Eli­sa Agui­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonistas -

no lo tie­nen na­da fá­cil. Ese es otro ca­ba­llo de ba­ta­lla de es­te pro­gra­ma: la in­te­gra­ción de las de­por­tis­tas en la vi­da la­bo­ral tras una ca­rre­ra que no sue­le ex­ten­der­se más allá de los 35 años. “Igual que en­tre­na­mos el cuer­po, hay que en­tre­nar la men­te –co­men­ta Val­de­mo­ro–. Por suer­te, no­so­tras he­mos te­ni­do una sa­li­da a la vi­da la­bo­ral rá­pi­da y con una fun­ción cla­ra, que es la de ayu­dar a nues­tro de­por­te y a la mu­jer. Pe­ro so­mos pri­vi­le­gia­das, no to­das nues­tras com­pa­ñe­ras han te­ni­do esa suer­te”. Por­que esa es otra di­fe­ren­cia res­pec­to a los hom­bres: mien­tras en el fút­bol o el ba­lon­ces­to mas­cu­lino es po­si­ble ga­nar lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra no preo­cu­par­se por la cuen­ta co­rrien­te tras la re­ti­ra­da, pa­ra ellas ni si­quie­ra un lar­go lis­ta­do de vic­to­rias ha­cen po­si­ble ven­cer el te­cho de cris­tal. Sin em­bar­go, en el dis­cur­so de Val­de­mo­ro no hay si­tio pa­ra las que­jas: “Creo que hay un men­sa­je que de­be­mos eli­mi­nar y es el del vic­ti­mis­mo. Es in­via­ble que una ju­ga­do­ra de ba­lon­ces­to, por muy bue­na que sea, pi­da lo mis­mo que Pau Ga­sol, por­que no­so­tras lle­na­mos pun­tual­men­te pa­be­llo­nes de 3.000 o 5.000 es­pec­ta­do­res, mien­tras que ellos lle­van a 20.000 per­so­nas y ge­ne­ran mu­cho más di­ne­ro. No po­de­mos pe­dir lo mis­mo, aun­que con es­fuer­zo y su­man­do triun­fos po­de­mos con­se­guir más po­co a po­co”, di­ce la ex­ju­ga­do­ra. Agui­lar asien­te, pe­ro aña­de que pa­ra que el de­por­te fe­me­nino des­pe­gue, ade­más de triun­fos, se ne­ce­si­ta ayu­da. “La ley del de­por­te es de 1991, y el de­por­te fe­me­nino de en­ton­ces no tie­ne na­da que ver con el de 2016. Y no hay na­da que lo fo­men­te. Hom­bres y mu­je­res no so­mos igua­les, te­ne­mos pe­cu­lia­ri­da­des. Por ejem­plo, el em­ba­ra­zo”, se­ña­la la ex­ju­ga­do­ra, que cree que una apues­ta de­ci­di­da por el de­por­te fe­me­nino ayu­da­ría al sec­tor en su con­jun­to, in­de­pen­dien­te­men­te de la dis­ci­pli­na de que se tra­ta­ra. Mien­tras esas po­lí­ti­cas lle­gan, ellas no se que­dan de bra­zos cru­za­dos. Sa­ben que el se­gun­do es el pri­me­ro de los per­de­do­res y que con triun­fos el ca­mino pa­ra lo­grar se­gui­do­res y pa­tro­ci­nios se ha­ce me­nos cues­ta arri­ba. Pe­ro, una vez con­se­gui­das las vic­to­rias, ¿có­mo dar a co­no­cer los triun­fos sien­do ca­si in­vi­si­bles? “In­ter­net y las re­des so­cia­les han he­cho mu­cho por el de­por­te mi­no­ri­ta­rio por­que las de­por­tis­tas se ha­cen co­no­cer más fá­cil­men­te si usan bien las pla­ta­for­mas”, ex­pli­ca Agui­lar. “Por eso que­re­mos que apren­dan a ma­ne­jar­se bien con las re­des so­cia­les, es fun­da­men­tal”, con­ti­núa Val­de­mo­ro, que im­par­te char­las con ese ob­je­ti­vo.

De po­lí­ti­ca y re­des

“Mu­chas ni­ñas de­jan el de­por­te en la ado­les­cen­cia, por­que no hay re­fe­ren­tes”

OAn­tes de des­pe­dir­se, Ama­ya y Eli­sa re­cuer­dan có­mo ha cam­bia­do su vi­da des­de aque­lla vic­to­ria de 2013. Pa­ra em­pe­zar, nin­gu­na jue­ga al ba­lon­ces­to ni si­quie­ra co­mo hobby, aun­que no han aban­do­na­do el de­por­te. Eli­sa se pre­pa­ra pa­ra la me­dia Iron­man en Lan­za­ro­te; a Ama­ya las le­sio­nes no le per­mi­ten ha­cer ejer­ci­cios muy exi­gen­tes, pe­ro sí se po­ne las za­pa­ti­llas de co­rrer de vez en cuan­do y prac­ti­ca pi­la­tes. Aun­que ya han col­ga­do sus bo­tas de ba­lon­ces­to, si­guen vi­si­tan­do las gra­das pa­ra asis­tir a los par­ti­dos de las ge­ne­ra­cio­nes que han to­ma­do el re­le­vo. Di­cen que ese rol, el de es­pec­ta­do­ras que ani­man a su equi­po, nun­ca se pier­de: si el de­por­te em­pie­za por al­gún si­tio es por la afi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.