Mio­pía, la úl­ti­ma pan­de­mia

¿Por qué afec­ta hoy a la mi­tad de los ni­ños eu­ro­peos y a más del 90% de los chi­nos o sur­co­rea­nos? La cien­cia se­ña­la una ra­zón sor­pren­den­te: el dé­fi­cit de vi­da al ai­re li­bre. Ma­ri­sol Gui­sa­so­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Salud -

Los ca­sos de mio­pía se es­tán dis­pa­ran­do en Eu­ro­pa, se­gún un aná­li­sis de 15 es­tu­dios di­ri­gi­do por el King’s Co­lle­ge de Lon­dres. Si la cuar­ta par­te de la población eu­ro­pea es mio­pe, el por­cen­ta­je ca­si se du­pli­ca en los jó­ve­nes de en­tre 25 y 29 años. Y en los paí­ses de ex­tre­mo Orien­te, co­mo Chi­na o Co­rea del Sur, el pro­ble­ma al­can­za ni­ve­les apa­bu­llan­tes: si ha­ce 60 años la mio­pía afec­ta­ba ape­nas al 10-20% de la población chi­na, se­gún la re­vis­ta Na­tu­re, las ta­sas ac­tua­les en ni­ños y ado­les­cen­tes su­pe­ran ya el 90%. Y en Co­rea del Sur, el por­cen­ta­je lle­ga al 96,5%. En Es­pa­ña, los da­tos no son me­nos preo­cu­pan­tes. Más de 25 mi­llo­nes de es­pa­ño­les uti­li­za hoy ga­fas o len­tes de con­tac­to, se­gún la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Aso­cia­cio­nes del Sec­tor Óp­ti­co. El pro­ble­ma cre­ce con tal ra­pi­dez, que un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Oph­tal­mo­logy cal­cu­la que, pa­ra el año 2050, la mi­tad de la población mun­dial se­rá mio­pe. La pre­gun­ta es: ¿qué es­tá pro­vo­can­do es­ta ex­plo­sión de ca­sos? “Sa­be­mos que los ge­nes tie­nen que ver con nues­tra pre­dis­po­si­ción a desa­rro­llar mio­pía, pe­ro los ge­nes ne­ce­si­tan mu­chas ge­ne­ra­cio­nes pa­ra cam­biar y el boom de ca­sos ac­tua­les re­quie­re otra ex­pli­ca­ción”, acla­ra Ce­lia Sán­chez-ra­mos, doc­to­ra en Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca y en Cien­cias de la Vi­sión, con quien ha­bla­mos de es­ta epi­de­mia, al pa­re­cer imparable. Y nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­tan aho­ra a una cau­sa pri­mor­dial que ha­bía pa­sa­do inad­ver­ti­da has­ta aho­ra: la fal­ta de ex­po­si­ción a la luz na­tu­ral. Si lo pien­sas, es ló­gi­co. Los se­res hu­ma­nos evo­lu­cio­na­mos en la Tie­rra con rit­mos de luz diur­na y os­cu­ri­dad noc­tur­na du­ran­te de­ce­nas de mi­les de años. Con la lle­ga­da de la luz eléc­tri­ca, a fi­na­les del si­glo XIX, em­pe­za­mos a pa­sar ca­da vez más tiem­po en in­te­rio­res, ale­ján­do­nos de esos ci­clos na­tu­ra­les de luz/os­cu­ri­dad, lo cual ha de­mos­tra­do te­ner efec­tos po­co desea­bles en nues­tra sa­lud, in­clui­da la de los ojos. Por “La teo­ría más acep­ta­da es que la ex­po­si­ción a la luz na­tu­ral diur­na es­ti­mu­la la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na en la re­ti­na. A su vez, es­te neu­ro­trans­mi­sor im­pi­de que el ojo crez­ca y ha­ce que se alar­gue en ex­ce­so du­ran­te el desa­rro­llo in­fan­til y ju­ve­nil. Ese alar­ga­mien­to ex­ce­si­vo es cau­sa de mio­pía, por­que las imá­ge­nes le­ja­nas ya no que­dan en­fo­ca­das en la re­ti­na, sino por de­lan­te de ella, por lo que se ven bo­rro­sas”, pun­tua­li­za la dra. Ce­lia Sán­chez-ra­mos. Di­ver­sos es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia han cal­cu­la­do que, pa­ra re­du­cir el ries­go de mio­pía, los ni­ños y ado­les­cen­tes de­be­rían pa­sar tres ho­ras al día en ni­ve­les de al me­nos 10.000 lu­xes, equi­va­len­tes a es­tar ba­jo un ár­bol con ga­fas de sol en un bri­llan­te día de ve­rano. En com­pa­ra­ción, una cla­se o una ofi­ci­na bien ilu­mi­na­das no su­pe­ran los 500 lu­xes. Hoy, esas tres ho­ras en el ex­te­rior son una nor­ma pa­ra los ni­ños y ado­les­cen­tes aus­tra­lia­nos, don­de so­lo el 30% de los jó­ve­nes de 17 años se han con­ver­ti­do en mio­pes. Fren­te a ellos, mu­chos ni­ños eu­ro­peos ape­nas pa­san una o dos ho­ras ca­da día ba­jo la luz del sol.

