B. (en­fer­ma anó­ni­ma)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco En El Foco -

có­mo di­si­mu­lar que no co­me. La ma­yo­ría de sus post hue­len a so­le­dad y trans­pi­ran el do­lor de una ni­ña­mu­jer que no en­cuen­tra su si­tio. B. tie­ne 16 años y es­tu­dia Bchi­lle­ra­to. Ac­ce­de a la en­tre­vis­ta tras ga­ran­ti­zar­le el ano­ni­ma­to. Me de­ja cla­ro que no mi­ti­fi­ca la anore­xia, ni ha­ce apo­lo­gía de ella. “No soy de esas chi­cas que se con­si­de­ran prin­ce­sas y tie­nen mon­ta­da una es­pe­cie de “re­li­gión” al­re­de­dor de es­to”, di­ce, aun­que re­co­no­ce que da tips y con­se­jos pa­ra per­der pe­so y man­te­ner­se del­ga­das, al­go que, ex­pli­ca, la ma­yo­ría no con­si­gue. “El pri­mer es­te­reo­ti­po so­bre la anore­xia es que to­das las chi­cas son es­que­le­tos an­dan­tes, cuan­do las hay que pe­san 80 o 90 ki­los”. El se­gun­do mi­to que se­ña­la es la idea de que lo son por se­guir una mo­da o por ca­pri­cho. Ella re­co­no­ce que la ma­yo­ría tie­nen pro­ble­mas afec­ti­vos o emo­cio­na­les. En su ca­so ha su­fri­do aco­so es­co­lar des­de ni­ña. “To­dos iban a lo fá­cil: lla­mar a al­guien gor­do es un hit. Me sen­tía dis­cri­mi­na­da, ape­nas me ha­bla­ban y mu­cho me­nos los chi­cos. In­clu­so mis su­pues­tas ami­gas se me­tían con mi fí­si­co. Ser acep­ta­da fue lo que me lle­vó a se­guir per­dien­do pe­so. Y, aun­que sue­ne ho­rri­ble, cuan­do es­te año vol­ví al ins­ti­tu­to con bas­tan­tes ki­los de me­nos, co­mo por ar­te de ma­gia to­dos me ha­bla­ban, in­clu­so chi­cas que se me­tían con­mi­go cuan­do es­ta­ba gor­da”. El do­lor de B. es pal­pa­ble, co­mo la cla­ri­dad con la que ex­pli­ca un sis­te­ma en el que to­dos, en ma­yor o me­nor for­ma, par­ti­ci­pa­mos: la exal­ta­ción de la del­ga­dez y, con ella, la aver­sión por la gor­du­ra. Las víc­ti­mas de tras­tor­nos ali­men­ta­rios caen co­mo las pie­zas más dé­bi­les de es­te aje­drez so­cial aun­que, en reali­dad, su preo­cu­pa­ción por el pe­so es­con­de mu­cho más: mie­do, ba­ja au­to­es­ti­ma, an­sie­dad, in­se­gu­ri­dad y fal­ta de he­rra­mien­tas pa­ra ges­tio­nar el cre­ci­mien­to. B. ja­más ha ha­bla­do con su ma­dre de su en­fer­me­dad y se de­fi­ne co­mo bas­tan­te tí­mi­da, con pro­ble­mas pa­ra mos­trar sus sen­ti­mien­tos. Sue­ña con es­tu­diar Psi­co­lo­gía o con ser ma­qui­lla­do­ra de pe­lí­cu­las go­re. Le pre­gun­tó si cree que es­tá en­fer­ma. “No”, res­pon­de. Re­co­no­cer la en­fer­me­dad, di­cen los es­pe­cia­lis­tas, es uno de los pri­me­ros pa­sos pa­ra sa­lir de ella. La no­ve­la Cla­ra fren­te al espejo (Ar­co­press) na­rra có­mo una jo­ven con anore­xia con­si­gue cu­rar­se. Pa­ra su au­to­ra, Be­len Olías, de 21 años, es­cri­bir­la fue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.