Mo­da. Uni­ver­so Cucinelli.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Es difícil no ca­li­fi­car a es­te hom­bre atrac­ti­vo y de ade­ma­nes apa­sio­na­dos de vi­sio­na­rio. Y a su em­pre­sa –una for­ta­le­za del si­glo XIV en So­lomeo, que ha res­tau­ra­do has­ta con­ver­tir en un cen­tro de tra­ba­jo y apren­di­za­je pa­ra sus 700 em­plea­dos–, de una uto­pía con éxi­to. En­tre los ele­men­tos de es­ta es­pe­cie de Ar­ca­dia de la mo­da fi­gu­ran una Es­cue­la de Ofi­cios y un che­que de con­su­mo cul­tu­ral pa­ra sus tra­ba­ja­do­res: 500 € pa­ra los sol­te­ros y 1.000 € pa­ra las fa­mi­lias. ¿Có­mo se con­ju­gan to­dos es­tos va­lo­res con el ace­le­ra­do mun­do de la mo­da de hoy? “La mo­da no es di­fe­ren­te al res­to de las co­sas, esa pre­sión de­pen­de de có­mo con­ci­bas el tra­ba­jo y la vi­da –ex­pli­ca Cucinelli–. No­so­tros no he­mos plan­tea­do una em­pre­sa ba­sa­da en la pre­sión pa­ra cre­cer. Tra­ba­ja­mos con nor­ma­li­dad e in­ten­si­dad pe­ro, a par­tir de las cin­co y me­dia, pa­ra­mos. Se tra­ta de en­con­trar la dig­ni­dad del tra­ba­jo. Se de­ben ha­cer pro­gra­mas y pre­su­pues­tos que sean sos­te­ni­bles. Pe­ro es­ta pa­la­bra me abu­rre un po­co, yo la cam­bia­ría por dig­ni­dad hu­ma­na, de las per­so­nas, de la tie­rra, de los ani­ma­les, de la crea­ción, co­mo di­ce el pa­pa Fran­cis­co, a quien ad­mi­ro. No­so­tros so­mos tan so­lo cus­to­dios de lo crea­do. No tie­ne sen­ti­do una vi­da de tra­ba­jo que te ro­ba el al­ma”. Cuc­ci­ne­lli na­ció en un pe­que­ño pue­blo de la re­gión de Um­bria, en el cen­tro de Ita­lia. Su pa­dre era la­bra­dor, igual que sus tíos y sus her­ma­nos ma­yo­res. Su in­fan­cia es­tu­vo lle­na de ca­ren­cias ma­te­ria­les, pe­ro el jo­ven Brunello ya apren­dió al­go que no ol­vi­da­ría ja­más: la im­por­tan­cia de la dig­ni­dad en el tra­ba­jo y el amor por las co­sas bien he­chas. En 1974 aban­do­nó la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría y de­ci­dió ir en bus­ca del sa­ber que le ayu­da­ría a ma­te­ria­li­zar lo que pen­sa­ba era de ver­dad la vi­da: se su­mer­gió por su cuen­ta en la lec­tu­ra de los gran­des fi­ló­so­fos, des­de Pla­tón a Rous­seau, y de­ci­dió po­ner en mar­cha, cua­tro años des­pués, una pe­que­ña em­pre­sa de jer­séis de ca­che­mir que ma­te­ria­li­za­ra ese con­cep­to. Pren­das que de­ci­dió te­ñir de co­lo­res vi­vos, po­co co­mu­nes por en­ton­ces en es­te ma­te­rial. Su ini­cia­ti­va se con­vir­tió en un fe­nó­meno y al ca­bo de po­cos años, ya con­ta­ba con una co­lec­ción com­ple­ta de mu­jer y de hom­bre y de bou­ti­ques en las me­jo­res ciu­da­des del mun­do, des­de Mi­lán a Las Ve­gas. In­clu­so en los más du­ros años de la cri­sis, Brunello Cucinelli se­guía man­te­nien­do cre­ci­mien­tos de dos dí­gi­tos en Bol­sa. Hoy cuen­ta con tien­das pro­pias en 18 paí­ses y es­tá pre­sen­te en 1.000 tien­das mul­ti­mar­ca de to­do el mun­do.

“To­dos quie­ren gen­te pre­pa­ra­da, pe­ro yo he de­di­ca­do mi vi­da a en­se­ñar”.

Mu­jer­hoy. ¿Cuál es el se­cre­to? Brunello Cucinelli. El se­cre­to es que te sien­tes cus­to­dio, no due­ño de las co­sas. Lo de­más es tra­ba­jo, so­mos gen­te nor­mal. Otro ele­men­to esen­cial es el amor por la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.