En di­rec­to. Dis­cul­pa per­ma­nen­te.

Pe­dir per­dón con­ti­nua­men­te, in­clu­so cuan­do no he­mos co­me­ti­do nin­gu­na fal­ta… ¿es un sim­ple tic o una ten­den­cia a in­fra­va­lo­rar­nos? ¿Pa­de­ces el sín­dro­me de la dis­cul­pa per­ma­nen­te? Por Beatriz Na­va­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Per­do­na que sea tan pe­sa­da, ca­ri­ño, pero ¿tar­da­rás mu­cho to­da­vía?”, le pre­gun­tas a tu chi­co cuan­do le lla­mas des­pués de lle­var más de 20 mi­nu­tos es­pe­ran­do. “Dis­cul­pa, pero ne­ce­si­ta­ría te­ner ese in­for­me cuan­to an­tes”, pi­des a tu com­pa­ñe­ro que de­be­ría ha­ber­lo en­tre­ga­do ayer. “Ups, ¡lo sien­to!”, le di­ces a ese se­ñor que te ha da­do un buen pi­so­tón en el me­tro, co­mo si tu es­tú­pi­do pie se hu­bie­ra in­ter­pues­to en su ca­mino. “Per­do­nad que me me­ta, pero…”, su­su­rras en la jun­ta de ve­ci­nos co­mo si no tu­vie­ras tan­to de­re­cho co­mo cual­quie­ra a ha­cer­lo; “Se­gu­ra­men­te se­rá una ton­te­ría pero ten­go una idea que…”, in­ter­vie­nes en una reunión en el trabajo. Si te re­co­no­ces en una o va­rias de es­tas fra­ses (y per­do­na que te lo di­ga), eres una de las mu­chas mu­je­res en el mun­do que pa­de­cen lo que mu­chos han da­do en lla­mar co­mo sorry syn­dro­me o esa ten­den­cia a pe­dir dis­cul­pas por cual­quier mo­ti­vo, aun­que tú no ha­yas co­me­ti­do nin­gún error. No to­das las mu­je­res se an­dan con tan­tas con­tem­pla­cio­nes a la ho­ra de co­mu­ni­car­se, sin em­bar­go hay al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes que res­pal­dan la idea de que, en ge­ne­ral, di­cen “lo sien­to” más a me­nu­do que los hom­bres. Dos es­tu­dios rea­li­za­dos por la Uni­ver­si­dad de Wa­ter­loo en Ca­na­dá y pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta Psy­cho­lo­gi­cal Scien­ce en­con­tra­ron que aun­que ellos es­tán tan dis­pues­tos co­mo no­so­tras a dis­cul­par­se, tar­dan más en sen­tir que ne­ce­si­tan ha­cer­lo. Amy Schu­mer, la atre­vi­da y des­len­gua­da có­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na, cé­le­bre por su hu­mor po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to nos po­nía es­ta reali­dad de­lan­te de las na­ri­ces a tra­vés de un sc­ketch ti­tu­la­do I’m Sorry: una pa­ro­dia en la que va­rias cien­tí­fi­cas y ex­per­tas repu­tadas en di­ver­sas ma­te­rias (en­tre ellas una hi­po­té­ti­ca pre­mio No­bel) pre­ten­den lle­var a ca­bo un de­ba­te que pro­me­te ser de lo más in­tere­san­te pero que se que­da es­tan­ca­do an­tes de em­pe­zar en un hi­la­ran­te em­bro­llo de dis­cul­pas y cor­te­sías re­cí­pro­cas. Bro­mas apar­te, San­dra Díaz Leo­nar­do, for­ma­do­ra en la Es­cue­la Eu­ro­pe de Coaching (EEC) y ex­per­ta en co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va, cree que fór­mu­las co­mo las que enu­me­rá-

Des­de ni­ñas, nos in­cul­can una “mo­des­tia ri­tual” que dis­mi­nu­ye los mé­ri­tos.

ba­mos al prin­ci­pio son par­te de ru­ti­nas in­cor­po­ra­das des­de la in­fan­cia. “La mu­jer, tan­to en el en­torno per­so­nal co­mo en el pro­fe­sio­nal, mues­tra con fre­cuen­cia com­por­ta­mien­tos en­fo­ca­dos a con­ci­liar pos­tu­ras, es­cu­char y me­diar en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les”, ase­gu­ra. Ese mo­do de co­mu­ni­car­nos es, en de­fi­ni­ti­va, una ma­ni­fes­ta­ción más de esa vo­ca­ción que nos in­cul­can des­de que so­mos ni­ñas de agra­dar y sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas de los de­más an­tes que las nues­tras. “Es­ta for­ma de mi­rar­se, siem­pre im­per­fec­ta, pue­de ha­cer que se si­túe en de­sigual­dad res­pec­to a sus co­le­gas, su pa­re­ja, in­clu­so sus hi­jos. La mu­jer, con fre­cuen­cia, asu­me que “es­tar al ser­vi­cio de los de­más es la cla­ve pa­ra que me quie­ran”, ex­pli­ca la coach.

