Amor en­tre Goo­gle y Fa­ce­book.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - MISS DRA­MAS

Mi vi­da sen­ti­men­tal va en caí­da li­bre des­de que se pue­den ta­char fra­ses en What­sapp. Pa­ra más in­ri, tam­bién han in­tro­du­ci­do ne­gri­tas y cur­si­vas. ¿Qué ne­ce­si­dad ha­bía de aña­dir un nue­vo ma­tiz –en cur­si­va– al ya con­fu­so mun­do de las re­la­cio­nes hu­ma­nas? ¿Y las ne­gri­tas? ¿Qué quie­re de­cir una des­pe­di­da en ne­gri­tas? Por ejem­plo: “Te lla­mo”. ¿Es una pro­me­sa? ¿Es una ame­na­za? ¿Es el anun­cio del Apo­ca­lip­sis? Co­mo si no fue­ran su­fi­cien­tes las fla­gran­tes fal­tas de or­to­gra­fía que me ha­cen desechar ejem­pla­res del se­xo opues­to, aho­ra ten­dré que po­ner­me tam­bién a co­rre­gir el uso de cur­si­vas y ne­gri­tas, o lo que es peor, a in­ten­tar bus­car­les una ex­pli­ca­ción. Año­ro esos tiem­pos de paz y amor en los que mi ma­yor an­gus­tia era mi­rar la úl­ti­ma ho­ra de co­ne­xión. Aho­ra la in­cer­ti­dum­bre lle­ga con la pri­me­ra fra­se de la con­ver­sa­ción si tie­ne ne­gri­tas. Vea­mos un ejem­plo: – Ho­la, soy yo. (No­ta men­tal: 1. Al­guien que se re­fie­re a sí mis­mo con el pro­nom­bre de la pri­me­ra per­so­na en ne­gri­ta es un nar­ci­sis­ta y un egó­la­tra per­di­do. 2. No, qui­zás ha­ga én­fa­sis en que es él y no otro. ¿Aca­so es­tu­ve ayer ju­gan­do a dos ban­das y no me acuer­do? 3. Qui­zás sea in­se­gu­ro y ne­ce­si­te re­for­zar su per­so­na­li­dad). Con­ti­núa la con­ver­sa­ción: – Soy YO, el de ayer, me dis­te tu te­lé­fono y te fuis­te al ba­ño. Te es­pe­ré, pe­ro nun­ca vol­vis­te. (No­ta men­tal 2. Po­ne YO en ma­yús­cu­las, tie­ne un tras­torno de per­so­na­li­dad se­ve­ro… ¿Cuán­do di­ce que le di mi nú­me­ro?). Con tan­tas di­gre­sio­nes, no se pue­de avan­zar en una re­la­ción o lo que sur­ja. Soy cons­cien­te de mi fal­ta de fo­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.