Amor Eras­mus.

En ca­si 30 años, la be­ca Eras­mus se ha con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta ideal pa­ra que los jó­ve­nes ex­pan­dan sus ho­ri­zon­tes... y en mu­chos ca­sos en­cuen­tren el amor. ¿El re­sul­ta­do? Un mi­llón de be­bés han na­ci­do gra­cias a ella. Por Bea­triz Gon­za­lez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do Eloy (26 años), un es­tu­dian­te de Hu­ma­ni­da­des con pre­ten­sio­nes fi­lo­só­fi­cas se vio an­te el pá­ra­mo la­bo­ral que le ofre­cía Es­pa­ña en el año 2012, to­mó una de las me­jo­res de­ci­sio­nes de su vi­da: ir­se de Eras­mus. Ocho años des­pués si­gue re­cor­dan­do su es­tan­cia en Pra­ga co­mo una de las épo­cas más pro­duc­ti­vas (y su­rrea­lis­tas) de su vi­da. Par­te de ello se de­be a Re­ka (28 años), la es­tu­dian­te hún­ga­ra que co­no­ció na­da más lle­gar a la ca­pi­tal che­ca y que se con­ver­ti­ría en su no­via me­ses des­pués, tras de un pe­rio­do de adap­ta­ción sal­pi­ca­do de aven­tu­ras y una pe­cu­liar “sen­sa­ción de li­ber­tad”. “Ha­bía un di­cho en­tre lo com­pa­ñe­ros de la Uni­ver­zi­ta Kar­lo­va: lo que ocu­rre en Pra­ga se que­da en Pra­ga –di­ce Re­ka en un es­pa­ñol bas­tan­te de­cen­te–, y yo siem­pre lo res­pe­té. ¡Has­ta yo ter­mi­né que­dán­do­me tres años!”. Eloy y Re­ka vi­ven aho­ra en Bar­ce­lo­na y pla­nean se­guir­cur­sos de pos­gra­do y li­diar con una len­gua más, el ca­ta­lán, mien­tras in­ten­tan mon­tar un ca­fe­te­ría de­di­ca­da a es­tu­dian­tes de in­ter­cam­bio .ellos son so­lo dos ejem­plos de lo que es La ex­pe­rien­cia pa­re­ce re­afir­mar a los Eras­mus en las vir­tu­des del amor trans­na­cio­nal: no so­lo es que el 33% de ellos tie­ne una pa­re­ja de na­cio­na­li­dad di­fe­ren­te a la su­ya, sino que en ge­ne­ral pa­de­cen un 23% me­nos de de­sem­pleo. Di­cen los so­ció­lo­gos Ul­rich Beck y Eli­sa­beth Beck-gerns­heim que el amor es más ne­ce­sa­rio que nun­ca, pe­ro tam­bién más di­fí­cil que en cual­quier otro tiem­po. La ra­zón es que va­lo­ra­mos tan­to la li­ber­tad y la au­to­no­mía que es com­pli­ca­do man­te­ner re­la­cio­nes es­ta­bles. Sin em­bar­go, en ese es­ce­na­rio, el amor a dis­tan­cia no pa­re­ce su­po­ner una di­fi­cul­tad aña­di­da. “No so­mos pe­si­mis­tas so­bre el amor a dis­tan­cia, ni cree­mos que re­pre­sen­ta el fi­nal del amor y que sus de­fi­cien­cias vin­cu­la­das a la con­di­ción hu­ma­na son en prin­ci­pio in­su­pe­ra­bles”, di­ce la pa­re­ja de so­ció­lo­gos en la in­tro­duc­ción de su li­bro Amor a dis­tan­cia. Nue­vas for­mas de vi­da en la era glo­bal (Pai­dós, 2012). Es la ver­da­de­ra prue­ba que tie­ne su­pe­rar el amor de los Eras­mus cuan­do lle­ga el fin de la be­ca: con­ti­nuar­lo se­pa­ra­dos por mi­les de ki­ló­me­tros. Aun­que tie­nen bas­tan­te a su fa­vor. Gran par­te de esos enamo­ra­dos se cuen­tan en­tre los cien­tos de mi­llo­nes de usua­rios

La ver­da­de­ra prue­ba a su­pe­rar pa­ra las pa­re­jas Eras­mus es el fin de la be­ca…

de apli­ca­cio­nes co­mo Sky­pe, What­sapp y de­más he­rra­mien­tas que per­mi­ten man­te­ner el ro­man­ce a tra­vés de una pan­ta­lla de or­de­na­dor o del te­lé­fono mó­vil. Las com­pa­ñías aé­reas de ba­jo cos­te tam­bién apa­re­cen co­mo alia­das de ese amor, po­si­bi­li­tan­do es­ca­pa­das pa­ra los dos miem­bros de la pa­re­ja, que acos­tum­bran a en­con­trar­se en dis­tin­tas ciu­da­des a me­dio ca­mino en­tre sus res­pec­ti­vos paí­ses. Pe­ro no to­do es co­lor de ro­sa pa­ra los jó­ve­nes y to­da­vía inex­per­tos enamo­ra­dos, por su­pues­to. Co­mo ad­vier­ten los es­pe­cia­lis­tas en re­la­cio­nes de pa­re­ja. “To­das las pa­re­jas tie­nen un pro­ce­so –di­ce Mi­la Cahué–. La pri­me­ra fa­se, la del enamo­ra­mien­to, es per­fec­ta. Pe­ro pa­ra que la re­la­ción se con­so­li­de ha­ce fal­ta una se­gun­da y una ter­ce­ra. Tienes que co­no­cer al otro en pri­ma­ve­ra, ve­rano, oto­ño e in­vierno; cuan­do ha­ce sol y cuan­do llue­ve; en los mo­men­tos fe­li­ces y en los que no lo son tan­to. Y cuan­do hay dis­tan­cia fí­si­ca exis­ten dos di­fi­cul­ta­des: la pri­me­ra es que ya no se com­par­te el día a día de for­ma tan di­rec­ta; la se­gun­da, que en al­gún mo­men­to hay que to­mar una de­ci­sión, o tú te vie­nes a mi país o yo al tu­yo o los dos a un ter­ce­ro, y eso con­lle­va rup­tu­ras”, ase­gu­ra la psi­có­lo­ga.

