El pe­so de un ape­lli­do

AU­MA OBA­MA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

En 1988, la pri­me­ra vez que Ba­rack Oba­ma vi­si­tó Ke­nia lo hi­zo en cla­se tu­ris­ta. Te­nía 27 años y mu­chas ga­nas de es­car­bar en sus orí­ge­nes. En el ae­ro­puer­to de Nai­ro­bi le es­pe­ra­ba su her­ma­nas­tra Au­ma al vo­lan­te de un des­tar­ta­la­do Volks­wa­gen “es­ca­ra­ba­jo” con el que, jun­tos, re­co­rrie­ron el país. Ella le lle­vó al pue­blo de la fa­mi­lia, Ko­ge­lo, has­ta la tum­ba del pa­dre y la ca­sa de su abue­la, Ma­ma Sa­rah. 27 años des­pués, en 2015, Ba­rack vol­vió a ate­rri­zar en Nai­ro­bi. Era su cuar­ta vi­si­ta, pe­ro es­ta vez lle­gó a bor­do del Air For­ce One co­mo el pri­mer pre­si­den­te ne­gro de los Es­ta­dos Uni­dos. Ya no le es­pe­ra­ba un es­ca­ra­ba­jo, pe­ro sí Au­ma, a la que abra­zó fuer­te na­da más pi­sar sue­lo afri­cano. “Men­ti­ría si di­je­ra que mi ape­lli­do no me ha abier­to puer­tas. Es co­mo una tar­je­ta de cré­di­to que ten­go que uti­li­zar de ma­ne­ra pru­den­te”, ha ad­mi­ti­do es­ta ke­nia­na de 55 años, es­cri­to­ra y ac­ti­vis­ta. A su me­dio her­mano pe­que­ño le co­no­ció ya cum­pli­da la vein­te­na, cuan­do él le es­cri­bió pa­ra que se reunie­ran en Chica­go. “La qui­se na­da más ver­la”, es­cri­bió Ba­rack en su bio­gra­fía Los sue­ños de mi pa­dre. Has­ta aquel en­cuen­tro, la vi­da de Au­ma ha­bía trans­cu­rri­do en­tre Áfri­ca y Eu­ro­pa. Se crió en Nai­ro­bi co­mo úni­ca hi­ja de los 10 vás­ta­gos que Ba­rack Oba­ma pa­dre tu­vo con tres mu­je­res. A su her­ma­nas­tro es­ta­dou­ni­den­se, al que lla­ma­ban Barry, le vio cre­cer a tra­vés de las fotos que la ma­dre, Ann Dun­ham, en­via­ba des­de Ha­wái a su ex ma­ri­do. Au­ma pa­só la in­fan­cia en un in­ter­na­do pa­ra ni­ñas

Odon­de se enamo­ró de la li­te­ra­tu­ra ale­ma­na y en 1980 sa­lió por fin de Ke­nia pa­ra es­tu­diar So­cio­lo­gía y Fi­lo­lo­gía ger­má­ni­ca en Hei­del­berg. De allí se tras­la­dó a Ber­lín pa­ra es­tu­diar en la Aca­de­mia Ale­ma­na de Ci­ne y Te­le­vi­sión. Die­ci­séis años pa­só en Ale­ma­nia, has­ta que se mu­dó a Lon­dres con su ma­ri­do y pa­dre de su hi­ja Akin­yi, Ian Man­ners, del que es­tá di­vor­cia­da. En la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca du­ró po­co. Pron­to re­gre­só a Ke­nia pa­ra ejer­cer de tra­ba­ja­do­ra so­cial has­ta que en 2011 creó su fun­da­ción, Sau­ti Kuu (en sua­ji­li “vo­ces po­de­ro­sas”), pa­ra que ni­ños y ni­ñas afri­ca­nos ac­ce­dan a un fu­tu­ro me­jor. Su pa­ren­tes­co la ha si­tua­do tam­bién en los con­se­jos de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de di­ver­sas te­má­ti­cas, des­de la de­fen­sa del me­dioam­bien­te a la pro­tec­ción de la in­fan­cia. Ha­ce po­co es­tu­vo en Ham­bur­go, en el fes­ti­val Leer sin ener­gía ató­mi­ca. Des­de allí vo­ló a Han­no­ver pa­ra re­unir­se con su her­mano du­ran­te su re­cien­te gi­ra por Ale­ma­nia. Qui­zá vol­vió a bro­mear con él so­bre la po­si­bi­li­dad de dar­le tra­ba­jo una vez se “ju­bi­le”. O pue­de que re­me­mo­ra­ran, una vez más, las anéc­do­tas de aquel má­gi­co via­je por Ke­nia al vo­lan­te de un vie­jo co­che alemán. CAR­MEN RO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.