Pro­ta­go­nis­ta. Mia Wa­si­kows­ka.

Seis años des­pués, vuel­ve a in­ter­pre­tar el pa­pel que le dio la fa­ma. Pero Mia ya no es una no­va­ta. Re­ser­va­da e in­te­li­gen­te, nos ha­bla de cine, ma­du­rez... y ser­vi­dum­bres fe­me­ni­nas. Por Sil­via To­rres

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ali­cia se ha­ce ma­yor

Mia Wa­si­kows­ka (Can­be­rra, 1989) es­tá se­ria. Sen­ta­da en la ha­bi­ta­ción de un ho­tel de Ma­drid, da la im­pre­sión de que la pro­mo­ción de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Ali­cia a tra­vés del es­pe­jo (ya en car­te­le­ra) se le es­tá ha­cien­do cues­ta arri­ba y que so­lo una fé­rrea dis­ci­pli­na y un agen­te per­sua­si­vo han con­se­gui­do que es­té sen­ta­da en ese si­llón ore­je­ro con­tes­tan­do a las pre­gun­tas (mu­chas re­pe­ti­das, con to­da pro­ba­bi­li­dad) de los pe­rio­dis­tas: sobre es­ta Ali­cia más ma­du­ra y fe­mi­nis­ta, pero to­da­vía con cor­sé; sobre Johnny Depp, que de nue­vo en­car­na al Som­bre­re­ro Lo­co, sobre ro­dar a las ór­de­nes de Ja­mes Bo­bin, que ha sus­ti­tui­do a Tim Bur­ton... Es evi­den­te que a Mia le abu­rren las al­fom­bras ro­jas, y tam­po­co le gus­ta la pro­mo­ción ni el jue­go de la fa­ma. De he­cho, du­ran­te la rue­da de pren­sa tam­bién se que­jó de la irrea­li­dad del otro la­do del es­pe­jo, y no se re­fe­ría al uni­ver­so li­sér­gi­co que ve­mos en la pa­ta­lla, sino al que ella tu­vo que ima­gi­nar­se pa­ra sen­tir­se en el pa­pel. “Sa­bes que es un mo­men­to icó­ni­co, pa­sar por ese cris­tal, pero luego la reali­dad es que sólo es un cro­ma, así que tie­nes que fin­gir y ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble pa­ra con­ven­cer a la gen­te de que no es al­go fal­so. Y ti­ras de tu ima­gi­na­ción pa­ra in­ten­tar trans­mi­tir las emo­cio­nes que sien­ten los es­pec­ta­do­res al ver la pe­lí­cu­la”. Na­ci­da en Aus­tra­lia, de ori­gen po­la­co, Wa­si­kows­ka sal­tó a la fa­ma con la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie En te­ra­pia (HBO), donde in­ter­pre­ta­ba a una gim­nas­ta ado­les­cen­te, ro­ta por un ac­ci­den­te, que acu­día se­ma­nal­men­te a la consulta del psi­quia­tra Ga­briel Byr­ne. “Cuan­do era ado­les­cen­te me sen­tía mu­cho más có­mo­da in­ter­pre­tan­do un per­so­na­je que en mi pro­pia piel –ha di­cho en más de una oca­sión.– En En te­ra­pia tu­ve la opor­tu­ni­dad ex­pre­sar emo­cio­nes co­mo la ira y la tris­te­za que en mi vi­da real te­nía re­pri­mi­das. La ado­les­cen­cia es una épo­ca muy so­li­ta­ria pa­ra mucha gen­te”. A nadie le pa­só des­aper­ci­bi­da su vul­ne­ra­bi­li­dad y su ver­dad, to­do un re­ci­tal in­ter­pre­ta­ti­vo que lla­mó la aten­ción de Tim Bur­ton, que la lla­mó pa­ra que fue­ra su par­ti­cu­lar Ali­cia, un ser no tan inocen­te... Mia Wa­si­kows­ka es una mu­jer se­ria, y a nues­tras pre­gun­tas res­pon­de, edu­ca­da pero dis­tan­te, con el mó­vil en el re­ga­zo, boca aba­jo, pa­ra que no se vean los hi­po­té­ti­cos men­sa­jes que pue­dan ir lle­gan­do du­ran­te la cita. So­lo una vez suel­ta la car­ca­ja­da en to­da la en­tre­vis­ta... y eso cuan­do sa­be que es­tá a punto de ter­mi­nar­se.

Mu­jer­hoy. Se­gún los libros de Le­wis Ca­rrol, pa­san tres años des­de Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas has­ta A tra­vés del es­pe­jo. ¿Có­mo ha cam­bia­do la pro­ta­go­nis­ta? Mia Wa­si­kows­ka. Aho­ra, Ali­cia es más fuer­te en sus po­si­cio­nes. Se sien­te más po­de­ro­sa y tie­ne más pro­ble­mas pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas que tie­ne de una mu­jer en

la so­cie­dad in­gle­sa que le ha to­ca­do vi­vir.

