LA SON­RI­SA DE LA PIS­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

So­lo la con­cen­tra­ción du­ran­te el par­ti­do ha­ce que la te­nis­ta pier­da su son­ri­sa. En es­tas imá­ge­nes, con la co­pa de Ro­land Ga­rros, ha­ce unas se­ma­nas; ju­gan­do el Open de Aus­tra­lia en 2015; y con Ra­fa Na­dal, en la pre­sen­ta­ción del Open de Madrid de es­te año. cer, mo­les­ta­ba por­que me po­nía a co­rrer por to­dos la­dos y no les de­ja­ba ju­gar, cla­ro. Has­ta que pu­de co­ger una ra­que­ta y por fin, a los cua­tro años, me per­mi­tie­ron en­trar en la pe­que­ña es­cue­la don­de ellos ju­ga­ban. Mi madre siem­pre cuen­ta: “¡In­sis­tías tan­to! Pe­ro es que te­nías tres años, no sa­bía­mos qué de­cir­te”. Por eso, yo so­lo es­cu­cha­ba: “Cuan­do cum­plas cua­tro”, “Todavía no tie­nes cua­tro años”...

¿Qué pa­pel ha ju­ga­do su fa­mi­lia en su ca­rre­ra?

Uno fun­da­men­tal. Mi fa­mi­lia ama el te­nis y su ilu­sión es que al me­nos uno de sus hijos triun­fe en es­te de­por­te. Mi madre se vino con­mi­go a Es­pa­ña pa­ra que cum­plie­ra mi sue­ño, y mi pa­dre ha sa­cri­fi­ca­do to­do lo que ha te­ni­do por sus hijos, por­que so­mos tres y los tres he­mos in­ten­ta­do ser ju­ga­do­res de te­nis. Mis her­ma­nos no con­si­guie­ron del to­do lle­gar a ser pro­fe­sio­na­les y vi­vir de es­te de­por­te, pe­ro al fi­nal la más pe­que­ñi­ta de la ca­sa ahí va, lu­chan­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.