LOST IN TRANS­LA­TION

Mat­hias, fran­ces de 25 años re­si­den­te en Ma­drid des­de que en 2014 vi­nie­ra con una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, sa­be muy bien lo que es que­rer y des­pués per­der. Al igual que no uno, sino dos de sus com­pa­ñe­ros que lle­ga­ron con el des­de París, Mat­hias se enamo­ró de la cul­tu­ra es­pa­ño­la... per­so­ni­fi­ca­da en Ana, una ma­la­gue­ña lin­guis­ta y al pa­re­cer di­ver­ti­da, que sin em­bar­go le de­jó al año de es­tar ins­ta­la­do en la ca­pi­tal. Mat­hias no se que­ja. “He apren­di­do más en es­tos dos años fue­ra de ca­sa (in­clui­do el úl­ti­mo que he pa­sa­do sin Na­ta­lia) que en to­da mi vi­da an­te­rior, ¡so­bre to­do que los

Mat­hias se enamo­ró de la cul­tu­ra es­pa­ño­la… en­car­na­da en Ana.

españoles te­néis un sen­ti­do dis­tin­to del tiem­po! Lo de la sies­ta y las fies­tas me si­gue alu­ci­nan­do”. A Juan (24 años), un ma­dri­le­ño afin­ca­do des­de ha­ce seis me­ses en Hel­sin­ki, tam­po­co le re­sul­tan com­pren­si­bles al­gu­nas cos­tum­bres fin­lan­de­sas –“Lo del sal­món cru­do lo lle­vo mal”, di­ce–, pe­ro por lo pron­to ya se ha echa­do no­via: Ma­ri­len­na (24 años), una ita­lia­na con la que año­ran, jun­tos, el Me­di­te­rrá­neo. “Es pro­ba­ble que an­tes de vol­ver pa­se una tem­po­ra­da en Ná­po­les, con mi chi­ca”, di­ce Juan, que es­tu­dia em­pre­sa­ria­les, al igual que su no­via. Es evi­den­te que los Eras­mus sol­te­ros y sin com­pro­mi­so aca­ban sien­do pre­sas de la pa­sión. Pe­ro, ¿qué ocu­rre con los que vi­ven la ex­pe­rien­cia te­nien­do ya pa­re­ja? La res­pues­ta es­tá en el pro­pio le­ma con el que se ce­le­bró el pri­mer cuar­to de si­glo del pro­gra­ma ha­ce ya cua­tro años, una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: “Eras­mus: 25 años cam­bian­do vi­das, abrien­do men­tes”. Efec­ti­va­men­te, unos me­ses en otro país pue­den dar un gi­ro de 180 gra­dos al fu­tu­ro la­bo­ral de cual­quier es­tu­dian­te, pe­ro tam­bién cam­biar su vi­da per­so­nal. Pa­ra Iri­na (29 años), una es­lo­va­ca que vino a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la be­ca era so­lo una ayu­da pa­ra me­jo­rar su es­pa­ñol y co­no­cer el país al que ha­bía so­ña­do con via­jar des­de ni­ña. Su pa­re­ja se que­dó en Bra­tis­la­va y, aun­que lo in­ten­ta­ron, la re­la­ción a dis­tan­cia no fun­cio­nó: ella se enamo­ró de otro y se lo con­fe­só, él la per­do­nó... has­ta que vol­vió a ocu­rrir. Su ca­so no es ra­ro. Es­tar se­pa­ra­dos pue­de ser un ali­cien­te, pe­ro tam­bién una tram­pa. Por eso es fun­da­men­tal la co­mu­ni­ca­ción y la sin­ce­ri­dad cons­tan­tes. “Una in­fi­de­li­dad no es sen­ci­lla de su­pe­rar, aun­que ca­da pa­re­ja tie­ne que de­fi­nir lo que sig­ni­fi­ca en su re­la­ción y có­mo la afec­ta”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Mi­lla Cahué. Más aún si pro­vie­nen de cul­tu­ras di­fe­ren­tes. Mien­tras tan­to, el pro­gra­ma que ha po­si­bi­li­ta­do el in­ter­cam­bio de tres mi­llo­nes de es­tu­dian­tes si­gue cum­plien­do ob­je­ti­vos: fo­men­tar la cons­truc­ción de una iden­ti­dad co­mún, de­rri­bar cli­chés, es­tre­char la­zos. Que el amor sea un efec­to co­la­te­ral no es des­ca­be­lla­do: di­cen que el be­so es el idio­ma uni­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.