LI­BRES TRAS LAS RE­JAS

Las ac­tri­ces pro­ta­go­nis­tas de Vis a vis, la se­rie más rompe­dora de nues­tra fic­ción te­le­vi­si­va, ha­blan del bien y del mal, del mie­do, la su­per­vi­ven­cia y la li­ber­tad. Por Bea­triz Na­va­zo / Fo­tos: Pe­dro Wal­ter

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

La llu­via to­rren­cial ha­ce aún más lú­gu­bre la pri­sión Cruz del Sur. Es un es­ce­na­rio de fic­ción muy real, cons­trui­do en las tri­pas de una vie­ja fá­bri­ca de cos­mé­ti­cos de Col­me­nar Vie­jo (Ma­drid). Ahí es­tán los mu­ros gri­ses de hor­mi­gón, las re­jas, las cel­das des­ha­bi­ta­das, los uni­for­mes ama­ri­llos que cuel­gan, iner­tes, en el cuar­tu­cho de ves­tua­rio. El ro­da­je de la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie Vis a vis ha ter­mi­na­do y ha­ce ya 10 días que to­das las re­clu­sas fue­ron pues­tas en li­ber­tad. El in­men­so es­pa­cio va­cío es im­po­nen­te. El si­len­cio, abru­ma­dor. Y ha­ce un frío que pe­la. En la plan­ta de arri­ba, al otro la­do de un lar­go pa­si­llo, tan os­cu­ro que hay que an­dar por él a tien­tas, es­tán los ca­me­ri­nos de los ac­to­res. Las puer­tas aún tie­nen sus nom­bres: Mag­gie Ci­van­tos, Naj­wa Nim­ri, Berta Váz­quez, Al­ba Flo­res, Roberto En­rí­quez, Car­los Hi­pó­li­to… Allí vuel­ven a re­unir­se es­tas cua­tro ac­tri­ces tras po­co más de una se­ma­na sin ver­se. Y se abra­zan co­mo si hu­bie­ran pa­sa­do si­glos. Mag­gie Ci­van­tos, que in­ter­pre­ta a Ma­ca­re­na –esa ni­ña bien que in­gre­só en la cár­cel por un de­li­to de blan­queo de ca­pi­ta­les y que a me­di­da que avan­zan los ca­pí­tu­los se va ha­cien­do me­nos mo­ji­ga­ta y ca­da vez más fría y cal­cu­la­do­ra–, cuen­ta que el pa­pel le lle­gó en un mo­men­to cru­cial de su vi­da. Mag­gie era una ac­triz can­sa­da de pe­lear. Har­ta de bus­car­se la vi­da, de tra­ba­jar en va­rias obras de tea­tro si­mul­tá­nea­men­te pa­ra ape­nas so­bre­vi­vir en Ma­drid. Tras 10 años bus­can­do su opor­tu­ni­dad, es­ta­ba a pun­to de pa­sar al plan B, de sol­tar un po­co el hi­lo de su sue­ño. Ha­bía te­ni­do al­gu­nos pe­rio­dos bue­nos en su ca­rre­ra, en los que par­ti­ci­pó en se­ries co­mo Hos­pi­tal Cen­tral, Bien­ve­ni­dos al Lo­li­ta, Ci­ta a cie­gas o Yo soy Bea, y otros no tan bue­nos. “A ve­ces no era ni mi­leu­ris­ta, ¡oja­lá! Jus­to an­tes del cas­ting de Vis a vis ya es­ta­ba de­ci­di­da a ir­me con mi mo­chi­la a re­co­rrer mun­do. No te­nía di­ne­ro, no te­nía na­da, pe­ro apren­dí que no hay que es­pe­rar na­da de la vi­da, so­lo hay que vi­vir­la, que no hay que lu­char por sue­ños, hay que te­ner­los sin aho­gar­se en ellos”. Y en­ton­ces, co­mo en un buen gi­ro de guion, su­ce­dió: con­si­guió es­te pa­pel y su vi­da cam­bió. “Bá­si­ca­men­te aho­ra soy más fe­liz. Al fi­nal so­lo via­jé al in­te­rior de una cár­cel, pe­ro ha si­do un via­je ma­ra­vi­llo­so”. Lo que Mag­gie no sa­bía era que iba a pro­ta­go­ni­zar una de las se­ries que mar­ca­ría un an­tes y un des­pués en nues­tra fic­ción. Ala­ba­da por la crí­ti­ca, mul­ti­pre­mia­da, ex­por­ta­da (se­rá la pri­me­ra pro­duc­ción es­pa­ño­la emi­ti­da en abier­to en el Reino Uni­do) y ben­de­ci­da por la au­dien­cia, que ha re­ci­bi­do con en­tu­sias­mo un th­ri­ller arries­ga­do, una fór­mu­la dis­tin­ta de las se­ries di­se­ña­das pa­ra ni­ños, ado­les­cen­tes y abue­los que han do­mi­na­do el pri­me ti­me te­le­vi­si­vo du­ran­te dé­ca­das.

