“ME FUI BUS­CAN­DO UNA SALIDA A UNA SI­TUA­CIÓN di­fí­cil”

Tra­ta de con­ven­cer­nos de que es una mu­jer nor­mal, pero su talento y su belleza son ex­tra­or­di­na­rios. Tras cin­co años de re­ti­ro vo­lun­ta­rio y es­tu­dios, vuel­ve, por sor­pre­sa, ha­cién­do­nos reír. Por G. Es­pi­no­sa / Fo­tos: J. Al­da­bal­de­tre­cu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca - PI­LAR LÓ­PEZ DE AYALA, CRÓ­NI­CA DE UN RE­GRE­SO

t ras cin­co años apar­ta­da del cine na­cio­nal por vo­lun­tad pro­pia, ver apa­re­cer a Pi­lar Ló­pez de Ayala es co­mo re­en­con­trar­te con una vie­ja ami­ga. Do­ta­da de una in­ten­si­dad in­ter­pre­ta­ti­va co­mo so­lo po­seen las gran­des, es cu­rio­so que en ple­na ju­ven­tud, con to­da la fuerza de su he­rra­mien­ta dis­po­ni­ble, de­ci­die­ra to­mar­se un res­pi­ro y de­jar de ro­dar du­ran­te un lus­tro. “No fue una decisión que to­ma­ra yo –acla­ra–. Se dio así. A raíz de la cri­sis, mu­chos proyectos se que­da­ron sin fi­nan­cia­ción en Es­pa­ña y me fui a pro­bar suer­te a otros paí­ses pa­ra po­der se­guir ac­tuan­do”. De he­cho, ro­dó una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te ame­ri­ca­na, Night has settled”, que por des­gra­cia no llegó a nues­tras pan­ta­llas. Y na­da más, has­ta aho­ra. Vol­ver a ver­la, co­mo si el tiem­po hu­bie­se ob­via­do la pau­sa, en­tra­ña al­go de sor­pre­sa: si­gue desen­vuel­ta y cor­dial, con su pro­ver­bial blan­cu­ra de piel irra­dian­do salud y con­fort, una má­gi­ca elas­ti­ci­dad que pa­re­ce ser su cua­li­dad ex­te­rior e in­te­rior. Por­que en la vi­da real, Pi­lar tra­ta de sub­ra­yar siem­pre su ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad, nos la crea­mos o no, y ape­nas le in­tere­sa es­tar ex­pues­ta ba­jo el ojo pú­bli­co. Es­ta­mos en el Ritz ma­dri­le­ño, llue­ve en el ex­te­rior con per­sis­ten­cia pri­ma­ve­ral, ella vis­te de­sen­fa­da­da: bo­ti­nes, vaqueros y un sué­ter a ra­yas ro­jas y blan­cas que le da un ai­re en la an­tí­te­sis del tan fa­mo­so Wally, del que to­dos se pre­gun­ta­ban dónde es­tá. Aho­ra Pi­lar es­tá aquí, y vie­ne a ha­blar­nos de la pe­lí­cu­la con la que se re­en­cuen­tra con el cine na­cio­nal, Rum­bos: una tra­gi­co­me­dia co­ral, noc­tám­bu­la y cos­tum­bris­ta, donde rea­li­za una co­la­bo­ra­ción es­pe­cial que es más que eso: co­mien­za y cie­rra la pe­lí­cu­la, y en gran me­di­da es res­pon­sa­ble del tono del film.

¿Por qué es­co­gió Rum­bos tras es­ta au­sen­cia? Rum­bos llegó jun­to a El ma­nus­cri­to, una pe­lí­cu­la ita­lia­na de Al­ber­to Ron­da­lli que he ro­da­do in­me­dia­ta­men­te des­pués. Cuan­do leí el guión por pri­me­ra vez no es­ta­ba se­gu­ra de si iba a ser ca­paz de ha­cer­lo. Es cier­to que la co­me­dia no abun­da en mi tra­yec­to­ria, pero des­pués de una con­ver­sa­ción con Ma­nue­la Moreno, la di­rec­to­ra, me de­ci­dí. Me di­jo que ha­bía es­cri­to el per­so­na­je pa­ra mí, que ha­bía per­ci­bi­do mi vis có­mi­ca en Be­sos pa­ra to­dos (Jai­me Chávarri, 2000).

