Re­vo­lu­ción Be­yon­cé.

Crees que lo has oí­do to­do so­bre ella, pe­ro de­be­rías pa­rar­te a es­cu­char­la. De ver­dad. Con un dis­cur­so es­té­ti­co y mu­si­cal tan lu­cra­ti­vo co­mo ori­gi­nal, ha crea­do un im­pe­rio. Es­tas son las cla­ves pa­ra des­ci­frar a la úni­ca gran di­va de nues­tro tiem­po. Por Cri

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Be­yon­cé es la ar­tis­ta ac­tual más tras­cen­den­te del pla­ne­ta. Y no so­lo por­que se co­dee con los Oba­ma con to­tal na­tu­ra­li­dad, por­que su hi­ja y la de Gwy­neth Pal­trow sean ín­ti­mas, por­que se atre­va a via­jar a La Ha­ba­na an­tes que na­die (en 2013, por más se­ñas) o por­que se si­túe en el nú­me­ro uno de to­das las lis­tas (en las de dis­cos arra­sa y la de For­bes la con­fir­ma co­mo la ce­le­brity más ren­ta­ble). Lo es por el po­der que le otor­gan sus ci­fras: 160 mi­llo­nes de dis­cos ven­di­dos, 73 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, 250 mi­llo­nes de be­ne­fi­cios, 20 Grammys… Y tam­bién por su au­da­cia crea­ti­va. Pe­ro na­da de es­to pa­re­ce ca­sar con la ge­nia­li­dad de un es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio. Y, sin em­bar­go, Be­yon­cé lo es. Y en mu­chas más di­men­sio­nes de las que pa­re­cen a sim­ple vis­ta. Ella, que po­dría vi­vir sin so­bre­sal­tos en su per­so­nal to­rre de mar­fil, ha he­cho de sal­tar sin red su má­xi­ma vi­tal. Cuan­do to­do el mun­do es­pe­ra que si­ga la co­rrien­te, ella se ha sa­li­do de la pe­ce­ra de lu­jo en la que pa­re­ce trans­cu­rrir su exis­ten­cia y ha de­ja­do a to­dos con la bo­ca abier­ta.

CRÓ­NI­CA DE UNA VEN­GAN­ZA

Lo aca­ba de ha­cer con el lan­za­mien­to de su úl­ti­mo dis­co, Le­mo­na­de. Tras dos años de mu­tis­mo ab­so­lu­to y de es­pe­cu­la­cio­nes so­bre si las su­pues­tas in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do fue­ron el de­to­nan­te de una fa­mo­sa y pa­té­ti­ca pe­lea con su her­ma­na So­lan­ge en un as­cen­sor en 2014, es­te nue­vo ál­bum pa­re­ce des­gra­nar, can­ción a can­ción, su do­lor por la des­leal­tad del que con­si­de­ra­ba el amor de su vi­da. En la pe­lí­cu­la de una ho­ra que acom­pa­ña a la mú­si­ca se la ve des­tro­zan­do ven­ta­nas de co­ches con un ba­te y lan­zan­do con des­pre­cio su alian­za a la cá­ma­ra. To­do apun­ta a que acu­sa a su ma­ri­do. Y con fra­ses muy cla­ras, co­mo “¡A ver si cre­ces!”, “¿Qué es­con­des?” o “¿Me es­tás en­ga­ñan­do?”. Pe­ro lo me­jor es que, en una vuel­ta de tuer­ca ca­si im­po­si­ble, Be­yon­cé es ca­paz de con­ver­tir lo que po­dría ser una his­to­ria de cu­le­brón en un aná­li­sis crea­ti­vo de su pro­pio cre­ci­mien­to per­so­nal y en una me­tá­fo­ra del pa­pel de la mu­jer en la so­cie­dad ac­tual. Na­da me­nos. Su nue­vo tra­ba­jo no es so­lo la po­si­ble cró­ni­ca de una ven­gan­za que na­die es­pe­ra­ba, tam­bién es un des­plie­gue ar­tís­ti­co sin pre­ce­den­tes. Es un dis­co de una mo­der­ni­dad ca­si van­guar­dis­ta por el ori­gi­nal de­sa­rro­llo mu­si­cal, lleno de ci­tas li­te­ra­rias y com­ple­jas co­la­bo­ra­cio­nes, y la de­mos­tra­ción pal­pa­ble de una crea­ti­vi­dad des­bor­dan­te. Na­da más re­vo­lu­cio­na­rio que con­ver­tir un fo­lle­tín en una obra maes­tra. Y de pa­so ha ven­di­do más de me­dio mi­llón de co­pias en una se­ma­na. Texana y su­re­ña, la ar­tis­ta des­cu­brió que lo su­yo era el es­pec­tácu­lo con ape­nas sie­te años, a pe­sar de de­mos­trar una ti­mi­dez ex­tre­ma en to­dos los de­más ám­bi­tos de su vi­da. Su fa­mi­lia apos­tó por su ta­len­to des­de el prin­ci­pio. Su pa­dre de­jó su tra­ba­jo co­mo agen­te co­mer­cial de Xe­rox pa­ra de­di­car­se por com­ple­to a lan­zar su ca­rre­ra y fue su ma­na­ger du­ran­te 15 años. Has­ta que ella lo des­pi­dió en 2010, cuan­do su ma­dre se di­vor­ció de él, har­ta de sus in­fi­de­li­da­des con­yu­ga­les (in­clu­so le sa­lió una hi­ja se­cre­ta con una mo­de­lo de len­ce­ría). Su pro­ge­ni­to­ra, que, co­mo la de Pe­né­lo­pe Cruz, te­nía una pe­lu­que­ría de ba­rrio, se en­car­ga­ba de di­se­ñar y crear el ves­tua­rio pa­ra las ac­tua­cio­nes. Acu­die­ron a to­dos los con­cur­sos, a to­das las emi­so­ras, a to­das la dis­co­grá­fi­cas. Al más pu­ro es­ti­lo ame­ri­cano de au­to­su­pera­ción y co­ra­je. To­do pa­ra con­se­guir ha­cer de ella una es­tre­lla. Aun­que fue­ra co­mo par­te de su gru­po de cin­co chi­cas, Des­tiny’s Child. Y ella se echa­ba to­do el pe­so a la es­pal­da por­que su es­fuer­zo era el que da­ba de co­mer a su fa­mi­lia.