Zu­le­ma, el mal ab­so­lu­to

La an­ta­go­nis­ta, Naj­wa Nim­ri, lo vio más que cla­ro. En la plan­ta de de­ba­jo de la vie­ja fá­bri­ca, cuan­do gri­tan ac­ción, ella es Zu­le­ma, la ma­la. “El mal ab­so­lu­to”, co­mo la de­fi­ne la ac­triz. En la de arri­ba, es la que des­plie­ga un inago­ta­ble sen­ti­do del hu­mor. Tie­ne as­pec­to de ado­les­cen­te ur­ba­na, con su go­rra y sus pi­ti­llos negros. Es adic­ta a las se­ries y vio que es­ta era di­fe­ren­te, “si no, no ha­bría acep­ta­do, ni por di­ne­ro ni por na­da. Pe­ro vi que po­día hin­car­le el dien­te in­ter­pre­ta­ti­va­men­te ha­blan­do”. Le en­can­ta ser la ma­la, aun­que a ve­ces, di­ce, es muy can­sa­do no son­reír ja­más. Lo cuen­ta en su ca­me­rino, del que ya se ha lle­va­do ca­si to­da la de­co­ra­ción que lo con­vir­tió en su ho­gar. Que­dan al­gu­nas fo­tos en­via­das por sus ad­mi­ra­do­res. “Lo que más me di­cen es: “¡Eres la pu­ta ama! ¡Eres la pu­ta je­fa!”. Al­guno se­gu­ro que se cam­bia­ría de ace­ra si se cru­za­ra con ella por la ca­lle. “El per­so­na­je da mie­do, ha­ría cual­quier co­sa y, ade­más, des­de la cal­ma, por lo que re­sul­ta im­pre­vi­si­ble. Ella tie­ne asu­mi­da su mal­dad, vi­ve con na­tu­ra­li­dad en su ve­neno. No te­me al do­lor ni a la muer­te. No le in­tere­sa ser la bue­na ni la gua­pa, no le in­tere­san el afec­to ni el se­xo. Su úni­co mo­tor es re­cu­pe­rar la li­ber­tad y pa­ra ello le da igual lo que ten­ga que ha­cer: fu­gar­se, ma­tar, tor­tu­rar, trai­cio­nar…”. Nim­ri, de ma­dre vas­ca y pa­dre jordano, se sien­te muy vin­cu­la­da a su la­do ára­be. Pro­ce­de de una fa­mi­lia cris­tia­na an­ti­quí­si­ma. “Ten­go un le­ga­do muy lo­co: ára­be cris­tia­na. He via­ja­do mu­cho allí, jus­to al la­do de la fron­te­ra con Si­ria, don­de mi­les de per­so­nas lle­gan des­cal­zas, sin na­da. Cuan­do vuel­ves a Eu­ro­pa te das cuen­ta

TRAS 10 AÑOS BUS­CAN­DO SU OPOR­TU­NI­DAD, MAG­GIE ES­TA­BA A PUN­TO DE, DE SOL­TAR EL HI­LO DE SUS SUE­ÑOS.

de que es­tás en Dis­ney World. Es­toy or­gu­llo­sa de ser ára­be, por eso pe­dí en­ca­re­ci­da­men­te que no me con­vir­tie­ran en un es­te­reo­ti­po de ra­di­cal”. En la se­gun­da tem­po­ra­da de es­te th­ri­ller, pro­du­ci­do por Glo­bo­me­dia pa­ra An­te­na 3, se po­ten­cian sus se­ñas de iden­ti­dad: rit­mo fre­né­ti­co, afi­la­do hu­mor ne­gro y una di­rec­ción y una fo­to­gra­fía pro­pias de una pro­duc­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Otra es, sin du­da, el pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to de las mu­je­res. “Me sien­to or­gu­llo­sa de la se­rie

DE MA­DRE VAS­CA Y PA­DRE JORDANO, NAJ­WA NIM­RI SE SIEN­TE MUY VIN­CU­LA­DA A SU LA­DO ÁRA­BE.

