Ella Wood­ward.

Un cam­bio ra­di­cal de die­ta la ayu­dó a su­pe­rar un pro­ble­ma de sa­lud... y a ser, con 23 años, una gu­rú de la ali­men­ta­ción healthy. Por E. Cas­te­lló

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Su his­to­ria es dig­na de un me­lo­dra­ma: Ella, la pri­mo­gé­ni­ta de un ex­mi­nis­tro la­bo­ris­ta in­glés y de la he­re­de­ra de los su­per­mer­ca­dos Sains­bury’s, aca­ba­ba de ter­mi­nar su se­gun­do año en la eli­tis­ta Uni­ver­si­dad de St. An­drews cuan­do em­pe­zó a su­frir sín­to­mas inex­pli­ca­bles –vér­ti­gos, vó­mi­tos, do­lo­res mus­cu­la­res, can­san­cio agu­do— que le par­tie­ron la vi­da en dos con so­lo 19 años, y a los que fi­nal­men­te un mé­di­co lo­gró po­ner un diag­nós­ti­co: sín­dro­me de ta­qui­car­dia pos­tu­ral, una ra­ra en­fer­me­dad cró­ni­ca que afec­ta al sis­te­ma ner­vio­so. Tras se­ma­nas en la ca­ma de un hos­pi­tal, de­ci­dió in­ves­ti­gar por su cuen­ta. Y em­pe­zó a tras­tear en la co­ci­na in­ven­tan­do re­ce­tas sin lác­teos, azú­ca­res re­fi­na­dos o car­ne, y a ba­se de se­mi­llas, ver­du­ra y fru­ta, edul­co­ran­tes na­tu­ra­les y cereales sin gluten. 18 me­ses des­pués, sus sín­to­mas des­apa­re­cie­ron, pu­do aban­do­nar la me­di­ca­ción y el blog que ha­bía co­men­za­do a es­cri­bir, de­li­ciousl­ye­lla, se con­vir­tió en el más se­gui­do de la blo­gos­fe­ra healthy. Hoy, lo vi­si­tan más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas al mes, al­go que la pro­pia Ella ca­li­fi­ca con hu­mor de “su­rrea­lis­ta” en uno de sus li­bros: Las de­li­cias de Ella, que aca­ba de pu­bli­car en Es­pa­ña la editorial Sa­la­man­dra. Wood­ward cuen­ta con dos li­bros de re­ce­tas más, una app y un pe­que­ño ca­fé en el cen­tro de Lon­dres. Su Ins­ta­gram tie­ne 800.000 se­gui­do­res y, se­gún el dia­rio The Ti­mes, ha cam­bia­do los há­bi­tos ali­men­ta­rios de una ge­ne­ra­ción con una mez­cla de re­ce­tas vegetarianas y pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Su le­ma: “Ama tu vi­da, ama tu co­mi­da”. Y es que to­do for­ma par­te de lo mis­mo.

Mu­je­rhoy. La his­to­ria per­so­nal que hay de­trás de su éxi­to es muy im­pre­sio­nan­te. Ella Wood­ward. Me pres­cri­bie­ron un mon­tón de me­di­ca­ción, que to­mé re­li­gio­sa­men­te du­ran­te seis me­ses, pe­ro no tu­vie­ron mu­cho efec­to. En­ton­ces em­pe­cé a bus­car al­ter­na­ti­vas en Goo­gle y en­con­tré his­to­rias de gen­te con múl­ti­ples sín­dro­mes muy com­pli­ca­dos, que ha­bían sa­li­do ade­lan­te cam­bian­do su es­ti­lo de vi­da. Fue una ins­pi­ra­ción pa­ra mí, y de­ci­dí re­vi­sar mi ali­men­ta­ción. Fue di­fí­cil, por­que siem­pre co­mía lo mis­mo. Pe­ro tra­té de en­con­trar re­ce­tas e in­gre­dien­tes que me re­sul­ta­ran de­li­cio­sos y fá­ci­les de ha­cer.

¿Y ya no pre­ci­sa me­di­ca­ción?

No, des­de sep­tiem­bre de 2013. Mi en­fer­me­dad es­tá bas­tan­te con­tro­la­da. Pe­ro si atra­vie­so un pe­rio­do de mu­cho es­trés, los sín­to­mas vuel­ven. Así que no des­cui­do mi ali­men­ta­ción.

¿Cuál fue el pri­mer pa­so?

In­ten­tar co­mer de un for­ma más na­tu­ral, con me­nos ali­men­tos pro­ce­sa­dos, sal­sas en­va­sa­das y pla­tos pre­pa­ra­dos.