¿In­tru­sas en el es­pa­cio pú­bli­co?

Co­men­zar una fra­se pi­dien­do per­dón o res­tán­do­le va­lor a lo que se va a de­cir a con­ti­nua­ción, más allá de una me­ra mu­le­ti­lla lin­güís­ti­ca, es la ex­pre­sión de una me­nor au­to­es­ti­ma. “Du­ran­te si­glos, las mu­je­res es­tu­vie­ron sis­te­má­ti­ca­men­te ex­clui­das del es­pa­cio pú­bli­co y con­fi­na­das al ám­bi­to do­més­ti­co. Es­ta si­tua­ción, que to­da­vía hoy cues­ta su­pe­rar, ha­ce que ellas se sien­tan co­mo “in­tru­sas”, sin el pleno de­re­cho a es­tar allí: por eso se ex­cu­san o tra­tan de pa­sar des­aper­ci­bi­das”, ana­li­za Sa­ra Ber­bel, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía So­cial y au­to­ra de Di­rec­ti­vas y em­pre­sa­rias. Mu­je­res rom­pien­do el te­cho de cris­tal. Otra ex­per­ta, Ju­dith Bax­ter, so­cio­lin­güis­ta de la Uni­ver­si­dad de As­ton (Reino Uni­do), se­ña­la en su li­bro, The lan­gua­ge of fe­ma­le lea­ders­hip [El len­gua­je de las mu­je­res lí­de­res, sin traducción en Es­pa­ña] que en las reunio­nes de

trabajo y en los con­se­jos de di­rec­ción las mu­je­res es­tán cua­tro ve­ces más in­cli­na­das que sus com­pa­ñe­ros mas­cu­li­nos a uti­li­zar un ti­po de dis­cur­so que ella ha ca­li­fi­ca­do co­mo de “do­ble voz” y que con­sis­te en pre­juz­gar ne­ga­ti­va­men­te la res­pues­ta de la au­dien­cia y adap­tar el men­sa­je en fun­ción de esa pers­pec­ti­va. Ejem­plos: “Co­rre­gid­me si me equi­vo­co…”, “No soy nin­gu­na ex­per­ta en el asun­to, pero…”, “Es po­si­ble que no lo ha­ya en­ten­di­do bien, pero…”. Sa­ra Ber­bel aña­de que la fal­ta de se­gu­ri­dad en un es­pa­cio que no se per­ci­be co­mo pro­pio se re­fle­ja no sólo en el len­gua­je ver­bal, sino tam­bién en el no ver­bal. Se ha vis­to que las mu­je­res sue­len ocu­par lu­ga­res ex­tre­mos o po­co cen­tra­les en las me­sas de trabajo, in­clu­so aun­que sean las di­rec­to­ras. Ha­blar cla­ro sobre los pro­pios mé­ri­tos es im­por­tan­te, por­que pre­ci­sa­men­te uno de los obs­tácu­los en el ca­mino de las mu­je­res ha­cia la ci­ma del po­der em­pre­sa­rial, eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co ra­di­ca en lo que la doc­to­ra Estrella Mon­to­lío (Ca­te­drá­ti­ca de Len­gua Es­pa­ño­la de la Universitat de Bar­ce­lo­na y coor­di­na­do­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción Es­tu­dios del Dis­cur­so Aca­dé­mi­co y Pro­fe­sio­nal) han de­fi­ni­do co­mo “au­to­dis­mi­nu­ción ri­tual” o “mo­des­tia ri­tual” que tie­ne su ori­gen en la edu­ca­ción es­te­reo­ti­pa­da que re­ci­bi­mos y con­sis­te en “la in­hi­bi­ción de los éxi­tos pro­pios, la ex­tre­ma mo­des­tia, en oca­sio­nes in­clu­so au­to­de­nos­ta­ti­va, así co­mo la ten­den­cia a in­ten­tar mos­trar­se ama­ble y po­co aser­ti­va, en­sal­zan­do las vir­tu­des aje­nas y si­len­cian­do las pro­pias”. Lo ex­pli­ca Sa­ra Ber­bel en su li­bro, una ten­den­cia que la au­to­ra con­si­de­ra “muy pe­li­gro­sa por- que, si bien en­tre las mu­je­res es en­ten­di­da co­mo una sim­ple ex­pre­sión de mo­des­tia (una de las vir­tu­des en las que se edu­ca a las mu­je­res), pue­de ser to­ma­da al pie de la le­tra por los va­ro­nes que la es­cu­chen, con el con­si­guien­te jui­cio des­fa­vo­ra­ble ha­cia ellas”. ¿Las con­se­cuen­cias? Por una par­te, se refuerza la ba­ja au­to­es­ti­ma y el te­mor so­cial. Por otra, da­do el di­fe­ren­te có­di­go lin­güís­ti­co, ellos pue­den en­ten­der li­te­ral­men­te las ex­pre­sio­nes de in­se­gu­ri­dad y dar­las por cier­tas, con­si­de­ran­do, por tan­to, que esas mu­je­res no son ap­tas pa­ra los pues­tos que ocu­pan.

