La nie­ta you­tu­ber de Jac­kie Ken­nedy

RO­SE SCHLOSSBERG

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Ro­se Schlossberg no ten­dría que ha­cer na­da más que acu­dir a las fies­tas de la al­ta so­cie­dad neo­yor­qui­na y po­sar an­te la cá­ma­ra, un po­co a des­ga­na, pa­ra evo­car el fan­tas­ma de una de las fi­gu­ras más icó­ni­cas del si­glo XX: su abue­la Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis, con quien tie­ne un enor­me pa­re­ci­do. Pe­ro es­ta chi­ca de 28 años, gra­dua­da en Har­vard, no ha que­ri­do de­te­ner­se ahí. Sa­bía­mos del ta­len­to pa­ra la po­lí­ti­ca, el gla­mour y los des­ti­nos fa­ta­les de la ris­tra de ape­lli­dos ilus­tres que la acom­pa­ña. Pe­ro Ro­se, pri­mo­gé­ni­ta del fa­mo­so di­se­ña­dor Ed Schlossberg y de Ca­ro­li­ne Bou­vier Ken­nedy (ac­tual em­ba­ja­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na en Ja­pón y úni­ca des­cen­dien­te vi­va del ma­tri­mo­nio pre­si­den­cial), nos ha des­cu­bier­to, ade­más, una fa­ce­ta has­ta hoy des­co­no­ci­da del cé­le­bre clan: el sen­ti­do del hu­mor. Co­mo si de una mo­no­lo­guis­ta se tra­ta­ra, Ro­se de­ci­dió un buen día po­ner en mar­cha jun­to con su ami­ga Ma­ra Nel­son-green­berg un ca­nal en Youtu­be, el End Ti­mes Girls Club, el Club de las Chi­cas del Fin del Mun­do. Se ha­cen lla­mar Bee (Ro­se) y La­ra (Ma­ra), y en ví­deos de unos dos mi­nu­tos pa­ro­dian el gé­ne­ro de los tu­to­ria­les pa­ra en­se­ñar a las es­pec­ta­do­ras có­mo en­fren­tar­se a un desas­tre na­tu­ral, un apo­ca­lip­sis zom­bi o una in­va­sión alie­ní­ge­na sin per­der la esen­cia fe­me­ni­na. Mu­cho sa­be Ro­se de ese dis­cre­to en­can­to que le re­co­rre el to­rren­te san­guí­neo: en

Opan­ta­lo­nes va­que­ros des­gas­ta­dos, ca­mi­se­ta blan­ca arru­ga­da y sin ma­qui­lla­je, sen­ta­da en el sue­lo de una habitación de es­tu­dian­tes jun­to a una ca­ma des­he­cha, la nie­ta del pre­si­den­te John F. Ken­nedy nos ex­pli­ca có­mo fa­bri­car una más­ca­ra de pes­ta­ñas con un po­co de ce­ni­za y gra­sa de co­ches aban­do­na­dos, o có­mo sur­tir­nos en el eco­no­ma­to del ejér­ci­to pa­ra lu­cir sin per­der un ápi­ce de co­que­te­ría. Te­nía so­lo cin­co años cuan­do mu­rió su abue­la, que la vi­si­ta­ba a me­nu­do en el lu­jo­so apar­ta­men­to del Up­per East Si­de de Man­hat­tan don­de se crió, y nue­ve cuan­do su tío John F. Ken­nedy Jr. fa­lle­ció en un trá­gi­co ac­ci­den­te de avio­ne­ta. En­ton­ces Ro­se se su­mió en una de­pre­sión que le hi­zo per­der has­ta 14 ki­los. Re­cu­pe­ra­da la son­ri­sa, la jo­ven Ken­nedy siem­pre ha di­cho que no ha que­ri­do apro­ve­char­se de sus ape­lli­dos, y no du­dó en rehu­sar fir­mar con él en sus co­la­bo­ra­cio­nes en el New York Ti­mes. La po­lí­ti­ca, por el mo­men­to, pa­re­ce que no le tien­ta, aun­que fue ac­ti­va vo­lun­ta­ria y do­nan­te pa­ra la cam­pa­ña de Ba­rack Oba­ma en 2008. Lo su­yo es reír­se de la des­gra­cia y so­bre­vi­vir con hu­mor. NE­RE BA­SA­BE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.