CAP­DE­VI­LA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Supermami -

HHe vis­to el ví­deo unas 20 ve­ces, a ver si apren­do. Co­mo yo, más de me­dio mi­llón de per­so­nas lo ha vi­sio­na­do ya, has­ta con­ver­tir­lo en un fe­nó­meno vi­ral en in­ter­net. Eso des­de que Car­les Cap­de­vi­la, su pro­ta­go­nis­ta, ha­bla en cas­te­llano, por­que ha­ce unos cuan­tos años que los pa­dres y ma­dres ca­ta­la­nes le es­cu­chá­ba­mos con res­pe­to y muer­tos de ri­sa (dos co­sas que an­tes pa­re­cían im­po­si­bles de con­ci­liar). No doy nun­ca con­se­jos, pe­ro hoy les da­ré uno: bús­quen­lo en la red. Te­cleen en el na­ve­ga­dor “Car­les Cap­de­vi­la ges­tio­nan­do hi­jos”.

Car­les Cap­de­vi­la es un pe­rio­dis­ta ve­te­rano de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ca­ta­la­nes y, no tan­to, filósofo de for­ma­ción, que se de­fi­ne a sí mis­mo co­mo “muy afi­cio­na­do a la edu­ca­ción”. Es una afi­ción com­pro­ba­da: por don­de ha pa­sa­do ha in­sis­ti­do en es­te te­ma. Des­de ra­dio y te­le­vi­sión pú­bli­ca has­ta las pá­gi­nas del dia­rio Ara, que fun­dó, di­ri­gió y al que si­gue vin­cu­la­do, y en el que lan­zó tal vez el me­jor su­ple­men­to de edu­ca­ción que exis­te en la pren­sa de nues­tro país. La di­fe­ren­cia es­tá en el tono. Cap­de­vi­la ha­bla de edu­ca­ción con in­te­li­gen­cia e iro­nía. Pro­pug­na edu­car va­lién­do­nos de cin­co sen­ti­dos fun­da­men­ta­les: de la res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral y co­mún, del ri­dícu­lo y del hu­mor. Y con tran­qui­li­dad, no ha­ce fal­ta ju­gar­se la vi­da en ello. Pa­re­ce fá­cil cuan­do él lo di­ce. Se­rá por­que tie­ne cua­tro hi­jos y ha apren­di­do a re­la­ti­vi­zar las co­sas. Con­sue­la tan­to sa­ber que hay gen­te que es­tá peor que no­so­tros, ¿ver­dad? Y si Cap­de­vi­la es uno de ellos, le mi­ra­mos con una ter­nu­ra que re­do­bla la ad­mi­ra­ción.

Ato­do lo an­te­rior se su­ma que Cap­de­vi­lla es un hom­bre va­lien­te. Ha­ce unos me­ses, los mé­di­cos le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer. Lo con­tó en una co­lum­na. Pu­bli­có va­rios ar­tícu­los so­bre el asun­to, to­dos ellos de un co­ra­je im­pre­sio­nan­te. Es­toy se­gu­ra de que sus pa­la­bras ayu­da­ron a mu­chas per­so­nas. Ya no so­lo so­mos pa­dres y ma­dres quie­nes le es­ta­mos pro­fun­da­men­te agra­de­ci­dos. Oja­lá hu­bie­ra más pe­rio­dis­tas co­mo Cap­de­vi­la. Y qué bien que exis­ta él. Y aho­ra, co­rran. Bus­quen el ví­deo en in­ter­net y dis­fru­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.