por mu­chas ra­zo­nes, pe­ro una de ellas es es­ta”, afir­ma Mag­gie Ci­van­tos. Y su com­pa­ñe­ra, Al­ba Flo­res, le da la ra­zón: “He­mos con­se­gui­do su­pe­rar el fa­mo­so test de Bed­chel, que di­ce que pa­ra no ser ma­chis­ta, una pe­lí­cu­la tie­ne que te­ner cier­tos mi­nu­tos de diá­lo­go en­tre mu­je­res y que el te­ma de con­ver­sa­ción no sea en torno al hom­bre. Y los hom­bres tam­bién se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos por los con­flic­tos mo­ra­les y las for­mas de ac­tuar que se plan­tean, aun­que es­tén en­car­na­dos por chi­cas”. Al­ba Flo­res es pu­ra vi­ta­li­dad, can­tu­rrea mien­tras le pei­nan su lar­guí­si­ma me­le­na y char­la con ga­nas. Hi­ja de Antonio Flo­res y nie­ta de La Fa­rao­na, di­ce que ella es co­no­ci­da “de re­bo­te”, pe­ro tra­ta de ha­cer­se un nom­bre pro­pio al mar­gen de la fa­ma de la sa­ga fa­mi­liar y lo va lo­gran­do: tras gra­bar Vis a vis, ha es­tre­na­do en el tea­tro La ro­sa ta­tua­da, de Ten­nes­see Wi­lliams, jun­to a Ai­ta­na Sán­chez Gi­jón. Aun­que el gran pú­bli­co la re­cor­da­rá por su in­ter­pre­ta­ción de Ya­mi­la en El tiem­po en­tre cos­tu­ras. Aho­ra es Sa­ray, una gi­ta­na de una fa­mi­lia ape­ga­da a las tra­di­cio­nes de su cul­tu­ra y enamo­ra­da de otra pre­si­dia­ria. “En su ca­so, el amor en la cár­cel no es una ta­bla de sal­va­ción. Den­tro, ella pue­de vi­vir una re­la­ción y unos sen­ti­mien­tos que fue­ra nun­ca ha­bría po­di­do te­ner. En pri­sión vi­ve con más li­ber­tad un asun­to que fue­ra le cau­sa­ría mu­cho con­flic­to. El ex­te­rior es pa­ra ella una cár­cel ma­yor”.

Cua­tro puer­tas más allá, en su ca­me­rino, don­de un so­fá con flo­res es­tam­pa­das po­ne el con­tra­pun­to chic al en­torno in­dus­trial de­ca­den­te, Berta Váz­quez se lía un ci­ga­rri­llo con sol­tu­ra mien­tras re­fle­xio­na so­bre el amor: “En las cár­ce­les, la ma­yo­ría de las re­la­cio­nes que sur­gen en­tre mu­je­res son de su­per­vi­ven­cia, por ne­ce­si­dad de afec­to o pro­tec­ción. Pe­ro no es amor, qué va, no es el lu­gar más idí­li­co pa­ra que crez­ca una re­la­ción sa­na”. Ella es Ri­zos, la pre­si­dia­ria cu­yo amor se dispu­tan Ma­ca­re­na (Mag­gie Ci­van­tos) y Sa­ray (Al­ba Flo­res). La ac­triz, cria­da en El­che, com­pró un bi­lle­te con des­tino a Ma­drid pa­ra bus­car­se la vi­da en el mun­do de la mú­si­ca o de la dan­za. Pe­ro la vi­da tie­ne sus pla­nes y el ci­ne se cru­zó en su ca­mino. A fal­ta de ma­yor ex­pe­rien­cia (es­te es su se­gun­do pa­pel, tras Pal­me­ras en la nie­ve), Berta pe­ne­tra en el al­ma de sus per­so­na­jes a ba­se de ins­tin­to y sen­si­bi­li­dad. “Ri­zos es muy ca­fre, ale­gre e im­pul­si­va. En eso so­mos igua­les, pe­ro en su ca­so, es una fa­cha­da. Más allá de lo evi­den­te, es muy in­se­gu­ra y no se sien­te ca­paz de ser res­pon­sa­ble, de acep­tar la vi­da, los pro­ble­mas, el re­cha­zo…”. La se­rie ha de­ja­do hue­lla en sus al­mas y tam­bién en su piel: el ro­da­je ha si­do du­ro fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te. Hay “ga­jes del ofi­cio” en for­ma de moratones y ci­ca­tri­ces. Tam­po­co se han es­qui­va­do las es­ce­nas de du­chas y se­xo lés­bi­co ro­da­dos ba­jo una luz que trans­mi­te frío, do­lor, an­gus­tia… “Tra­ba­ja­mos con sen­ti­mien­tos muy des­agra­da­bles. Cuan­do di­cen cor­ten nos da­mos un abra­zo por­que es tan de­li­ca­do lo que es­ta­mos tra­tan­do, que tie­ne que que­dar muy cla­ro que es­ta­mos en un set y es­to es un jue­go”, di­ce Mag­gie. En la plan­ta ba­ja de la fá­bri­ca, en las cel­das y los pa­si­llos, to­do son in­sul­tos, odio, trai­cio­nes y de­sola­ción. Arri­ba, la zo­na de ca­me­ri­nos es el es­pa­cio pa­ra la ale­gría, el co­ma­dreo y el buen ro­llo. Lo que pa­sa en­tre re­jas, se que­da en­tre re­jas.

LA SE­RIE HA DE­JA­DO HUE­LLA EN SUS AL­MAS Y EN SU PIEL, EN FOR­MA DE MORATONES Y CI­CA­TRI­CES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.