Mu­je­res en pri­me­ra lí­nea. Fat­ma Sa­mou­ra.

FAT­MA SA­MOU­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Los pa­sos de Fat­ma Sa­mou­ra siem­pre ha­bían re­co­rri­do los rin­co­nes más po­bres del pla­ne­ta, en los que Na­cio­nes Uni­das ha pues­to en mar­cha pro­gra­mas hu­ma­ni­ta­rios. Pe­ro aho­ra ha sal­ta­do a otro te­rreno de jue­go tras ser­le en­co­men­da­da la tam­bién pro­ver­bial ta­rea, aun­que a otro ni­vel, de po­ner­se al ti­món de la mu­chas ve­ces in­go­ber­na­ble nave del fút­bol mun­dial. La se­ne­ga­le­sa no es ni ha si­do nun­ca una mu­jer pe­ga­da a una pe­lo­ta de cue­ro, pe­ro no tie­ne ri­val en cues­tión de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les don­de lo que pun­túa es la sen­sa­tez. Fat­ma Sa­mou­ra, que era has­ta la fe­cha la re­pre­sen­tan­te del Pro­gra­ma de De­sa­rro­llo de la ONU en Ni­ge­ria, el país más po­bla­do y qui­zá el más pro­me­te­dor de Áfri­ca, se­rá des­de ju­nio la fla­man­te se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la FIFA, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fút­bol que, por cier­to, tie­ne más paí­ses afi­lia­dos que Na­cio­nes Uni­das: 211 fren­te a 193. Es­to la con­vier­te en pio­ne­ra, pues es­ta di­plo­má­ti­ca es la pri­me­ra mu­jer en ejer­cer di­cho car­go den­tro de una or­ga­ni­za­ción de hom­bres que ve­la por un de­por­te que to­da­vía si­gue sien­do muy de ellos. La FIFA ne­ce­si­ta­ba a al­guien así, des­pués de los es­cán­da­los de co­rrup­ción y las de­ten­cio­nes de va­rios de sus di­rec­ti­vos acu­sa­dos de so­borno, frau­de y blan­queo, que se lle­va­ron por de­lan­te el ya es­cuá­li­do pres­ti­gio de es­ta or­ga­ni­za­ción, pe­ro tam­bién al pre­de­ce­sor de Sa­mou­ra, el an­ti­guo se­cre­ta­rio ge­ne­ral Jé­rô­me Valc­ke, y al an­te­rior pre­si­den­te, Jo­seph Blat­ter, suspendidos en sus car­gos. Por eso, el nue­vo pre­si­den­te, Gian­ni In­fan­tino, la ha sa­lu­da­do con pa­la­bras tan es­pe­ran­za­do­ras co­mo “Trae­rá un ai­re fres­co” o “Fat­ma es una mu­jer con ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal y vi­sión que ha tra­ba­ja­do en al­gu­nos de los re­tos más com­pli­ca­dos de nues­tros tiem­pos”. To­dos elo­gian su ca­pa­ci­dad pa­ra for­mar y ca­pi­ta­near equi­pos. Así que la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del fút­bol mun­dial tie­ne to­das las de ga­nar, aun­que sus ali­nea­cio­nes no sean de 11 ju­ga­do­res. Ella, que fue al co­le­gio con Cheikh Seck, el por­te­ro de la se­lec­ción na­cio­nal de su país en los años 80; es or­gu­llo­sa ami­ga de un mi­to del fút­bol ca­me­ru­nés, Ro­ger Mi­lla, y tie­ne co­mo ído­lo del es­fé­ri­co al alemán Rum­me­nig­ge. Se­gu­ro que no se­rá fá­cil me­ter­le un gol. A. CAS­TI­LLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.