Rum­bos ha­bla de his­to­rias cru­za­das donde los per­so­na­jes es­tán en un mo­men­to en que las de­ci­sio­nes que to­men van de al­gu­na for­ma a de­fi­nir el res­to de sus vi­das; y eso le da­ba una tras­cen­den­cia. Y me in­tere­sa­ba abor­dar un per­so­na­je que no ha­bía he­cho an­tes: una mu­jer muy emo­cio­nal que quie­re lle­var una vi­da con­ven­cio­nal, com­prar una casa, crear una fa­mi­lia, ir a cla­ses de pi­la­tes... Pero se da cuen­ta de que su pa­re­ja no tie­ne los mis­mos pla­nes que ella y se con­vier­te en víc­ti­ma de una ma­ni­pu­la­ción que le lle­va a afron­tar su vi­da de una for­ma to­tal­men­te ines­pe­ra­da, y a en­ten­der que no hay mal que por bien no ven­ga.

¿Có­mo ter­mi­nó es­tu­dian­do His­to­ria del Ar­te en Los Án­ge­les?

Me fui bus­can­do una salida a una si­tua­ción muy di­fí­cil, a pro­bar suer­te a otros paí­ses donde se ha­bían es­tre­na­do con éxi­to pe­lí­cu­las en las que yo ha­bía par­ti­ci­pa­do, co­mo Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Y des­pués de un tiem­po dan­do tum­bos, de­ci­dí que la úni­ca salida era con­ti­nuar mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, al me­nos, la más ade­cua­da pa­ra mí. No sa­bía dónde, así que ca­sual­men­te ha­blé con un ami­go de EE.UU. que me di­jo que de­ja­ba su casa pa­ra ir­se a vi­vir fue­ra y que me po­día que­dar allí una tem­po­ra­da. Se me des­pe­ja­ron las du­das de un plu­ma­zo; pe­dí di­ne­ro al ban­co y me fui pa­ra allá. Asu­mien­do un ries­go co­mo es pe­dir di­ne­ro pa­ra es­tu­diar sin sa­ber cuán­do o có­mo lo iba a de­vol­ver. Que­ría apro­ve­char el tiem­po, me an­gus­tia­ba mu­cho de­te­ner­me y es­ta­ba em­pe­ña­da en que al­go me sa­lie­ra bien, así que pu­se to­da mi ener­gía.

¿Qué pien­sa de una ciu­dad co­mo Los Án­ge­les? ¿Es tan du­ra co­mo la pin­tan?

No ha si­do fá­cil adap­tar­se a otro país y otro sis­te­ma. Pero tien­do a ser po­si­ti­va y me he vuel­to más me­tó­di­ca.

Si­gue sien­do us­ted un re­fe­ren­te de las pe­lí­cu­las de épo­ca. ¿Por qué cree que en­ca­ja tan bien en es­tos pa­pe­les? No sé si en­ca­jo en pa­pe­les de épo­ca, donde sí me sien­to có­mo­da es en per­so­na­jes que trans­gre­den las nor­mas de su tiem­po. El que sean o no de épo­ca es lo de me­nos. En El ma­nus­cri­to [nueva ver­sión del li­bro fan­tás­ti­co El ma­nus­cri­to en­con­tra­do en Za­ra­go­za, del au­tor po­la­co Jan Po­toc­ki, lle­va­da a la pan­ta­lla en 1965], la pe­lí­cu­la que aca­bo de ro­dar en Ita­lia, in­ter­pre­to a una mu­jer de­di­ca­da al es­tu­dio de la cá­ba­la y las ma­te­má­ti­cas, al­go inusual en el siglo XVIII, que es­tá atra­ve­san­do una cri­sis es­pi­ri­tual que le ha­ce bus­car una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal a la vi­da. Un per­so­na­je con un fuer­te de­seo de li­ber­tad y de rom­per las ca­de­nas que le atan a su her­mano y a su pa­dre. Es­tas mu­je­res fue­ra de su tiem­po, por des­gra­cia, no abun­dan en­tre las ofer­tas que re­ci­bo, así que si ha de ser de épo­ca, bien­ve­ni­do sea.

