­dis­ta aus­tria­ca era ser in­ca­paz de trans­mi­tir en imá­ge­nes la his­to­ria es­cri­ta des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes en las ori­llas del Da­nu­bio. No so­lo lo lo­gró, sino que su tra­ba­jo abrió los ojos al mun­do. Mo­rath, que años des­pués se con­ver­ti­ría en es­po­sa y co­la­bo­ra­do­ra del dra­ma­tur­go Art­hur Mi­ller, re­gre­só en más oca­sio­nes al Da­nu­bio pa­ra ter­mi­nar un via­je que no pu­do com­ple­tar has­ta des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín. Pe­ro fue aquel pri­mer re­co­rri­do, rea­li­za­do en 1958, el que mar­có su ca­rre­ra. Ca­si me­dio si­glo más tar­de, ocho fo­tó­gra­fas se em­bar­ca­ban en la aven­tu­ra de se­guir los pa­sos de Mo­rath por el Da­nu­bio. ¿Sus he­rra­mien­tas? Un ca­mión que con­vir­tie­ron en ga­le­ría, sus cá­ma­ras y la idea de ho­me­na­jear a una de las gran­des fi­gu­ras de la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal. “Fue­ron cin­co se­ma­nas muy in­ten­sas, ago-

En los años 50, In­ge Mo­rath abrió la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal a las mu­je­res.

ta­do­ras, pe­ro vol­vi­mos a ca­sa con sen­sa­ción de ple­ni­tud”, cuen­ta la es­pa­ño­la Lur­des R. Ba­so­lí, una de las im­pul­so­ras de es­te pro­yec­to do­cu­men­tal. Con una die­ta de en­tre 20 y 25 € dia­rios, dur­mien­do en ha­bi­ta­cio­nes com­par­ti­das en al­ber­gues pa­ra ajus­tar los gastos, y acom­pa­ña­das de po­co equi­pa­je, sus cá­ma­ras, los or­de­na­do­res y tam­bién de sus hi­jos, las ocho fo­tó­gra­fas hi­cie­ron 2.800 km por ca­rre­te­ra. Si­guie­ron el re­co­rri­do de la pro­fe­sio­nal que abrió el ca­mino de la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal a las mu­je­res, ce­rra­da en cal y can­to has­ta su apa­ri­ción en los años 50. Aho­ra, Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca mues­tra en Ma­drid (C/ Fuen­ca­rral, 3) ese tra­ba­jo y par­te de la obra de la pio­ne­ra en la ex­po­si­ción Tras los pa­sos de In­ge Mo­rath. Mi­ra­das so­bre el Da­nu­bio, que se inau­gu­ra el 27 de ma­yo.

Un road trip en ca­mión

La fór­mu­la de un road trip con un ca­mión-ga­le­ría pa­ra ex­po­ner la obra de la fo­to­pe­rio­dis­ta en los lu­ga­res que fo­to­gra­fió sur­gió de cua­tro mu­je­res ga­lar­do­na­das con el pre­mio In­ge Mo­rath, otor­ga­do ca­da año a una jo­ven do­cu­men­ta­lis­ta. Ocu­rrió en Salzs­bur­go, don­de la ga­le­ría Fo­tohof ce­le­bró una

ex­po­si­ción a la que in­vi­tó a al­gu­nas de las ga­na­do­ras. Kurt Kaindl, di­rec­tor de la ga­le­ría y ami­go y com­pa­ñe­ro oca­sio­nal de via­je de Mo­rath, les con­tó lo que aquel re­co­rri­do por el Da­nu­bio su­pu­so pa­ra ella. “Nos ha­bló de lo es­pe­cial que fue y de la co­ne­xión con los per­so­na­jes que fo­to­gra­fió”, cuen­ta Emily Schif­fer, una de las or­ga­ni­za­do­ras del pro­yec­to. “Al­guien men­cio­nó que se­ría bue­na idea que los pro­ta­go­nis­tas de esas imá­ge­nes vie­ran los tra­ba­jos de In­ge. Pe­ro ¿có­mo lle­var sus fo­tos a un pue­blo de Ru­ma­nía? Por eso nos em­bar­cá­ra­mos en es­te pro­yec­to”, ex­pli­ca la ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se. Una ho­ra des­pués de que sur­gie­ra la idea, Schif­fer, Lur­des R. Ba­so­lí y Oli­via Art­hur –la úl­ti­ma mu­jer en in­cor­po­rar­se a la agen­cia Mag­num–, ya ha­bían de­ci­di­do que lle­va­rían las imá­ge­nes al lu­gar don­de na­cie­ron, con­vir­tien­do un au­to­bús en una ga­le­ría. Fi­nal­men­te fue un ca­mión el que re­co­rrió el Da­nu­bio de In­ge Mo­rath, y el trío or­ga­ni­za­dor se con­vir­tió en cuar­te­to tras la in­cor­po­ra­ción de la aus­tra­lia­na Clai­re Mar­tin.

