Salud.

¿Tie­nes un in­tes­tino fe­liz?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Un in­tes­tino fe­liz es el que ex­trae to­dos los nu­trien­tes que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta a par­tir de los ali­men­tos, sin pro­vo­car ma­les­tar, ga­ses, hin­cha­zón o do­lor, y ge­ne­ran­do nor­mal­men­te un mo­vi­mien­to fe­cal ca­da día. “En cam­bio, un in­tes­tino dis­fun­cio­nal no so­lo pro­du­ce sín­to­mas di­ges­ti­vos, sino mu­chí­si­mas en­fer­me­da­des cró­ni­cas, tan­to fí­si­cas co­mo men- ta­les”. Así lo afir­ma el dr. Vin­cent Pe­dre, au­tor del li­bro Happy Gut (In­tes­tino fe­liz), pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en EE.UU. y con­ver­ti­do ya en un best se­ller. Glu­ten, lác­teos, azú­ca­res, ha­ri­nas blan­cas, con­ser­van­tes, co­lo­ran­tes, pes­ti­ci­das, an­ti­bió­ti­cos y hor­mo­nas pa­ra el ga­na­do, fár­ma­cos pa­ra la aci­dez es­to­ma­cal... son un ta­bú pa­ra es­te mé­di­co que com­pa­gi­na la

di­rec­ción de una clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en tras­tor­nos gas­tro­in­tes­ti­na­les (el Cen­tro de Salud In­te­gral Pe­dre) con su trabajo co­mo mé­di­co in­ter­nis­ta en Nueva York. Al leer el li­bro, crees a ve­ces es­tar en la pá­gi­na web de una de esas fa­mo­sas de Hollywood (co­mo Gwy­neth Pal­trow), que dan con­se­jos de nu­tri­ción co­mo si fue­ran gu­rús. Pa­la­bras co­mo de­tox, ho­lís­ti­co, mind­ful­ness, li­bre de glu­ten, sin lac­to­sa, or­gá­ni­co... sal­tan en ca­da ca­pí­tu­lo. Pero no te en­ga­ñes. El li­bro ha si­do de­fi­ni­do por pres­ti­gio­sos mé­di­cos nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo la “guía de­fi­ni­ti­va” pa­ra en­ten­der por qué la salud in­tes­ti­nal es esen­cial pa­ra una salud in­te­gral. “Happy Gut va di­ri­gi­do a los mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren de tras­tor­nos di­ges­ti­vos, en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, fi­bro­mial­gia, can­san­cio cró­ni­co, mi­gra­ñas, aler­gias y as­ma o que, sim­ple­men­te, no con­si­guen per­der pe­so”, es­cri­be el dr. Mark Hy­man, que prac­ti­ca la Me­di­ci­na Fun­cio­nal y cu­yo li­bro Blood Su­gar So­lu­tion 10 Day De­tox Diet (La so­lu­ción del azú­car en la san­gre) es hoy una bi­blia pa­ra “vi­gi­lan­tes de la die­ta” a es­te y el otro la­do del Atlán­ti­co.

Bus­car al cul­pa­ble

Mu­chí­si­mas en­fer­me­da­des cró­ni­cas tie­nen ori­gen en un sis­te­ma di­ges­ti­vo dis­fun­cio­nal. Pa­ra combatir esa dis­fun­ción, Pe­dre pro­po­ne há­bi­tos ca­pa­ces de me­jo­rar la com­po­si­ción de la mi­cro­bio­ta, ese jar­dín in­terno de mi­cro­or­ga­nis­mos que vi­ven en nues­tro in­tes­tino. “El sín­dro­me de in­tes­tino irri­ta­ble (que con­lle­va do­lor in­tes­ti­nal, ga­ses, dis­ten­sión ab­do­mi­nal, y bien dia­rreas o es­tre­ñi­mien­to) es el pro­ble­ma gas­tro­in­tes­ti­nal más fre­cuen­te, pero no es un tras­torno psi­co­ló­gi­co que se cu­ra con an­ti­de­pre­si­vos, co­mo pro­po­nen algunos. De­trás del pro­ble­ma es­tá la dis­bio­sis o des­equi­li­brio en­tre mi­cro­bios in­tes­ti­na­les buenos y ma­los”, di­ce es­te ex­per­to. ¿La cau­sa de ese pro­ble­ma? Una die­ta des­equi­li­bra­da y muy pro­ce­sa­da, y otros fac­to­res del en­torno, co­mo el abu­so de an­ti­bió­ti­cos:

Es­te sis­te­ma pro­po­ne cu­rar em­pe­zan­do por el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal.

