Le­jos, pe­ro es por mi

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

in­te­gran­te de la se­lec­ción de ba­lon­ces­to, in­ten­ta­rá traer a ca­sa la pri­me­ra me­da­lla olím­pi­ca del equi­po. Su prin­ci­pal apo­yo es su pa­dre. Es la se­gun­da es­pa­ño­la de la his­to­ria (la otra es Ama­ya Val­de­mo­ro), en lo­grar un ani­llo en la WNBA (la NBA fe­me­ni­na y la me­jor li­ga del mun­do) con Min­ne­so­ta Lynx. Y en su pal­ma­rés hay tam­bién me­da­llas eu­ro­peas y mun­dia­les. Lo que An­na no ha­bía lo­gra­do era par­ti­ci­par en unos Jue­gos y es­te año cum­pli­rá ese sue­ño. “Es a lo má­xi­mo que pue­de as­pi­rar un de­por­tis­ta, así que lo ten­go en mi lis­ta de de­seos”, con­fie­sa es­ta vein­tea­ñe­ra de Ba­da­lo­na que em­pe­zó a ju­gar al ba­lon­ces­to por­que que­ría imi­tar a su me­lli­zo, Ser­gi. “Él que­ría que mis pa­dres le apun­ta­ran. Te­nía­mos seis años y al prin­ci­pio no me in­tere­sa­ba. Pe­ro cuan­do él se por­ta­ba mal, le de­cían: “Co­mo si­gas así, apun­ta­re­mos a An­na y no a ti”. “Yo quie­ro”, di­je. Y has­ta hoy”, re­cuer­da. Luis y su mu­jer se di­vi­dían pa­ra ver­la ju­gar los fi­nes de se­ma­na: ”He­mos he­cho mu­cha ca­rre­te­ra, pe­ro ha me­re­ci­do la pe­na”. Ha­ce años ni se les pa­sa­ba por la ca­be­za que su hi­ja lle­ga­se a com­pe­tir en unos Jue­gos: “Es­ta­mos or­gu­llo­sí­si­mos. ¿Có­mo no es­tar­lo si es tan di­fí­cil lle­gar?”. “Cuan­do era pe­que­ña

Oy todavía pa­ga­ba por ju­gar –di­ce An­na– pa­sa­mos una ma­la ra­cha y les di­je: “Yo tra­ba­jo si ha­ce fal­ta, pe­ro del ba­lon­ces­to no me bo­rréis”. Ellos se reían por­que ni es­tá­ba­mos tan mal ni iban a per­mi­tir que yo tra­ba­ja­ra. Pe­ro mi reac­ción di­ce bas­tan­te de la ob­se­sión que te­nía”, cuen­ta rien­do. “Lle­vo des­de los 18 años le­jos de mi fa­mi­lia, pe­ro el es­fuer­zo me­re­ce la pe­na si tie­nes re­com­pen­sa. Si es­toy don­de es­toy es por ellos” agre­ga. An­na re­cuer­da que pi­dió a sus pa­dres que no vie­ran el par­ti­do en el que ga­nó el ani­llo de la WNBA, por­que las úl­ti­mas ve­ces que ha­bían ido a ver­la per­die­ron. El ma­tri­mo­nio obe­de­ció, pe­ro no pe­ga­ron ojo has­ta que su­pie­ron el re­sul­ta­do. “Siem­pre ha po­di­do con to­do: se ha sa­ca­do una ca­rre­ra, se ha mar­cha­do a mi­les de ki­ló­me­tros pa­ra ju­gar en los me­jo­res equi­pos... Lo úni­co que po­de­mos ha­cer es dar­le áni­mos. Por eso una re­com­pen­sa así es una ale­gría enor­me. Me ima­gino que al­go pa­re­ci­do a lo que se­ría vol­ver con me­da­lla de Río”, ase­gu­ra Luis.

“He per­di­do la cuen­ta de los ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, pe­ro ha va­li­do la pe­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.