Afron­tar obs­tácu­los

El sue­ño se cum­plió dos años más tar­de, el tiem­po que tar­da­ron en coor­di­nar el pro­yec­to y en con­se­guir fi­nan­cia­ción a tra­vés de pa­tro­ci­na­do­res y de una cam­pa­ña de crowd­fun­ding, gra­cias a la que re­cau­da­ron la mi­tad de los fon­dos que ne­ce­si­ta­ban. So­lo que­da­ba in- vi­tar a otras ga­na­do­ras del pre­mio In­ge Mo­rath a su­mar­se a la aven­tu­ra y co­men­zar un pro­yec­to que da­ría co­mo fru­tos un do­cu­men­tal y un li­bro con frag­men­tos iné­di­tos de los dia­rios de Mo­rath, ade­más de la ex­po­si­ción que es­ta se­ma­na abre sus puer­tas en Ma­drid. “Fue una ex­pe­rien­cia alu­ci­nan­te, di­ver­ti­da, emo­cio­nan­te... Pe­ro tam­bién du­ra, por­que nos mo­vía­mos ca­da dos días y re­sul­tó ago­ta­dor –cuen­ta la aus­tra­lia­na Clai­re Mar­tin–. En un día ha­bía que via­jar, lle­gar al si­guien­te pun­to de des­tino, abrir el ca­mión pa­ra la ex­po­si­ción, or­ga­ni­zar char­las, rea­li­zar pro­yec­cio­nes noc­tur­nas, sa­car tiem­po pa­ra ha­cer tus pro­pias fo­to­gra­fías... Fue mu­cho es­fuer­zo, pe­ro es­toy muy or­gu­llo­sa del re­sul­ta­do”. A su jui­cio, el he­cho de que fue­ra un pro­yec­to

“El via­je es una ce­le­bra­ción de la fo­to­gra­fía y una for­ma de unir el pa­sa­do y el pre­sen­te”.

rea­li­za­do por mu­je­res –ade­más de las fo­tó­gra­fas, via­ja­ron una coor­di­na­do­ra, una di­rec­to­ra de con­te­ni­dos, la con­duc­to­ra del ca­mión y una can­gu­ro– le hi­zo pre­gun­tar­se por la si­tua­ción de la mu­jer en nues­tra so­cie­dad. “La ver­dad es que no ha­bía re­fle­xio­na­do mu­cho acer­ca de ser una fo­tó­gra­fa mu­jer, y es­te pro­yec­to me ha he­cho ser más cons­cien­te de los obs­tácu­los y ser más crí­ti­ca”, co­men­ta. De esos obs­tácu­los ha­bla tam­bién Emily Schif­fer, que cree que en la fo­to­gra­fía, es­pe­cial­men­te en el te­rreno do­cu­men­tal, de­be ha­ber más igual­dad de gé­ne­ro. “El he­cho de que mi hi­ja Lo­la, que en­ton­ces te­nía 16 me­ses, vi­nie­ra con­mi­go fue al­go prác­ti­co por­que no po­día se­pa­rar­me du­ran­te unas se­ma­nas de ella sien­do tan pe­que­ña. Pe­ro tam­bién era una for­ma sim­bó­li­ca de ex­pre­sar que no de­be­ría­mos te­ner que ele­gir en­tre nues­tras ca­rre­ras y nues­tros hi­jos”, co­men­ta la fo­tó­gra­fa es­ta­dou­ni­den­se.