80 mi­nu­tos al día

Los ex­per­tos ha in­ves­ti­ga­do mu­cho pa­ra ver si una ma­yor ex­po­si­ción a la luz na­tu­ral pre­vie­ne la mio­pía. Va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes re­ve­lan, por ejemplo, que los ni­ños que vi­ven en en­tor­nos ur­ba­nos tie­nen el tri­ple de ries­go de desa­rro­llar mio­pía que los que lo ha­cen en en­tor­nos ru­ra­les, con más ho­ras de vi­da al ai­re li­bre. En otro ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do en un co­le­gio de Tai­wan, los ni­ños de­bían per­ma­ne­cer en ex­te­rio­res los 80 mi­nu­tos dia­rios de re­creo. ¿Con­se­cuen­cia? Al ca­bo de un año, so­lo el 8% re­ci­bió un diag­nós­ti­co de mio­pía, fren­te al 18% de los alum­nos de otro co­le­gio cer­cano, que no al­te­ró sus normas. “Si los ni­ños pa­san su­fi­cien­tes ho­ras ex­pues­tos a la luz na­tu­ral, da igual el tiem­po que pa­sen le­yen­do, es­tu­dian­do o mi­ran­do una pan­ta­lla”, de­cla­ra Ian Mor­gan, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia.

Sin du­da, la pre­ven­ción es vi­tal, por­que las con­se­cuen­cias de la mio­pía en eda­des tem­pra­nas se pro­lon­gan a lo lar­go de to­da la vi­da. “Sa­be­mos que el 82% de los me­no­res de 20 años en nues­tro país es mio­pe”, ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te Mei Saw, di­rec­to­ra de la Uni­dad de Mio­pía del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ocu­la­res de Sin­ga­pur. Cuan­do lle­guen a los 60 años, mu­chos de los pro­ble­mas de vi­sión de es­tos ni­ños mio­pes em­peo­ra­rán. A me­di­da que en­ve­je­cez­can, su ries­go de al­ta mio­pía, glau­co­ma, ca­ta­ra­tas y des­pren­di­mien­to de re­ti­na aumentará. Y es­tos pro­ble­mas pue­den con­du­cir a la pér­di­da de vi­sión y la ce­gue­ra.

En bus­ca de so­lu­cio­nes, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dian tam­bién for­mas de evi­tar que la mio­pía va­ya a más, por ejemplo con ga­fas es­pe­cia­les que en­fo­can la luz de imá­ge­nes dis­tan­tes en to­do el cam­po vi­sual en vez de so­lo en el cen­tro, co­mo ha­cen las len­tes co­rrien­tes. “Hay que au­men­tar el tiem­po que ni­ños y adul­tos pa­sa­mos en ex­te­rio­res, con luz na­tu­ral y bue­nas ga­fas de sol, pe­ro sin mi­rar di­rec­ta­men­te al sol. Los se­res hu­ma­nos nos desa­rro­lla­mos con el cie­lo co­mo te­cho y nues­tra na­tu­ra­le­za re­cla­ma ese es­pa­cio pa­ra ver y vi­vir me­jor”, aña­de la dra. Sán­chez-ra­mos.

Los ni­ños ur­ba­nos tie­nen el tri­ple de ries­go de te­ner mio­pía que los de en­tor­nos ru­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.