Una su­per­he­roí­na en Afganistán

KIM­BER­LEY MOTLEY

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mujeres En Primera Línea -

Los ame­ri­ca­nos no acep­tan so­bor­nos?”. “Es­ta no”. Es­ta bre­ve con­ver­sa­ción tu­vo lu­gar en la sa­la de vis­tas de un tri­bu­nal de Ka­bul. El que pre­gun­ta­ba era un juez af­gano, acos­tum­bra­do a so­lu­cio­nar los ca­sos a gol­pe de dó­la­res. Su in­ter­lo­cu­tor, un tra­duc­tor. Y la es­ta­dou­ni­den­se a la que se re­fe­rían era Kim­ber­ley Motley, la úni­ca ex­tran­je­ra que li­ti­ga en el sis­te­ma ju­rí­di­co de Afganistán. “Vi­ne aquí por di­ne­ro”, con­fie­sa sin ta­pu­jos en el pre­mia­do do­cu­men­tal La Ley de Motley, de la di­rec­to­ra da­ne­sa Ni­co­le N. Ho­ran­yi, so­bre su día a día en la ca­pi­tal del ter­cer país más co­rrup­to del mun­do, se­gún la ONG Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal. Motley, de pa­dre afro­ame­ri­cano y ma­dre nor­co­rea­na, cre­ció en un con­flic­ti­vo ba­rrio de Mil­wau­kee. Las in­jus­ti­cias de su en­torno la ani­ma­ron a es­tu­diar De­re­cho y a ejer­cer de abo­ga­da de ofi­cio. Allí vi­vía tran­qui­la con su ma­ri­do y sus tres hi­jos (hoy de 8, 13 y 17 años). En 2004 in­clu­so fue Miss Wis­con­sin. Has­ta que, en 2008, un pro­gra­ma de nue­ve me­ses pa­ra for­mar abo­ga­dos af­ga­nos lo cam­bió to­do. Ka­bul fue la pri­me­ra ciu­dad ex­tran­je­ra que pi­só en su vi­da y ja­más sos­pe­chó que se con­ver­ti­ría en su ho­gar. El di­ne­ro la lle­vó a Afganistán, pe­ro las in­jus­ti­cias que se per­pe­tran por la ig­no­ran­cia de la po­bla­ción so­bre sus sis­te­ma le­gal la hi­cie­ron de­jar­lo to­do, vi­vir nue­ve me­ses al año en una ca­sa for­ti­fi­ca­da en Ka­bul, re­ci­bir ame­na­zas, so­bre to­do de vio­la­ción, e in­clu­so ver im­pac­tar una gra­na­da en su sa­lón. “No pue­do de­jar que

Oe­so me afec­te por­que ten­go que se­guir ha­cien­do lo que ha­go”, se re­pi­te es­ta mu­jer, cu­yo ca­rác­ter la pro­te­ge cuan­do las ni­ñas le cuen­tan có­mo son for­za­das a ca­sar­se o re­la­tan los sal­va­jes mal­tra­tos que su­fren por par­te de sus fa­mi­lias po­lí­ti­cas. Es­tos ca­sos su­po­nen un ter­cio de su tra­ba­jo, el que ejer­ce gra­tis y que pa­ga de­fen­dien­do tam­bién a gran­des cor­po­ra­cio­nes y ex­tran­je­ros. “Es­te país tie­ne le­yes bue­nas pe­ro no se uti­li­zan. Con la ley en la mano se pue­den cam­biar las co­sas”. Su es­ti­lo di­rec­to le ha re­por­ta­do un sor­pren­den­te res­pe­to en los tri­bu­na­les af­ga­nos. Se nie­ga a lle­var ve­lo por­que di­ce que no se sien­te ella mis­ma, y su fa­mi­lia asiá­ti­ca la con­for­man su tra­duc­tor y su chó­fer, a los que con sor­na lla­ma "pa­tru­lla le­gal de su­per­hé­roes", en la que ella es Su­per­wo­man. Vi­ve en­gan­cha­da a Sky­pe pa­ra ha­blar con sus hi­jos y su ma­ri­do, y se re­la­ja im­par­tien­do cla­ses de spin­ning en la ba­se mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se. Motley so­lo tie­ne mie­do a una co­sa: que la re­ti­ra­da de las tro­pas ex­tran­je­ras com­pli­que su tra­ba­jo o, peor aún, que ten­ga que mar­char­se y sus clien­tes que­den de nue­vo in­de­fen­sos. Kim­ber­ley tie­ne ra­zón: es Su­per­wo­man. CAR­MEN RO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.