Agra­de­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos

Cuan­do se le pre­gun­ta por las com­pli­ca­cio­nes del via­je ase­gu­ra que Lo­la, en con­tra de lo que ella pro­nos­ti­ca­ba, pu­so las co­sas muy fá­ci­les. Sin em­bar­go, res­pe­tar los tiem­pos de la agen­da fue un re­to. “Mu­chos fo­tó­gra­fos en un co­che no es una bue­na com­bi­na­ción –di­ce rien­do–. Siem­pre ve­mos al­go que fo­to­gra­fiar, así que hay que pa­rar ca­da po­co tiem­po”. La aco­gi­da de su pe­ri­plo por los rin­co­nes que in­mor­ta­li­zó Mo­rath se tra­du­jo en cen­te­na­res de agra­de­ci­mien­tos de ve­ci­nos, ins­pi­ra­ción pa­ra los jó­ve­nes ar­tis­tas y has­ta pro­pi­nas ori­gi­na­les e ines­pe­ra­das. “En Ru­ma­nía, don­de no es­tán acos­tum­bra­dos a la cul­tu­ra gra­tui­ta, agra­de­cían que lle­vá­ra­mos la ex­po­si­ción con lo que te­nían: ¡has­ta un ra­ci­mo de plá­ta­nos!”, cuen­ta Ba­so­lí, que ase­gu­ra que el ca­mión que trans­for­ma­ron con sus pro­pias ma­nos, pin­tán­do­lo y col­gan­do las fo­to­gra­fías de Mo­rath, fue una se­gun­da ca­sa bas­tan­te aco­ge­do­ra du­ran­te las cin­co se­ma­nas del via­je. Aquel ca­mión al­re­de­dor del que se reunían ma­ña­na, tar­de y no­che se con­vir­tió en la se­de de una de las co­la­bo­ra­cio­nes fo­to­grá­fi­cas más ex­tra­or­di­na­rias de las úl­ti­mas dé­ca­das, con la que las ocho fo­tó­gra­fas di­cen sen­tir­se más que sa­tis­fe­chas. “El via­je es una ce­le­bra­ción de la fo­to­gra­fía –ex­pli­ca Lur­des R. Ba­so­lí–. Pe­ro tam­bién es un ho­me­na­je en el que in­ten­ta­mos re­ver­tir los pro­ce­sos: se tra­ta­ba de de­vol­ver esas fo­to­gra­fías al lu­gar don­de fue­ron to­ma­das, de unir el pa­sa­do y el pre­sen­te, de ac­tuar en gru­po rom­pien­do la in­di­vi­dua­li­dad del fo­tó­gra­fo... Hay mu­chas ca­pas de sig­ni­fi­ca­do en es­te pro­yec­to”, afir­ma. La fo­tó­gra­fa bar­ce­lo­ne­sa re­cuer­da que uno de los mo­men­tos má­gi­cos de es­te road trip tu­vo lu­gar en Pas­sau, cuan­do una de las ar­tis­tas que fo­to­gra­fió en su día In­ge Mo­rath en­tró en el ca­mión-ga­le­ría y vio su pro­pia ima­gen to­ma­da dé­ca­das atrás. “Era Bar­ba­ra Dorsch, can­tan­te, pia­nis­ta y, en su día, tam­bién ac­triz. Nos in­vi­tó a desa­yu­nar en su ca­sa a la ma­ña­na si­guien­te y es­tu­vi­mos con ella vien­do fo­tos, es­cu­chán­do­la to­car el piano, char­lan­do... Fue ma­ra­vi­llo­so. En aquel mo­men­to, to­do es­te pro­yec­to ad­qui­rió sen­ti­do”, re­cuer­da Ba­so­lí.

Una ar­tis­ta a la que re­tra­tó Mo­rath en 1958 pu­do ver su ima­gen en el ca­mión.

RI­SAS E IMÁ­GE­NES Izq., el gru­po al com­ple­to en el Mar Ne­gro, al fi­nal del pe­ri­plo. Jun­to a es­tas lí­neas, Lur­des R. Ba­so­li, Clai­re Mar­tin, Oli­via Art­hur, Emily Shif­fer y Clau­dia Gua­da­rra­ma.

De izq. a dcha., Jes­si­ca Din­mock, Clai­re Mar­tin y Lur­des R. Ba­so­lí y Oli­via Art­hur, tra­ba­jan­do du­ran­te el via­je.

AGUA CO­TI­DIA­NA So­bre es­tas lí­neas, al­gu­nas de las fo­to­gra­fías rea­li­za­das du­ran­te el via­je. De izq. a dcha., My Da­nu­be, de Lur­des R. Ba­so­lí; En­tre lo só­li­do y lo efí­me­ro (dcha.), de Clau­dia Gua­da­rra­ma; re­tra­to con Ipho­ne de Emily Shif­fer; e In and out of lo­ve, de Oli­via Art­hur. Aba­jo, las hi­jas de Kathryn Cook y Emily Shif­fer jue­gan en el ca­mión-ga­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.