¿Y có­mo ha evo­lu­cio­na­do us­ted des­de 2010, cuan­do por pri­me­ra vez se pu­so en la piel de es­ta he­roí­na?

Yo tam­bién he cre­ci­do, aho­ra soy mu­cho más cons­cien­te de lo que su­po­ne ro­dar una pe­lí­cu­la de es­ta en­ver­ga­du­ra y tra­ba­jar con efec­tos especiales y vi­sua­les. En la pri­me­ra cin­ta iba un po­co a cie­gas. Aho­ra ade­más los co­noz­co a to­dos, tan­to a los per­so­na­jes co­mo al re­par­to de la pe­lí­cu­la, y eso me hi­zo sen­tir más re­la­ja­da en es­te ro­da­je (a pe­sar de los cro­mas azu­les).

¿Di­ría que es­ta es una pe­lí­cu­la fe­mi­nis­ta?

Sí, sin du­da. Yo creo que es­ta pe­lí­cu­la tie­ne un men­sa­je muy im­por­tan­te: Ali­cia se da cuen­ta de que va­le mu­cho más de lo que se es­pe­ra de ella y de que de­be in­ten­tar ha­cer las co­sas que la ha­cen real­men­te fe­liz y se­guir su pa­sión, que es ser in­de­pen­dien­te. Re­co­men­da­ría que las ni­ñas la vie­ran. Nos que­da bas­tan­te ca­mino por re­co­rrer pa­ra la igual­dad de de­re­chos pero es­tá muy bien ver de dónde ve­ni­mos y la sen­da que ya he­mos an­da­do. Por ejem­plo, me gus­ta mu­cho que la pe­lí­cu­la ha­ga bur­la de la his­te­ria fe­me­ni­na, que era al­go que en esa épo­ca se to­ma­ba muy en se­rio y se usa­ba co­mo la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra no de­jar avan­zar a las mu­je­res re­bel­des.

“No pue­des cam­biar el pa­sa­do pero siem­pre pue­des apren­der al­go de él”, re­pi­te el per­so­na­je

de Ali­cia. ¿Es­tá de acuer­do con es­ta idea?

Sí, es una gran en­se­ñan­za. No hay que ob­se­sio­nar­se con el pa­sa­do, ni re­vi­si­tar­lo cons­tan­te­men­te. Es ne­ce­sa­rio acep­tar­lo y avan­zar des­de ahí. Hay que es­tar en el pre­sen­te.

¿Ha apren­di­do us­ted al­gu­na lec­ción de su pa­sa­do?

Mu­chas. He apren­di­do a mo­ver­me me­jor en el mun­do del cine gra­cias a cier­tas co­sas que me han pa­sa­do. En al­gún mo­men­to me sen­tí muy

“Me he sen­ti­do muy in­có­mo­da en es­te mun­do. Pero he apren­di­do a mo­ver­me”.

in­có­mo­da, pero apren­dí vien­do có­mo se desen­vol­vían otras per­so­nas y en­ten­dien­do que ellos es­ta­ban tan in­có­mo­dos co­mo yo. Eso me ha ayu­da­do mu­cho a apren­der.

Di­jo en una oca­sión que mu­chas pe­lí­cu­las sub­es­ti­man la in­te­li­gen­cia del pú­bli­co. ¿De qué ma­ne­ra cree que lo ha­cen? To­do se sim­pli­fi­ca de­ma­sia­do, se le da mas­ti­ca­do al es­pec­ta­dor, y se ol­vi­dan las emo­cio­nes, los si­len­cios, las re­la­cio­nes en­tre los per­so­na­jes. Se cen­tran más en la ac­ción cuan­do son los pe­que­ños de­ta­lles los que lle­van el pe­so de una pe­lí­cu­la. Es co­mo si no cre­ye­ran que la gen­te es in­te­li­gen­te.

¿Es es­ta una pe­lí­cu­la pa­ra ni­ños o pa­ra adul­tos?

Pa­ra am­bos, creo. Tra­ta de las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos, sobre to­do las fa­mi­lia­res, y to­do el mun­do pue­de sen­tir­se iden­ti­fi­ca­do.

Ha da­do us­ted vi­da a mu­chos per­so­na­jes pro­ce­den­tes de la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca in­ter­na­cio­nal: Em­ma Bo­vary, Ja­ne Ey­re, al­gún per­so­na­je de Dos­toievsky... ¿Por qué los di­rec­to­res la ven siem­pre co­mo una he­roí­na literaria? No es­toy se­gu­ra, la ver­dad. Pue­de que sea so­lo una coin­ci­den­cia; en cual­quier ca­so, me sien­to afor­tu­na­da por­que me en­can­tan to­dos esos per­so­na­jes y to­dos esos libros. He leí­do mucha no­ve­la clá­si­ca pero aho­ra es­toy des­cu­brien­do tam­bién la li­te­ra­tu­ra de en­tren­te­ni­mien­to y es­toy dis­fru­tan­do mu­cho con ella.