¿Pero tie­ne al­go que ver en es­to su ge­né­ti­ca no­ble o le pa­re­ce una ab­so­lu­ta ton­te­ría?

El fí­si­co nos con­di­cio­na a to­dos los ac­to­res. Y ten­de­mos a aso­ciar unos ge­nes he­re­da­dos con un es­ta­tus eco­nó­mi­co. Ten­go asu­mi­do que me van a lla­mar an­tes pa­ra ha­cer de mu­jer con “po­si­bles” an­tes que de mú­si­co am­bu­lan­te. Aun­que lo que de ver­dad me gus­ta­ría es ver

“De­ci­dí se­guir es­tu­dian­do. Pe­dí di­ne­ro al ban­co y me fui a Es­ta­dos Uni­dos”.

a una mú­si­ca am­bu­lan­te con unas ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas que ade­más te cuen­ten otra co­sa de ese per­so­na­je. Encuentro que esa aper­tu­ra men­tal es­ti­mu­la nues­tro ima­gi­na­rio cuan­do va­mos al cine. Yo tien­do a no fiar­me mu­cho de las apa­rien­cias. ¿Le ape­te­ce que le ofrez­can per­so­na­jes que la obli­guen a for­zar su fí­si­co? Por su­pues­to, eso es lo que más nos gus­ta a los ac­to­res: el po­der trans­for­mar­nos ra­di­cal­men­te en otra per­so­na. Pero con una es­té­ti­ca co­mo la su­ya, ¿no es un po­co osa­do? ¿En qué tér­mi­nos eva­lúa su pro­pia belleza? Es al­go a lo que nun­ca le he da­do im­por­tan­cia. No me preo­cu­pa, no es ni lo que más va­lo­ro de mí ni en lo que más me fi­jo de los de­más. Aún así me cui­do, y tra­to de es­tar bien. Des­de pe­que­ña he he­cho mu­cho de­por­te, su­pon­go que co­mo una ma­ne­ra de ca­na­li­zar to­da esa ener­gía que te­nía.

Siem­pre re­cuer­da us­ted que su vi­da es abu­rri­da y que no pue­de ser us­ted una per­so­na más nor­mal. No­so­tros ten­de­mos a du­dar­lo: es us­ted ac­triz y esa ex­pe­rien­cia es inau­di­ta pa­ra la ma­yo­ría... [Ri­sas]. Es­toy de acuer­do, ser ac­triz es inau­di­to e in­sen­sa­to. Es ver­dad que mi pro­fe­sión me ha lle­va­do a ex­pe­rien­cias de to­do ti­po, pero crée­me, soy una per­so­na muy sen­ci­lla y encuentro mil ma­ne­ras de dis­fru­tar en las pe­que­ñas co­sas del día a día. Igual por ser ac­triz la gen­te es­pe­ra más ba­ta­lli­tas. Qui­zás he usa­do la pa­la­bra “abu­rri­da”, pero co­mo yo dis­fru­to real­men­te es or­ga­ni­zan­do mi día y lle­van­do a ca­bo to­das las ta­reas que he pla­ni­fi­ca­do. Me con­si­de­ro tra­ba­ja­do­ra y siem­pre an­te­pon­go las res­pon­sa­bi­li­da­des por­que es la úni­ca ma­ne­ra en que con­si­go dis­fru­tar des­pués. Bueno, y por­que dis­fru­to tra­ba­jan­do. Me gus­ta y ne­ce­si­to la so­le­dad, pero tam­bién me en­can­ta im­pro­vi­sar y jun­tar­me con los míos.

