Ha­ga­mos un TRA­TO

En el tra­ba­jo, con la pa­re­ja, con no­so­tros mis­mos... nos pa­sa­mos la vi­da cons­tru­yen­do acuer­dos de con­vi­ven­cia. Pe­ro so­lo fun­cio­nan si he­mos con­se­gui­do ma­du­rar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sentimientos -

LLa exis­ten­cia es una ne­go­cia­ción con­ti­nua en­tre lo que desea­mos de los otros y lo que ob­te­ne­mos. El equi­li­brio en­tre es­tos ex­tre­mos nos ha­ce sen­tir fe­li­ces o in­fe­li­ces. Cuan­do ne­ce­si­ta­mos ne­go­ciar con quie­nes man­tie­nen pun­tos de vis­ta dis­tin­tos a los nues­tros en al­go que nos con­cier­ne a to­dos, de­be­ría­mos pre­gun­tar­nos: ¿qué quie­ro ob­te­ner? ¿Qué es lo más im­por­tan­te pa­ra mí? ¿En qué pue­do ce­der? Al­go pri­mor­dial en es­te pro­ce­so es acep­tar los lí­mi­tes tan­to pro­pios co­mo aje­nos. Apren­der a re­co­no­cer­los sig­ni­fi­ca ha­ber lle­ga­do a una ma­du­rez psí­qui­ca muy al­ta y des­pe­dir­se de un nar­ci­sis­mo pri­ma­rio que se man­tie­ne du­ran­te to­da la in­fan­cia, y que hay que li­mar en el pro­ce­so que lle­va a ad­qui­rir una sub­je­ti­vi­dad ma­du­ra que res­pe­ta las di­fe­ren­cias. Ese res­pe­to es la ba­se ne­ce­sa­ria pa­ra lle­gar a un acuer­do. La cu­na de la de­mo­cra­cia, es de­cir, de la ca­pa­ci­dad pa­ra lle­gar a acuer­dos con el otro, se en­cuen­tra en el ho­gar y en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Se apren­de a ser de­mó­cra­ta y a acor­dar con el otro den­tro de la fa­mi­lia, don­de las re­glas y el sis­te­ma emo­cio­nal con­si­guen, cuan­do sus miem­bros es­tán sa­nos, for­mar in­di­vi­duos ma­du­ros, con cri­te­rio pro­pio, to­le­ran­cia pa­ra el cam­bio y ten­den­cia a la jus­ti­cia. Se­gún el psi­coa­na­lis­ta D. Win­ni­cott, “pa­ra que se ins­ta­le la de­mo­cra­cia es ne­ce­sa­rio que la so­cie­dad ha­ya al­can­za­do una cier­ta ma­du­rez emo­cio­nal”. Y aña­de que la in­ter­fe­ren­cia ex­ce­si­va en los pri­me­ros mo­men­tos de la re­la­ción en­tre ma­dre e hi­jo de­bi­li­ta­ría el po­ten­cial de­mo­crá­ti­co de una so­cie­dad. Es­ta in­ter­fe­ren­cia se pro­du­ce por­que el be­bé, al no di­fe­ren­ciar­se de la ma­dre, ne­ce­si­ta un tiem­po pa­ra cons­truir su yo de­bi­do a la in­ma­du­rez total con la que lle­ga a es­te mun­do. Arro­pan­do al dúo que for­man ma­dre e hi­jo se en­cuen­tra el pa­dre, que se­rá fun­da­men­tal pa­ra la ma­du­rez emo­cio­nal du­ran­te los pri­me­ros años de la vi­da del ni­ño. Es en la fa­mi­lia, in­flui­da por los va­lo­res cul­tu­ra­les de la épo­ca, don­de to­dos apren­de­mos a ser res­pe­ta­dos, es­cu­cha­dos y con­te­ni­dos has­ta que sa­be­mos do­mi­nar nues­tras pul­sio­nes y de­seos. Si ese pro­ce­so ha si­do ade­cua­do, po­dre­mos, cuan­do sea­mos adul­tos, lle­gar a acuer­dos.

El pri­mer pac­to Cla­ra veía la te­le­vi­sión con su pa­re­ja y se pre­gun­ta­ba has­ta qué pun­to la po­lí­ti­ca fun­cio­na­ba des­de la sa­lud men­tal. Se ha­cía esa pre­gun­ta por­que ella ha­bía pa­sa­do por un pro­ce­so en el que el en­fren­ta­mien­to con su an­te­rior ma­ri­do ha­bía si­do es­pan­to­so. Se se­pa­ró cuan­do ya no pu­do aguan­tar más el ca­rác­ter do­mi­nan­te de él, que sa­lió a la luz cuan­do se con­vir­tió en pa­dre. Su ex se trans­for­mó en un au­tén­ti­co dic­ta­dor. Al prin­ci­pio, Cla­ra, que te­nía pro­ble­mas pa­ra po­ner lí­mi­tes y es­ta­ba un po­co so­bre­pa­sa­da por su ma­ter­ni­dad, de­ja­ba que él pu­sie­ra las re­glas en

ca­sa, pe­ro las normas se fue­ron con­vir­tien­do en ór­de­nes. Él no es­cu­cha­ba y se de­bía ha­cer so­lo lo que él de­cía, has­ta que Cla­ra plan­teó la se­pa­ra­ción. La pe­lea por la cus­to­dia com­par­ti­da de los ni­ños fue di­fí­cil y ella aca­bó ago­ta­da. En una psi­co­te­ra­pia a la que acu­dió pa­ra su­pe­rar la de­pre­sión con­se­cuen­te y en­fren­tar la re­la­ción con él cuan­do te­nían que ha­blar de los hi­jos, en­ten­dió mu­chas co­sas. Su ex, le­jos de ser tan fuer­te co­mo pa­re­cía, era un hom­bre in­ma­du­ro, do­mi­na­do por un pa­dre dés­po­ta, con el que se iden­ti­fi­có cuan­do lle­gó a la pa­ter­ni­dad. Ella, hi­ja de un pa­dre au­sen­te y una ma­dre en­fer­ma, que­ría una per­so­na fuer­te que la di­ri­gie­ra en la vi­da, aun­que no sa­bía na­da de ese de­seo in­cons­cien­te que la ha­bía en­la­za­do a su ex en una com­pli­ci­dad pa­to­ló­gi­ca. Cuan­do Cla­ra pu­do ha­cer­se car­go de sus mie­dos y de su de­seo de di­ri­gir su vi­da y la sus hi­jos, en­con­tró a su nue­va pa­re­ja, con la que los acuer­dos pa­ra la vi­da co­ti­dia­na re­sul­ta­ban fá­ci­les. Ella ha­bía ma­du­ra­do y ya no se de­ja­ba di­ri­gir. Ha­bía ele­gi­do a un hom­bre con ca­rac­te­rís­ti­cas muy dis­tin­tas a las de su ex­ma­ri­do, que­ría un au­tén­ti­co com­pa­ñe­ro de via­je, no un dic­ta­dor. Y ese cam­bio se am­plió a to­das las re­la­cio­nes de su vi­da, in­clu­so en el tra­ba­jo or­ga­ni­za­ba me­jor las co­sas con sus com­pa­ñe­ros. Si hay al­go que pro­mue­ve la ne­go­cia­ción es ha­ber lle­ga­do pri­me­ro a un acuer­do con no­so­tros mis­mos, sen­tir que do­mi­na­mos nues­tra vi­da, y es­ta­mos abier­tos a los cam­bios cuan­do nos fa­vo­re­cen.

La ba­se pa­ra lle­gar a un acuer­do es el res­pe­to a la di­fe­ren­cia del otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.