Ama tu vi­da y ama tu co­mi­da, es­tá to­do uni­do

Lue­go em­pe­cé a to­mar más ver­du­ras, se­mi­llas y fru­tas, a uti­li­zar in­gre­dien­tes bá­si­cos, a co­ci­nar­lo to­do des­de el prin­ci­pio... ¿Por qué cree que es­ta for­ma de vi­da y de co­ci­na más sa­na lle­ga tan­to a los mi­lle­nials? Tra­ba­ja­mos du­ro, es­ta­mos muy ocu­pa­dos, can­sa­dos, con pri­sa... No es fá­cil en­con­trar tiem­po pa­ra cui­dar­se. Por eso, mu­cha gen­te tra­ta de re­cu­pe­rar ener­gía y de sen­tir­se más po­si­ti­vo.

Una par­te fun­da­men­tal de la com­pli­ci­dad que ha ge­ne­ra­do en su pú­bli­co es que no pien­sa co­mo una ve­ge­ta­ria­na es­tric­ta. Ca­da per­so­na es di­fe­ren­te y lo que me fun­cio­na a mí pue­de no ser­vir­les a otros. Es fun­da­men­tal no ha­cer sen­tir a na­die cul­pa­ble. Yo pre­fie­ro la co­mi­da ve­ge­ta­ria­na, pe­ro no creo que de­ba de­cir­le a na­die que lo que tie­nen que ha­cer, sino tra­tar de que co­man to­da la ver­du­ra y la fru­ta que pue­dan, que em­pie­cen a cui­dar­se más.

Qui­zá los mi­lle­nials sean más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de un es­ti­lo de vi­da sos­te­ni­ble. Es po­si­ble. Creo que cuan­to más jo­ven eres, más fá­cil es cam­biar tus há­bi­tos. A cier­ta edad, des­cu­bres la co­ci­na, por­que te in­de­pen­di­zas. Y es más fá­cil pro­bar co­sas nue­vas en ese mo­men­to que cuan­do lle­vas 20 años co­ci­nan­do pa­ra ti y pa­ra tu fa­mi­lia.

Re­ci­bió crí­ti­cas por­que al­gu­nos pen­sa­ban que pro­po­nía ali­men­tos de­ma­sia­do exó­ti­cos y ca­ros. En­ton­ces es­cri­bió otro li­bro con in­gre­dien­tes más sen­ci­llos.

Si, sal­drá en enero en Gran Bre­ta­ña. Creo que es una pe­na que co­mer sano se en­tien­da co­mo co­mer ca­ro. De­pen­de de ti, de la ma­ne­ra en que es­co­jas co­mer de for­ma más sa­lu­da­ble. Pue­des en­con­trar fru­ta y ver­du­ra cer­ca de tu ca­sa, en to­das las es­ta­cio­nes. No ne­ce­si­tas to­mar su­per­ali­men­tos o in­gre­dien­tes exó­ti­cos.

En paí­ses con die­ta me­di­te­rrá­nea, co­mo Es­pa­ña, sus con­se­jos son más fá­ci­les de se­guir. Sí, sin du­da. En el Reino Uni­do, la tra­di­ción cu­li­na­ria no es de­ma­sia­do sa­na. Hay más mez­cla en Es­pa­ña, más mer­ca­dos, más ti­pos de res­tau­ran­tes, más ali­men­tos lo­ca­les. Es esen­cial ha­cer de las co­mi­das al­go es­pe­cial, al­go con lo que dis­fru­tar.

Pe­ro co­ci­nar lle­va tiem­po. ¿Cree que es po­si­ble com­pa­gi­nar­lo con el es­ti­lo de vi­da de hoy? Creo que hay que ser rea­lis­ta. Me en­can­ta to­do lo que ha­go. Lo im­por­tan­te es adop­tar há­bi­tos que se pue­dan in­te­grar en la vi­da dia­ria.

“Hay que ser rea­lis­ta y adop­tar há­bi­tos que pue­das se­guir ca­da día”.

¿Por qué las mu­je­res tie­nen una re­la­ción di­fí­cil con la co­mi­da?

Hay mu­cha pre­sión so­cial so­bre su as­pec­to, así que es­tán muy pen­dien­tes de su cuer­po y los me­dios no ayu­dan.

¿Cuál es la re­la­ción en­tre las emo­cio­nes y la co­mi­da?

Es­tán ín­ti­ma­men­te co­nec­ta­das. Lo que tra­to es de es­tar más co­nec­ta­da con mis emo­cio­nes, y sa­ber qué sen­ti­mien­tos de­bo evi­tar. Có­mo te sien­tes tie­ne un im­pac­to en la ma­ne­ra que tienes de co­mer.

ELLA EN LA CO­CI­NA Ni lác­teos, ni azú­ca­res, ni gluten. Re­ce­tas sa­bro­sas y sa­ní­si­mas en Las de­li­cias de Ella (Ella Wood­ward, Sa­la­man­dra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.