Se fue us­ted, co­mo otros jó­ve­nes, por la cri­sis. ¿Có­mo ha en­con­tra­do al país a su vuel­ta? He vuel­to a me­nu­do y lo que veía es que mucha gen­te ha­bía de­ja­do lo que es­ta­ba ha­cien­do pa­ra de­di­car­se

a otra co­sa, o ha­bía em­pe­za­do a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des o in­tere­ses que de otra for­ma no ha­bría qui­zás des­cu­bier­to. Me pa­re­ce que es­ta­mos des­cui­dan­do la cul­tu­ra, que for­ma par­te de la edu­ca­ción y de nues­tro de­sa­rro­llo co­mo se­res hu­ma­nos. No se pue­den dar ayu­das so­lo al cine que pre­ten­de ser co­mer­cial. La cul­tu­ra de­be ser de la má­xi­ma ca­li­dad y ren­ta­ble des­de el punto de vis­ta so­cial y edu­ca­ti­vo. Si ade­más lo es eco­nó­mi­ca­men­te, me­jor. ¿Se con­si­de­ra us­ted apo­lí­ti­ca? La po­lí­ti­ca es­tá en ca­da decisión que una to­ma. Es­toy a fa­vor de la igual­dad, de ayudar a los más des­fa­vo­re­ci­dos y de to­do aque­llo que re­pre­sen­te el pro­gre­so. He to­ma­do par­ti­do pú­bli­ca­men­te en cau­sas que con­si­de­ra­ba jus­tas y lo se­gui­ré ha­cien­do, pero hay mu­chas for­mas de sig­ni­fi­car­se. Lo im­por­tan­te es ser con­se­cuen­te to­dos los días, en las pe­que­ñas de­ci­sio­nes. ¿Se sien­te se­gui­do­ra de al­gu­na creen­cia? Me gus­ta la fi­lo­so­fía. Aun­que la ver­dad sea una, los ca­mi­nos pa­ra lle­gar a ella pue­den ser mu­chos. Ten­go mucha cu­rio­si­dad por la vi­da y me gus­ta in­te­grar va­rias for­mas de en­ten­der­la.

Sa­be­mos po­co de sus gus­tos in­te­lec­tua­les. ¿Qué no­ve­las le gus­tan? ¿Lee en­sa­yo o poe­sía? ¿Con qué ti­po de cine dis­fru­ta más? Leo no­ve­la y en­sa­yo. La poe­sía me pa­re­ce una ac­ti­tud. Me gus­ta iden­ti­fi­car­me con un au­tor o per­so­na­je prin­ci­pal. Me ha pa­sa­do re­cien­te­men­te con Tam­bién es­to pa­sa­rá, no­ve­la de Mi­le­na Bus­quets que aca­bo de ter­mi­nar. Cuan­do leo ten­go la mis­ma as­pi­ra­ción que cuan­do voy al cine. No me im­por­ta tan­to el gé­ne­ro, pero sí va­lo­ro la ori­gi­na­li­dad. Una de las pe­lí­cu­las que más me han gus­ta­do de las úl­ti­mas que he vis­to es Mus­tang, de la di­rec­to­ra tur­ca De­niz Gam­ze Er­gü­ven.

Me pa­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo que men­cio­ne la no­ve­la de Bus­quets. Se ba­sa en el due­lo y no pa­re­ce al­go muy vin­cu­la­do a su his­to­ria... No, no tie­ne na­da per­so­nal que ver con­mi­go, afor­tu­na­da­men­te. Pero me in­tere­sa el uni­ver­so per­so­nal de la au­to­ra. Me gus­ta có­mo con­si­gue in­te­grar la pe­na en su día a día, y a la vez con­si­gue tras­mi­tir su amor por la vi­da, su ape­go, sus ga­nas de vi­vir. Pero eso no me de­fi­ne, es so­lo un ejem­plo de lo que cap­ta mi aten­ción en un li­bro: al­go así, com­ple­jo, con pro­fun­di­dad, en un uni­ver­so que cuan­do se ter­mi­na, quie­res con­ti­nuar.

“El fí­si­co nos mar­ca, pero yo tien­do a no fiar­me de las apa­rien­cias”.

Blu­sa y fal­da de Cha­nel. Las joyas son de Ra­bat.

Cu­lot­te, top y ves­ti­do, de Ro­chas y las joyas son de Car­tier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.