PO­BRE MA­NO­LO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Rural - PI­NA GRAUS

Hay que en­con­trar­le un no­vio ya mis­mo”, di­ce una de las mer­cu­ria­nas ata­can­do el biz­co­cho de cho­co­la­te. “Un no­vio, un aman­te o un pa­sa­je pa­ra La­po­nia. ¡Lo que sea!”, su­gie­re la an­fi­trio­na. Nues­tra aban­do­na­da ami­ga no da se­ña­les de vi­da. No co­ge el te­lé­fono, ni con­tes­ta los men­sa­jes. “¿No es­ta­rá... muer­ta?”, pre­gun­ta una de las asis­ten­tes a nues­tros miér­co­les, ca­rac­te­ri­za­da por su op­ti­mis­mo. Res­pon­do: “Lo du­do. Es­ta ma­ña­na, tem­prano, he pa­sa­do por su ca­sa y no es­ta­ba, pe­ro olía a ca­fé”. Me­te ba­za la lis­ti­lla: “¿Se­gu­ro que no es­ta­ba?”. “Bueno, he mi­ra­do en to­das par­tes me­nos den­tro del horno”, con­tes­to. Una cuar­ta opi­na: “Al en­te­rar­me, me que­dé he­la­da. Yo creía que lo de “Voy a por ta­ba­co”, ya no se lle­va­ba”. En­tre ros­qui­llas y vino, los co­men­ta­rios van su­bien­do de tono: “Es lo me­jor que le ha po­di­do pa­sar”; “Se ha qui­ta­do un pe­so de en­ci­ma”; “Era un ma­ma­rra­cho”; “Un ma­chis­ta”; “¡Y en­ci­ma, fu­ma­dor!”; “No, no era fu­ma­dor”; “¡En­ci­ma, ex­fu­ma­dor!”; “Un so­sai­na an­ti­ta­ba­co”; “Un ti­po ra­ro”. “¿Ra­ro? ¡Un psi­có­pa­ta!”. De­ci­di­mos ela­bo­rar una lis­ta con los po­si­bles can­di­da­tos ca­pa­ces de de­vol­ver a nues­tra ami­ga la ale­gría de vi­vir. Re­co­rro men­tal­men­te el pa­no­ra­ma mas­cu­lino dis­po­ni­ble y por fin pre­gun­to: “¿Qué os pa­re­ce Au­re­lio?”. “¿Au­re­liooo?”, pro­tes­ta una. Con­ti­núo: “¿El re­par­ti­dor de pien­sos?”. Se es­cu­chan protestas. “¿Ese ti­pe­jo?”. Pro­si­go con los can­di­da­tos: “¿Y Mar­cial? Es un buen hom­bre, ama­ble... ano­dino”. Es­ta vez, yo mis­ma me car­go la pro­pues­ta. Mi­ra­mos al te­cho pen­sa­ti­vas. De pron­to, la lis­ti­lla da un gri­to: “¡El del ase­rra­de­ro!”. “¿Ese? Tie­ne ca­ra de ase­sino y se­gu­ro que es­tá des­afo­ra­do”. “Pues me­jor, ¿no?”, re­pli­ca lis­ti­lla. De pron­to, lo veo cla­ro: “¿Y el nue­vo car­te­ro?”. Se es­cu­chan ala­ban­zas y al­gún desa­tino res­pec­to a las cua­li­da­des del fun­cio­na­rio de Co­rreos. A to­das nos pa­re­ce una idea es­tu­pen­da. Es­ta­mos ul­ti­man­do el plan, cuan­do se pre­sen­ta una mer­cu­ria­na re­za­ga­da. To­ma asien­to y es­cru­tán­do­nos pre­gun­ta: “¿Qué tra­máis? Te­néis ca­ra de cons­pi­ra­do­ras”. Co­mien­zo a de­cir: “Es­tá­ba­mos co­men­tan­do...”. Sin dar­me tiem­po a ter­mi­nar la fra­se, ex­cla­ma: “Sí, sí. Es­toy en­te­ra­da de to­do lo que le ha pa­sa­do. Se ha lar­ga­do a Si­ci­lia”. “Po­bre­ci­lla, ¡so­la en Si­ci­lia!”, mur­mu­ra la op­ti­mis­ta.

La re­cién lle­ga­da co­ge el mó­vil y nos mues­tra una ima­gen. Nues­tra trai­cio­na­da ami­ga po­sa ale­gre­men­te, le­van­tan­do una co­pa de vino. Ella con­ti­núa ex­pla­yán­do­se: “Se ha lar­ga­do con el nue­vo car­te­ro. ¿Por qué po­néis esa ca­ra? ¡A mí no me ex­tra­ña! ¡Es im­pre­sio­nan­te! Creía que ese ti­po de hom­bre es­ta­ba en ex­tin­ción. Cuan­do ha vuel­to Ma­no­lo, se­gún di­ce él, de ver a su abue­la, no ha­bía ni ras­tro de ella”. Nos mi­ra­mos en­tre per­ple­jas y cul­pa­bles has­ta que la lis­ti­lla ex­cla­ma in­dig­na­da: “Des­de lue­go, ¡po­bre Ma­no­lo! ¡Con el car­te­ro na­da me­nos! Va­ya je­ta el car­te­ro ese. Y an­da que ella. Me­nu­da ar­pía. Si es que ya se sa­be, ¡la ca­bra ti­ra al mon­te!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.