BLIN­DA­JE Y CON­TROL

Fue­ron años du­ros por­que el gru­po tar­dó en des­pe­gar. Pe­ro tam­bién fue el mo­men­to en el que apren­dió a desa­rro­llar su ca­pa­ci­dad crea­ti­va y se for­jó su per­so­na­li­dad wor­kaho­lic: su te­són des­me­di­do to­ma­ba for­ma, su con­fian­za en sí mis­ma em­pe­za­ba a cre­cer y su amor pro­pio es­po­lea­ba sus de­ci­sio­nes. “Nues­tra com­pa­ñía nos sub­es­ti­ma­ba tan­to que nos de­jó ha­cer­lo to­do a no­so­tras mis­mas, des­de com­po­ner a de­ci­dir los looks. Así apren­dí a ges­tio­nar mi ca­rre­ra, a plan­tear­me ob­je­ti­vos y pro­pó­si­tos des­de el prin­ci­pio”, ex­pli­ca Pe­ro tam­bién en­ton­ces sur­gió su ob­se­sión por con­tro­lar su ima­gen pú­bli­ca. La pri­me­ra rup­tu­ra del gru­po, que re­du­jo sus miem­bros de cin­co a tres, le hi­zo apa­re­cer an­te el pú­bli­co co­mo cul­pa­ble. Asu­mir ser la ma­la con 17 años le cos­tó una de­pre­sión de la que tar­dó dos años en sa­lir. Con ayu­da de su ma­dre blin­dó su per­so­na­li­dad y su ima­gen. Des­de en­ton­ces, la exis­ten­cia de Be­yon­cé se cuen­ta so­lo se­gún sus pro­pios tér­mi­nos. Te ex­pli­ca­mos las ra­zo­nes que han he­cho de ella un es­pí­ri­tu (y un pro­duc­to) tan sub­ver­si­vo co­mo ren­ta­ble.