Ten­go en­ten­di­do que es una gran lec­to­ra. ¿Cuá­les son sus au­to­res y no­ve­las clá­si­cas fa­vo­ri­tos? Midd­le­march, de Geor­ge Elliot, y Cum­bres bo­rras­co­sas, de Emily Bron­te. En la li­te­ra­tu­ra más con­tem­po­rá­nea me gus­ta Sobre la belleza, de Za­die Smith, o La in­so­por­ta­ble le­ve­dad del ser, de Kun­de­ra.

¿De dónde sa­ca el tiem­po y la con­cen­tra­ción pa­ra leer?

Re­sul­ta com­pli­ca­do. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do me to­mé un des­can­so, es­tu­ve bas­tan­te re­la­ja­da y fue cuan­do pu­de leer más. En los ro­da­jes apro­ve­cho los des­can­sos en el set pa­ra ir le­yen­do, me pue­do con­cen­trar en la lec­tu­ra du­ran­te las tres pri­me­ras se­ma­nas, más o me­nos. Luego se po­nen las co­sas un po­co lo­cas…

Ha si­do ima­gen de Miuc­cia Pra­da, pero di­ce que es una lo­ca de la co­mo­di­dad. ¿Cuál es su re­la­ción con el mun­do de la mo­da? Es cier­to que me gus­ta es­tar có­mo­da sobre to­das las co­sas. En casa, me gus­ta lle­var ropa re­la­ja­da. Tam­bién me en­can­ta el la­do más so­fis­ti­ca­do de la mo­da y lle­var ropa pre­cio­sa y bien diseñada cuan­do voy a even­tos. Pero te ase­gu­ro que lo que más me gus­ta de esas pren­das es sa­ber que no ten­go que lle­var­las to­dos los días Esa mis­ma no­che, Mia asis­te al prees­treno de la pe­lí­cu­la, en los ci­nes Ca­pi­tol de Ma­drid con un lar­guí­si­mo ves­ti­do ro­jo de Ale­xan­der Mcqueen y sin ape­nas ma­qui­lla­je.

Ten­go en­ten­di­do que es us­ted una gran fo­tó­gra­fa.

Me en­can­ta la fo­to­gra­fía, ca­si siem­pre lle­vo una cá­ma­ra en­ci­ma. A ve­ces im­pri­mo mis fo­tos, sobre to­do las an­ti­guas. Pero ca­si to­do lo ten­go en digital, sin cla­si­fi­car, en mis dis­cos du­ros. Al­gún día ten­dré que po­ner­me a or­ga­ni­zar­lo to­do.

¿Le gus­ta Ins­ta­gram?

Me pa­re­ce muy vi­sual y di­ver­ti­do, ¡pue­des ver có­mo es el mun­do de la gen­te! Me im­pre­sio­na, sobre to­do, có­mo ha re­vo­lu­cio­na­do la fo­to­gra­fía: aho­ra, pa­ra cam­biar un co­lor, bas­ta con dar­le a un bo­tón, cuan­do an­tes ha­bía que de­di­car­le ho­ras y ho­ras, ha­cer prue­bas y has­ta en­ce­rrar­se en un cuar­to os­cu­ro.

Ha di­cho en va­rias oca­sio­nes que odia los cor­sés y que su­frió por ello en el ro­da­je de Ja­ne Ey­re. ¿Qué ac­ce­so­rio se­ría una es­cla­vi­tud pa­re­ci­da pa­ra las mu­je­res mo­der­nas? [Sin du­dar]. Los ta­co­nes [Ri­sas]. Aun­que yo lle­ve pues­tos unos aho­ra mis­mo [se­ña­la unas san­da­lias ne­gras de pla­ta­for­ma]. Pero ju­ro que no sue­lo po­nér­me­los si no es es­tric­ta­men­te obli­ga­to­rio. A ve­ces veo algunos diseños con ta­co­na­zos y ni si­quie­ra los en­tien­do. En fin. No me gus­ta usar ta­co­nes. Na­da. Ba­ja los pies de la si­lla y pi­sa fuer­te con sus san­da­lias ne­gras de ta­cón de 10 cen­tí­me­tros. Aho­ra sí, sin per­der la son­ri­sa.

“Lo que más me gus­ta de la ropa bo­ni­ta... es no te­ner que lle­var­la a dia­rio”.

Un fo­to­gra­ma de Ali­cia a tra­vés del es­pe­jo, ya en ci­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.