Cuan­do CAE la NO­CHE

Las eró­ti­cas es­tán re­la­cio­na­das con la se­xua­li­dad in­cons­cien­te. que no tie­nen por qué asus­tar­nos ni es­tar re­la­cio­na­das con en la reali­dad. el

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nosotros -

fan­ta­sías En­so­ña­cio­nes de­seo en­cuen­tros vio­len­tos... Cuan­do es­to su­ce­de, nos asom­bra­mos de sen­tir­nos ex­ci­ta­dos por si­tua­cio­nes que no se desean en la vi­da real. Pe­ro es­tas en­so­ña­cio­nes son la cons­ta­ta­ción de la ín­ti­ma re­la­ción que exis­te en­tre la se­xua­li­dad y psi­quis­mo. Se­gún la se­xó­lo­ga Wendy Maltz, las fan­ta­sías se­xua­les son de dos ti­pos: las no­ve­la­das, que si­guen una his­to­ria con ar­gu­men­to, per­so­na­jes y es­ce­na­rio; y las no no­ve­la­das, en las que la aten­ción se cen­tra en las pri­me­ras im­pre­sio­nes sen­so­ria­les en las que se re­gis­tró el pla­cer. Las no­ve­la­das más co­mu­nes pue­den agru­par­se en te­mas: La don­ce­lla. Se ima­gi­nan es­ce­nas don­de la mu­jer es el ob­je­to pa­si­vo de de­seo. El he­cho de que el otro lo ha­ga to­do le per­mi­te no aver­gon­zar­se. Es­ta fan­ta­sía la pro­mue­ve una cul­tu­ra don­de se re­pri­me el de­seo se­xual de la mu­jer. La víc­ti­ma. La pro­ta­go­nis­ta es se­xual­men­te pa­si­va, pe­ro lo que la ex­ci­ta es el mie­do y la hu­mi­lla­ción. En oca­sio­nes, es­tas mu­je­res han te­ni­do una his­to­ria de vio­len­cia se­xual o han vi­vi­do en un ambiente muy re­pre­sor, en el que no po­di­do or­ga­ni­zar psí­qui­ca­men­te su iden­ti­dad fe­me­ni­na. La do­mi­na­do­ra. A la mu­jer le ex­ci­ta el con­trol eró­ti­co. Es­ta es­ce­na se re­pro­du­ce pa­ra ven­cer agra­vios se­xua­les pa­sa­dos, pe­ro se to­ma el pa­pel opues­to al de la víc­ti­ma. La vo­yeur. La mu­jer se co­lo­ca co­mo es­pec­ta­do­ra de una es­ce­na, lo que le per­mi­te dis­tan­ciar­se de su fan­ta­sía y ser pa­si­va se­xual­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.