una so­la tan­da de an­ti­bió­ti­cos pue­de al­te­rar la flo­ra in­tes­ti­nal du­ran­te un año. “Si pen­sa­mos en el abu­so de an­ti­bió­ti­cos que hay en la ac­tua­li­dad, no es ex­tra­ño que vea­mos tan­tos ca­sos de dis­bio­sis”, con­clu­ye. El meo­llo de es­te best se­ller es el sis­te­ma Gut C.A.R.E. (si­glas en in­glés de lim­piar, ac­ti­var, res­tau­rar y po­ten­ciar), que pro­me­te cu­rar el or­ga­nis­mo des­de den­tro, em­pe­zan­do por el mi­cro­bio­ma in­tes­ti­nal. Con­sis­te en un plan de 28 días en el que so­lo es­tán per­mi­ti­dos ali­men­tos de­ta­lla­dos en una lis­ta. El ob­je­ti­vo es evi­tar aque­llos que pue­dan pro­du­cir sen­si­bi­li­da­des, lim­piar el in­tes­tino de po­si­bles pa­tó­ge­nos y re­em­pla­zar­los con una die­ta ri­ca en pre­bió­ti­cos y otros nu­trien­tes que ayu­den a sa­near el in­tes­tino. Al ca­bo de las cua­tro se­ma­nas, se van in­tro­du­cien­do po­co a po­co ali­men­tos no per­mi­ti­dos y ob­ser­van­do cuá­les pro­du­cen los sín­to­mas no desea­dos, pa­ra así po­der evi­tar­los. El mé­to­do tie­ne su ori­gen en la pro­pia ex­pe­rien­cia per­so­nal de Vin­cent Pe­dre. “De ni­ño su­fría lo que mis pa­dres de­fi­nían co­mo un in­tes­tino ner­vio­so –cuen­ta–. Ca­da vez que vi­vía una si­tua­ción es­tre­san­te, se me re­vol­vía el es­tó­ma­go y aca­ba­ba vo­mi­tan­do. Ade­más, te­nía con­ti­nuos res­fria­dos, sinusitis... En aque­llos años, no se sa­bía que la le­che, los ce­rea­les y otros ali­men­tos pro­ce­sa­dos no so­lo pro­du­cen sín­to­mas di­ges­ti­vos en mu­chas

El in­tes­tino es un se­gun­do ce­re­bro, tie­ne su pro­pio sis­te­ma ner­vio­so.

per­so­nas, sino que pue­den de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y pro­pi­ciar in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias y otras mu­chas en­fer­me­da­des”. Fue al po­co de ter­mi­nar los es­tu­dios de Me­di­ci­na cuan­do Pe­dre em­pe­zó a atar ca­bos y a ta­char ali­men­tos “sos­pe­cho­sos” de su die­ta. “Ya en 2003, a los 29 años, eli­mi­né to­dos los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos de mi des­pen­sa, me pa­sé a las car­nes y ve­ge­ta­les eco­ló­gi­cos, a los fer­men­ta­dos y a las gra­sas sa­lu­da­bles y a unos po­cos car­bohi­dra­tos com­ple­jos cuan­do ha­cía ejer­ci­cio. ¿Con­se­cuen­cia? Mis ni­ve­les de ener­gía au­men­ta­ron y mis pro­ble­mas di­ges­ti­vos dis­mi­nu­ye­ron. Al mis­mo tiem­po, em­pe­cé a ir a cla­ses de yo­ga y me­di­ta­ción. Has­ta mis ami­gos me di­je­ron que te­nía otro as­pec­to, más fres­co”, ex­pli­ca. El im­pul­so fi­nal ocu­rrió cuan­do Pe­dre, ya co­mo ins­truc­tor clí­ni­co en la Es­cue­la de Me­di­ci­na Mount Si­nai de Nueva York, des­cu­brió la me­di­ci­na fun­cio­nal. “En vez de po­ner re­me­dio a los sín­to­mas, co­mo ha­ce la me­di­ci­na tra­di­cio­nal, la fun­cio­nal bus­ca las cau­sas de esos sín­to­mas. Por su­pues­to, eso exi­ge pa­sar más tiem­po con el pa­cien­te y es­cu­char sus co­men­ta­rios y ob­ser­va­cio­nes, pero te per­mi­te de­tec­tar re­la­cio­nes en­tre fac­to­res ge­né­ti­cos, psi­co­ló­gi­cos, ali­men­ta­rios y del en­torno. Esa for­ma de ejer­cer la me­di­ci­na me re­sul­tó tan re­ve­la­do­ra (in­clu­so me per­mi­tió sa­ber que te­nía un in­tes­tino in­fla­ma­do y permea­ble) que he que­ri­do compartir to­do lo que des­cu­brí a tra­vés de es­te li­bro”.

En­sa­yo y error

Hoy, el doc­tor Pe­dre no du­da en ani­mar a sus pa­cien­tes a iden­ti­fi­car po­si­bles sen­si­bi­li­da­des y aler­gias y a pro­bar con téc­ni­cas an­ti­es­trés co­mo el yo­ga, la me­di­ta­ción e in­clu­so la acu­pun­tu­ra, por­que, co­mo sa­be­mos, el in­tes­tino es el se­gun­do ce­re­bro de nues­tro or­ga­nis­mo. “El ce­re­bro que te­ne­mos en la cabeza no es el úni­co que go­bier­na tus pen­sa­mien­tos y tu es­ta­do de áni­mo –se­ña­la–. De he­cho, el in­tes­tino tie­ne su pro­pio sis­te­ma ner­vio­so y, jun­to con la mi­cro­flo­ra in­tes­ti­nal, es una fuen­te de neu­ro­trans­mi­so­res. Eso sig­ni­fi­ca que, más allá del ce­re­bro, in­flu­ye en tu es­ta­do de áni­mo e in­clu­so en la elec­ción de ali­men­tos ba­sa­da en tus emo­cio­nes”. Ade­más, el in­tes­tino es ca­paz de pro­du­cir sus pro­pios re­fle­jos, con in­de­pen­den­cia del ce­re­bro: “No va a es­pe­rar a que es­te di­ga cuán­do tie­ne que de­jar de di­ge­rir o ex­pul­sar los desechos –ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta–. En cam­bio, el in­tes­tino pue­de de­cir­le al ce­re­bro que fre­ne su ac­ti­vi­dad pa­ra po­der di­ge­rir esa enor­me can­ti­dad de car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos que has to­ma­do... lo cual ex­pli­ca esa sen­sa­ción de con­fu­sión que co­no­ce­mos co­mo nie­bla men­tal. Re­su­mien­do, di­ría que si tu in­tes­tino es fe­liz, tú te sen­ti­rás fe­liz”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.