1. ES UN GE­NIO DEL MAR­KE­TING

Be­yon­cé se ha es­for­za­do por con­ver­tir la his­to­ria de su vi­da en la exal­ta­ción de la nor­ma­li­dad. Pe­ro lo ha­ce des­de un fé­rreo con­trol de to­do lo que se sa­be de ella. Su prin­ci­pal he­rra­mien­ta pa­ra con­tar es­ta fá­bu­la de cuen­to es la ima­gen. Es­co­gi­dí­si­mas fotos de su vi­da co­ti­dia­na se vuel­can ca­da día en las re­des pa­ra mos­trar al mun­do có­mo es la ver­da­de­ra Be­yon­cé: ma­dre, ami­ga, her­ma­na… Di­ver­ti­da, pro­fe­sio­nal, apa­sio­na­da… Y ha apren­di­do tan­to so­bre có­mo ar­ti­cu­lar su dis­cur­so vi­sual que ha aca­ba­do fir­man­do to­das las pe­lí­cu­las y videoclips que pro­du­ce. Del do­cu­men­tal que hi­zo pa­ra la HBO, Li­fe is but a dream, a los 17 ví­deos mu­si­ca­les que, co­mo ha su­ce­di­do con Le­mo­na­de, tam­bién sa­có de gol­pe y sin pre­vio avi­so con su an­te­rior tra­ba­jo. La ca­li­dad de sus pro­pues­tas fíl­mi­cas de­mues­tran que es una ci­neas­ta bri­llan­te, pe­ro, so­bre to­do, que es una gran ma­ni­pu­la­do­ra. Hay quien apun­ta que to­do eso de con­fe­sar su do­lor por la des­leal­tad ma­ri­tal es so­lo una re­vo­lu­cio­na­ra es­tra­te­gia de mar­ke­ting. De he­cho, en el do­cu­men­tal de la HBO, no tie­ne nin­gún re­pa­ro en mos­trar imá­ge­nes inéditas de su bo­da en su apar­ta­men­to, en con­fe­sar que ha te­ni­do que pres­cin­dir de su pa­dre con lágrimas en los ojos o en con­tar que la ex­pe­rien­cia más du­ra de su vi­da ha si­do pa­sar por un abor­to del que na­die te­nía no­ti­cia. In­clu­so anun­cia su ma­ter­ni­dad en una es­pec­ta­cu­lar y me­di­dí­si­ma ac­tua­ción en los pre­mios Bill­board. Des­pués se ca­lla du­ran­te tres años y no con­ce­de ni una so­la en­tre­vis­ta. Has­ta lo­gró que el Vo­gue de An­na Win­tour tra­ga­ra con una por­ta­da que so­lo lle­va­ba un tex­to en el que la pe­rio­dis­ta ha­bla­ba de ella a tra­vés de ter­ce­ras per­so­nas.

2. SE ATRE­VE CON EL FE­MI­NIS­MO

Ha­ce so­lo tres años, pa­re­cía que el tér­mino le asus­ta­ba y se cen­tra­ba en el “empoderamiento”. Pe­ro Be­yon­cé ha aca­ba­do con­vir­tien­do el fe­mi­nis­mo en el eje de su men­sa­je. La pa­la­bra apa­re­cía tras ella, en le­tras ro­sas gi­gan­tes, en el es­ce­na­rio de su gi­ra Mrs. Car­ter. Y su ad­he­sión al mo­vi­mien­to tie­ne mu­cho que ver con la de­fi­ni­ción que de él ha­ce la es­cri­to­ra ni­ge­ria­na Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie en su char­la TED To­dos de­be­ría­mos ser fe­mi­nis­tas (“La teo­ría po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial de la igual­dad de los se­xos”). Be­yon­cé la ci­ta tal cual en su te­ma Flaw­less. Si le pre­gun­tan, ella in­sis­te en que su lu­cha es por la igual­dad. “No en­tien­do la con­no­ta­ción ne­ga­ti­va del tér­mino ni por qué de­be­ría ex­cluir al otro se­xo”, ex­pli­ca­ba ha­ce un mes en Elle ame­ri­cano, en la úni­ca en­tre­vis­ta que ha con­ce­di­do en tres años.

3. DE­FIEN­DE EL BLACK PO­WER

Su apo­yo a Ba­rack Oba­ma y su ad­mi­ra­ción por Mi­che­lle son pal­pa­bles. Ha mon­ta­do fies­tas pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra sus cam­pa­ñas y ha can­ta­do him­nos (en play­back) en su in­ves­ti­du­ra. Tam­bién lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les de la po­bla­ción afro­ame­ri­ca­na. Lo de­mos­tró pa­gan­do las fian­zas de mu­chos de los ma­ni­fes­tan­tes en­car­ce­la­dos por pro­tes­tar en Bal­ti­mo­re por la muer­te de Fred­die Gray, un afro­ame­ri­cano de 25 años víc­ti­ma de una pa­li­za por la po­li­cía. Tam­bién vis­tió a sus bai­la­ri­nas con un uni­for­me que re­cor­da­ba al de los Pan­te­ras Ne­gras (el mo­vi­mien­to afro­ame­ri­cano que cum­plía 50 años) en la Su­per Bowl de es­te año; y lo hi­zo pa­ra can­tar For­ma­tion, una can­ción que es una oda al Nue­va Or­leans des­pués del hu­ra­cán Ka­tri­na y a to­do lo que sig­ni­fi­ca ser una per­so­na de co­lor en Amé­ri­ca, con crí­ti­ca a la bru­ta­li­dad po­li­cial in­clui­da. Has­ta su hi­ja Ivy Blue sa­le en el ví­deo di­cien­do: “Me gus­ta mi na­riz ne­gra”.