¿Ama­bi­li­dad vs cre­di­bi­li­dad?

Ale­xan­dra Pe­tri, blo­ge­ra del Was­hing­ton Post, ideó una for­ma muy cla­ra de plan­tear la cues­tión tra­du­cien­do al­gu­nas de las fra­ses más cé­le­bres pro­nun­cia­das por hom­bres a lo lar­go de la His­to­ria al “idio­ma” fe­me­nino en el ám­bi­to la­bo­ral. Aquel épi­co “Ve­ni, vi­di, vin­ci”, que pro­nun­ció Ju­lio Cé­sar, se­ría al­go así co­mo: “No es que quie­ra echar­me flo­res, pero sí que es­tu­ve en esos si­tios, me sen­tí muy hon­ra­da de for­mar par­te de nues­tro equi­po y de ver có­mo hi­ci­mos aquel in­creí­ble trabajo de con­quis­tar esos lu­ga­res”. Un ejem­plo más: “I ha­ve a dream”, pro­cla­mó so­lem­ne y es­pe­ran­za­dor Mar­tin Lut­her King. Traducción: “Lo sien­to, pero se me ha ocu­rri­do al­go –pro­ba­ble­men­te sea una lo­cu­ra–, pero mi­ra, mien­tras es­ta­mos tra­tan­do de li­diar con es­te pro­ble­ma, ¿pue­de ser que ha­ya he te­ni­do una idea o una vi­sión sobre el fu­tu­ro?”. Di­ver­ti­do y efec­ti­vo. La blo­gue­ra in­ten­ta­ba lla­mar la aten­ción sobre es­ta cues­tión y lo hi­zo. Tan­to, que has­ta la mis­mí­si­ma Sheryl Sand­berg, di­rec­to­ra ope­ra­ti­va de Fa­ce­book, aplau­dió pú­bli­ca­men­te la ini­cia­ti­va. Y su opi­nión no es ba­la­dí, no so­lo por ser pio­ne­ra en li­de­raz­go fe­me­nino y una de las di­rec­ti­vas que ha lle­ga­do más al­to en el mun­do, sino por­que, pre­ci­sa­men­te por eso, en su ca­mino as­cen­den­te ha te­ni­do que li­diar con las múl­ti­ples aris­tas de la de­sigual­dad. Cuan­do Sand­berg to­da­vía es­ta­ba en el ins­ti­tu­to ya apun­ta­ba ma­ne­ras de líder y uno de sus pro­fe­so­res le di­jo: “A nadie le gus­tan las chi­cas man­do­nas”. ¿Es­ta­mos obli­ga­das a ser agra­da­bles pa­ra al­can­zar el éxi­to? “El mar­gen de ac­tua­ción de las di­rec­ti­vas es muy es­tre­cho –se­ña­la Sa­ra Ber­bel–. Cuan­do se com­por­tan se­gún el es­te­reo­ti­po mas­cu­lino y son fuer­tes, fir­mes y exi­gen­tes, en­ton­ces se las con­si­de­ra com­pe­ten­tes pero no gus­tan, se las acu­sa de ser “mas-

cu­li­nas”. En cam­bio, cuan­do adop­tan el rol del es­te­reo­ti­po fe­me­nino y se mues­tran ama­bles, com­pren­si­vas y em­pá­ti­cas, en­ton­ces gus­tan más pero no son con­si­de­ra­das com­pe­ten­tes. Es­to es el fe­nó­meno lla­ma­do en el mun­do an­glo­sa­jón “the dou­ble bind”, la do­ble ata­du­ra, y es que so­mos cas­ti­ga­das en am­bos ca­sos”. En su opi­nión, es­to so­lo se aca­ba­rá cuan­do pre­mie­mos aque­llos li­de­raz­gos que in­clu­yan ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bos es­te­reo­ti­pos, mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos “que, por cier­to, son los más efi­cien­tes y los que otor­gan ma­yor li­ber­tad de ex­pre­sión a las lí­de­res”, aña­de. No se tra­ta, por tan­to, de abo­lir la ama­bi­li­dad del có­di­go de con­duc­ta. Re­co­no­cer los pro­pios erro­res y dis­cul­par­se por ellos no es un signo de de­bi­li­dad, sino de se­gu­ri­dad y for­ta­le­za… si lo ha­ce­mos cuan­do to­ca.

Si son aser­ti­vas, son man­do­nas; si son em­pá­ti­cas gus­tan, pero no se las to­ma en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.