Via­jes con es­ti­lo.

Hel­sin­ki, la ca­pi­tal del di­se­ño.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Si hay una ciu­dad donde se res­pi­ra di­se­ño y crea­ti­vi­dad, os ase­gu­ro que es es­ta. In­tere­san­te e ins­pi­ra­do­ra, Hel­sin­ki (o Hel­sing­fors, su nom­bre ori­gi­nal en sue­co, el se­gun­do idio­ma ofi­cial del país) es la ca­pi­tal de Fin­lan­dia. No me de­ten­dré a con­ta­ros mu­chos de­ta­lles de su his­to­ria, pero sí con­vie­ne sa­ber que, aun­que la fun­dó en 1550 el rey Gus­ta­vo I de Sue­cia, no ad­qui­rió im­por­tan­cia has­ta que los ru­sos se la ane­xio­na­ron en 1809 co­mo ca­pi­tal del Gran Du­ca­do de Fin­lan­dia, du­ran­te más de un siglo. Por ello en sus ca­lles aún se res­pi­ra esa do­ble in­fluen­cia sue­ca y rusa, de he­cho el cen­tro his­tó­ri­co se reconstruyó al es­ti­lo neo­clá­si­co pa­ra pa­re­cer­se a San Pe­ters­bur­go. Un buen ejem­plo son la ca­te­dral

or­to­do­xa Us­pens­ki, la más gran­de de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, o la ca­te­dral blan­ca lu­te­ra­na, en la Pla­za del Se­na­do. Hoy, Hel­sin­ki es una de las ciu­da­des más mo­der­nas de Eu­ro­pa, vol­ca­da en el di­se­ño y la vi­da eco (mo­ver­se en bi­ci­cle­ta es lo más ha­bi­tual). Y en con ese es­pí­ri­tu no po­de­mos de­jar de vi­si­tar el edi­fi­cio Kai­sa, que al­ber­ga la bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad: una cons­truc­ción de cris­tal ar­chi­pre­mia­da, pro­yec­ta­da por la pa­re­ja de jó­ve­nes ar­qui­tec­tos An­tin­nen & Oi­va. Y es que Hel­sin­ki es­tá lle­na de edi­fi­cios fir­ma­dos por ar­qui­tec­tos lo­ca­les co­mo Al­var Aal­to o Ee­ro Sa­ri­nem, cu­ya hue­lla se en­cuen­tra en edi­fi­cios del ba­rrio Ka­ta­ja­nok­ka, uno de los más ca­ros. En con­tra­po­si­ción, el ba­rrio obre­ro de Ka­llio es la zo­na bohe­mia de ai­re vin­ta­ge. Y si­guien­do la ru­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca, no de­jes de vi­si­tar la Es­ta­ción Cen­tral de Fe­rro­ca­rril, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Kias­ma, el Pa­la­cio de la Mú­si­ca o la igle­sia de Temp­pe­liau­kio, ex­ca­va­da en la ro­ca. Y, por su­pues­to, la for­ta­le­za in­su­lar de Suo­men­lin­na, del siglo XVIII, que es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Yo via­jé con Fin­nair des­de Ma­drid y me alo­jé en el In­di­go, un ho­tel bou­ti­que con un ex­ce­len­te res­tau­ran­te. El sal- món, uno de los in­gre­dien­tes estrella de la co­ci­na lo­cal, tie­ne un pa­pel des­ta­ca­do en su me­nú. ¿El pla­to tí­pi­co? Una so­pa de sal­món lla­ma­da lohi­keit­to. La gas­tro­no­mía fin­lan­de­sa se ca­rac­te­ri­za por su sim­pli­ci­dad y por su apues­ta por los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les. Por ejem­plo, en el res­tau­ran­te The Cock, sus due­ños han crea­do un con­cep­to con el ob­je­ti­vo de nu­trir el cuer­po pa­ra dar ener­gía y, al mis­mo tiem­po, fo­men­tar la fe­li­ci­dad en es­pa­cios y am­bien­tes que apor­tan po­si­ti­vi­dad. Por eso los miér­co­les ofre­cen cla­se de mind­ful­ness. Tam­bién la eco­lo­gía es una preo­cu­pa­ción en el res­tau­ran­te Atel­jee Fin­ne, donde Ant­to Me­las­nie­mi tie­ne un pro­yec­to de co­ci­na so­lar, y ofre­ce una car­ta con to­ques orien­ta­les, fran­ce­ses y… ¡ma­la­gue­ños!

En sus ca­lles se res­pi­ra una do­ble in­fluen­cia sue­ca y rusa.