4. TIE­NE UN EFEC­TO FAS­HION

La in­fluen­cia de Be­yon­cé en la mo­da va más allá de que Ric­car­do Tis­ci la con­si­de­re su me­jor ami­ga y de que ella le de­vuel­va el cum­pli­do en un ver­so del sin­gle For­ma­tion, en el que ha­bla de su ves­ti­do de Gi­venchy. Tam­bién tras­cien­de el he­cho de que des­fi­la­ra pa­ra Tom Ford en su re­gre­so a la pa­sa­re­la en 2011, o el que Kan­ye West la qui­sie­ra en el front row de su pri­me­ra co­lec­ción Yeezy pa­ra Adi­das, en 2014. De­ja muy atrás los ne­go­cios de mo­da que su ma­dre pu­so en mar­cha ba­jo el nom­bre Hou­se of Dé­reon, e in­clu­so la se­gun­da ra­ma fas­hion de su ne­go­cio, la lí­nea de sport­wear con Tops­hop Ivy Park, que en dos me­ses es un éxi­to de ventas. El in­flu­jo en la mo­da se de­ja no­tar a otro ni­vel. Uno más in­trín­se­co, ar­tís­ti­co y me­di­do al mi­lí­me­tro, que tie­ne que ver con la ex­plo­sión es­ti­lís­ti­ca de sus ví­deos de los dos úl­ti­mos dis­cos. Tan­to Le­mo­na­de (2016) co­mo Be­yon­cé (2013) apor­tan una his­to­ria vi­sual que con­vier­te las can­cio­nes en pe­lí­cu­las (al­gu­nas ca­si ex­pe­ri­men­ta­les) y en obras de ar­te en las que la mo­da es esen­cial. Pe­ro no se ali­nea so­lo con fir­mas co­no­ci­das. Tam­bién co­lo­ca a di­se­ña­do­res un­der­ground en la pa­rri­lla de sa­li­da. Ca­da look es una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios: el ves­ti­do de vo­lan­tes ama­ri­llo con el que ba­tea co­ches en Hold up, el ba­ña­dor de Nor­ma Ka­ma­li de Pretty hurts o el ves­ti­do de Guc­ci con el que en­tra en un co­che pa­tru­lla en For­ma­tion; el mis­mo ves­ti­do que lu­ció Ri­ta Ora en pleno fre­ne­sí por la bús­que­da de la su­pues­ta aman­te de Jay-z. ¿Quie­re dar pis­tas de su su­pues­ta iden­ti­dad co­mo Becky with the good hair o to­mar el pe­lo a los fans pa­ra­noi­cos?

Be­yon­cé, en una ima­gen pro­mo­cio­nal (izq.) y un fotograma del ví­deo lan­za­do jun­to a su úl­ti­mo dis­co, Le­mo­na­de.

A la izq., un mo­men­to de su ac­tua­ción en la fi­nal de la Su­per Bowl, el pa­sa­do 7 de fe­bre­ro.

So­bre es­tas lí­neas, Be­yon­cé jun­to a su ma­dre, Ti­na, en 2015, y con su pa­dre, en los Grammy de 2004. A la izq., con su her­ma­na So­lan­ge, en 2011. De­ba­jo con su ma­ri­do, el can­tan­te Jay Z, en la ga­la del MET de 2015.

En la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te Oba­ma, en 2013.

Arri­ba, ves­ti­da por Ds­qua­red2 en la fi­nal de la Su­per Bowl, en ho­me­na­je al tra­je que Mi­chael Jack­son lu­ció en 1993. Aba­jo, con un ves­ti­do de Guc­ci, en su ví­deo For­ma­tion.

Arri­ba, en el des­fi­le de Kan­ye West pa­ra Adi­das, jun­to a Kim Kar­das­hian, su hi­ja North y An­na Win­tour. De­ba­jo, con un tra­je-jo­ya de Lo­rrai­ne Sch­wartz, va­lo­ra­do en nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res, re­co­gien­do el premio Icono de la Mo­da, de la CFDA, el 6 de ju­nio pa­sa­do. A la izq., de Ro­sie As­sou­lin, en el ví­deo Le­mo­na­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.