En­ton­ces,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Primera Persona -

tras pe­dir ayu­da a Dios y cul­par a las pi­ña­tas, vie­ne la par­te de por qué ha­cen los ar­ma­rios tan pe­que­ños. Si us­te­des, cons­truc­to­res, fue­ran con­si­de­ra­dos con­mi­go, con no­so­tras, y nos hi­cie­ran unos ar­ma­rios en con­di­cio­nes no­so­tras los ten­dría­mos im­pe­ca­bles, or­de­na­dí­si­mos, prís­ti­nos, de re­vis­ta de de­co­ra­ción. Pe­ro no. Ahí no ca­be na­da. Co­mo en vues­tras ur­nas, no ca­ben nues­tros sue­ños. Y ven­ga a echar las ca­mi­sas en una si­lla, los pan­ta­lo­nes en el so­fá, las cha­que­tas en la cama, el pi­ja­ma en el ba­ño… el ta­ma­ño de la ca­sa es el lí­mi­te. Creo que el pro­ble­ma es que la del ar­ma­rio es una in­dus­tria sin co­ra­zón, si qui­sie­ran unas clien­tas fe­li­ces nos da­rían es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que po­da­mos guar­dar nues­tra ro­pa co­mo se me­re­ce. Bah, ¿a quién quie­ro en­ga­ñar? Nun­ca es su­fi­cien­te. Aun­que mi ar­ma­rio fue­ra del ta­ma­ño del Camp Nou o del Pa­la­cio Real se­gui­ría sin en­con­trar mi ma­ra­vi­llo­sa cha­que­ta azul de en­tre­te­tiem­po Bur­berry. Qué her­mo­sa era, a ve­ces in­clu­so la sue­ño. O mi col­gan­te.

“Le lla­mo agu­je­ro ne­gro, a mi ar­ma­rio, di­go, no a mi ex, que tam­bién”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.