La co­ci­na tí­pi­ca es­la­va es el must de Ra­vin­to­la Bys­tro. En un edi­fi­cio de 1870 se pue­den de­gus­tar bli­nis, ca­viar, ra­vio­lis ru­sos y el de­li­cio­so cor­de­ro pi­can­te Tsahoh­bi­li. Otro res­tau­ran­te que no po­déis per­de­ros es Spis: con so­lo cin­co me­sas, ofre­ce comida nór­di­ca con ma­ri­da­je de vi­nos eu­ro­peos. Una ce­na allí fue el pró­lo­go per­fec­to pa­ra el mo­ji­to que dis­fru­té en la te­rra­za Atel­jee Bar, del So­kos Ho­tel Tor­ni, con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas. Pero en Hel­sin­ki, el di­se­ño es­tá pre­sen­te en ca­da rin­cón y for­ma par­te del ADN de sus ha­bi­tan­tes, así que ahí va una guía de shopping, en la que no pue­de fal­tar el mer­ca­do vie­jo (su­per­cool, con pues­tos gas­tro­nó­mi­cos muy cui­da­dos) an­tes de de­ja­ros caer por el De­sign Dis­trict. Min­na Sä­re­lä, coor­di­na­do­ra de es­te dis­tri­to del ba­rrio Pu­na­vuo­ri, me lle­vó de ru­ta por las más de 25 ca­lles que lo for­man, donde hay 200 es­ta­ble­ci­mien­tos, des­de tien­das de ropa o de­co­ra­ción has­ta an­ti­cua­rios, ga­le­rías de ar­te u ho­te­les que mues­tran las úl­ti­mas tendencias de di­se­ño fin­lan­dés. Des­cu­brí a Pao­la Suho­nen, di­se­ña­do­ra de la fir­ma Iva­na Hel­sin­ki, que vis­te a una mu­jer bohe­mia e in­te­lec­tual; Uni­kul­ma, una tien­da de di­se­ño in­te­rior con pie­zas del di­se­ña­dor in­dus­trial Ee­ro Aar­nio; Sa­mu­ji, con ropa y de­co­ra­ción; el Mu­seo de Di­se­ño; o la tien­da y ca­fe­te­ría Lo­kal, de la fo­tó­gra­fa Kat­ja Ha­gels­tam, que mues­tra el trabajo de di­se­ña­do­res fin­lan­de­ses y or­ga­ni­za mues­tras de ar­te. Y en la zo­na de Es­pla­na­di hay tien­das im­pres­cin­di­bles, co­mo la de Min­na Pa­rik­ka (os enamo­ra­réis de sus ori­gi­na­les za­pa­tos) o Ma­ri­mek­ko (co­lo­ri­do por en­ci­ma de to­do). Y des­pués de tan­to an­dar, na­da me­jor que una sau­na, un bá­si­co en la vi­da dia­ria de la ciu­dad. Te re­co­mien­do la de Kult­tuu­ri­sau­na, si­tua­da jun­to al mar y que fun­cio­na con cri­te­rios de ecoe­fi­cien­cia. ¡Ah! Y no te ex­tra­ñes si a ca­da pa­so ves una pe­lu­que­ría: los fin­lan­de­ses son muy atre­vi­dos con el pe­lo, así que… ¡apro­ve­cha pa­ra vol­ver con cam­bio de look!

El di­se­ño for­ma par­te del ADN de los ha­bi­tan­tes de Hel­sin­ki.

En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj: mer­ca­do vie­jo, el puer­to y una ca­lle de Hel­sin­ki. A la de­re­cha, street sty­le. Y sobre es­tas lí­neas, si­llas de di­se­ño.

Arri­ba a los ex­tre­mos, ba­rrio de Ka­ta­ja­nok­ka y en el cen­tro, el di­se­ña­dor co­no­ci­do co­mo 20R+BYYAT. A la dcha., ca­te­dral or­to­do­xa de Us­pens­ki. Aba­jo, con Piia Lech­ti­nen y Min­na Sä­re­lä, au­to­ri­da­des del di­se­ño en la ciu­dad. A la izq., un pa­seo por la is­la de Suom­me­li­na.

A la izq., pla­za del Se­na­do con la ca­te­dral blan­ca lu­te­ra­na en el fon­do. A la de­re­cha, res­tau­ran­te The Cock y a punto de co­ger el avión. En la otra pá­gi­na, street sty­le y la is­la de Suom­me­li­na.

Arri­ba, el fa­mo­so Kias­ma, el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Hel­sin­ki. Ca­lle del ba­rrio de Ka­llio y ex­po­si­ción de si­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.