Úrsula Corberó

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - De Cerca -

ra. Pe­ro con­tra­tó un re­pre­sen­tan­te, em­pe­zó a ha­cer cas­tings y con­si­guió su pri­mer pa­pel. De eso ha­ce seis años. Ha pa­sa­do del más ab­so­lu­to ano­ni­ma­to a que, de vez en cuan­do, al­gu­na des­co­no­ci­da la abra­ce por la ca­lle. Sin em­bar­go, si­gue hun­dien­do bien los pies en la tie­rra. “No en­tien­do que es­ta pro­fe­sión pue­da subír­se­le a al­guien a la ca­be­za. Es un tra­ba­jo co­mo otro cual­quie­ra, no ha­ce­mos na­da ex­tra­or­di­na­rio. Yo no sal­vo nin­gu­na vi­da, así que no ten­go que ir por ahí con el cue­llo le­van­ta­do”, co­men­ta. A ver las co­sas así de cla­ras le ayu­dan sus ami­gos de to­da la vi­da, su chi­co (el bió­lo­go Gor­ka Or­tú­zar), su her­mano y, so­bre to­do, sus pa­dres, a quie­nes des­cri­be co­mo sus “ma­yo­res crí­ti­cos”. “El día que di­cen “me ha gus­ta­do” ha­go la ola”, co­men­ta es­ta ci­né­fi­la (y tam­bién se­rié­fi­la) fas­ci­na­da con la po­si­bi­li­dad que ofre­ce es­ta pro­fe­sión de cam­biar de piel. “Con los años me voy vol­vien­do más tí­mi­da, por eso me cues­tan un po­co las en­tre­vis­tas, por­que ten­go que ser yo mis­ma”. Y por eso las es­ce­nas de ca­ma tam­po­co son sus pre­fe­ri­das. “Yo no di­go ni pío por­que en­tien­do que for­ma par­te de mi pro­fe­sión, pe­ro me cues­tan”, re­co­no­ce. En su cu­rrí­cu­lum fi­gu­ran 12 se­ries, una de­ce­na de pe­lí­cu­las y una obra de tea­tro. En La Em­ba­ja­da es Es­ter, la hi­ja del em­ba­ja­dor Se­rra (Abel Folk) y no­via de Car­los (Chino Da­rín), a quien tien­den una tram­pa por la que aca­ba en la cár­cel al lle­gar a Tai­lan­dia.

Úrsula Corberó es un tor­be­llino de ener­gía y ad­vier­te que hoy “es peor to­da­vía” por­que ha dor­mi­do 10 ho­ras. “Los ro­da­jes a ve­ces tie­nen mu­chas ho­ras de tra­ba­jo muy in­ten­sas, pe­ro te en­gan­chan”, afir­ma. Por si fue­ra po­co, gra­cias al tra­ba­jo ha co­no­ci­do a su nue­va pa­re­ja, el ac­tor ar­gen­tino Chino Da­rín (hi­jo

Ode Ri­car­do Da­rín), que in­ter­pre­ta a su no­vio en La Em­ba­ja­da. “Sí, me he sal­ta­do la re­gla nú­me­ro uno, pe­ro me ale­gro de ha­ber­lo he­cho”, di­ce tras con­tar que es la pri­me­ra vez que en­cuen­tra el amor en un pla­tó. De mo­men­to, lle­va bien lo de tra­ba­jar con su pa­re­ja: “A la vis­ta es­tá que se com­pa­ti­bi­li­za bien. No es­ta­mos pa­ra pa­sar­lo mal en la vi­da”. A pe­sar de ser una de las más jó­ve­nes del re­par­to, lle­va más de una dé­ca­da an­te las cá­ma­ras. “Tu­ve mu­cha suer­te por­que no es fá­cil que tus pa­dres ten­gan fe en ti cuan­do les di­ces que quie­res ser ar­tis­ta con seis años”, re­cuer­da. Su pa­dre, car­pin­te­ro, y su ma­dre, co­mer­cial, no sa­bían por dón­de em­pe­zar, así que ter­mi­na­ron apun­tán­do­la en una agen­cia. “Em­pe­cé ha­cien­do pu­bli­ci­dad y pa­sa­re­la pa­ra ni­ños y allí co­no­cí a Ma­rio Ca­sas. Lue­go me em­pe­zó a lla­mar la in­ter­pre­ta­ción y co­mo era de ideas fi­jas...”, di­ce rien­do. Por eso la fa­ma no le ha co­gi­do por sor­pre­sa. “In­ten­to ser siem­pre yo mis­ma. Eso pue­de ser bueno o ma­lo. Por mi ca­rác­ter o te cai­go muy bien o me quie­res pe­gar un tor­ta­zo, por­que ten­go una ener­gía dis­pa­ra­ta­da, pe­ro nun­ca he que­ri­do re­nun­ciar a có­mo soy. Co­mo me di­jo Rossy de Pal­ma: “No ha­gas ca­so de lo bueno que te di­cen, pe­ro tam­po­co de lo ma­lo. No ha­gas ca­so de na­da por­que, si es­tás pen­dien­te de to­do, pue­des vol­ver­te lo­ca”, re­fle­xio­na an­tes de sa­lir del ca­me­rino, pa­ra re­en­con­trar­se con Úrsula y Me­gan. Las tres son­ríen: “¡Sí que nos han de­ja­do gua­pas!”.

Des­cu­bre los looks de ma­qui­lla­je en la pá­gi­na 44.

Ves­ti­do de Antonio Gar­cía y ani­llo de Ara­rat. Look de be­lle­za de Lan­cô­me. (Bar­ce­lo­na, 1990).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.