El ca­ma­su­tra

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - La Imperfecta - POR LU­CÍA TA­BOA­DA GUIÓN Y RA­QUEL CÓRCOLES ILUS­TRA­CIO­NES

Cuan­do era ado­les­cen­te, leí en una en­tre­vis­ta a una mo­de­lo que su úni­co se­cre­to de be­lle­za era dor­mir mu­cho y beber agua. Me to­mé los con­se­jos al pie de la le­tra –apa­ren­te­men­te, no su­po­nían de­ma­sia­do es­fuer­zo– y des­de los 14 años si­go el ri­tual de una mo­de­lo bra­si­le­ña. No so­lo no he em­be­lle­ci­do sino que, cuan­do duer­mo mu­chas ho­ras se­gui­das, me le­van­to con el ric­tus de ha­ber co­me­ti­do un cri­men y ar­ticu­lo frases sin ló­gi­ca. Pá­sa­me la sal pa­ra el ca­fé. No im­por­ta, dor­mir me em­be­lle­ce por den­tro. Si el ca­ma­su­tra fue­se una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, ten­dría va­rios doc­to­ra­dos, ha­bría car­te­les con mi ca­ra en las tien­das de col­cho­nes y en Ikea se ven­de­rían ca­mas lla­ma­das Ta­bo­darjd. Pe­ro ten­go la ca­pri­cho­sa cos­tum­bre de dor­mir a gus­to con me­nos de 40 ºc. Así que en ve­rano dor­mi­to co­mo si Gre­go­rio Sam­sa hu­bie­se na­ci­do en Arro­yo de la Pla­ta, Se­vi­lla, y so­lo tu­vie­se ai­re acon­di­cio­na­do en el sa­lón. Co­mo si Gre­go­rio Sam­sa, ade­más de in­sec­to, ama­ne­cie­se ba­ña­do en su­dor.

Cuan­do lle­ga ju­lio, aco­mo­do el nór­di­co en la par­te su­pe­rior del ar­ma­rio co­mo si me des­pi­die­se de mi no­vio, sol­da­do de la 1ª Di­vi­sión de In­fan­te­ría, en el an­dén de una es­ta­ción de tre­nes de Ne­va­da –“Amor mío, vol­ve­re­mos a ver­nos. Pro­mé­te­me­lo”–. Le me­to en el bol­si­llo una fo­to car­net y ojeo de le­jos esa ca­ma que aho­ra lu­ce des­nu­da y des­pro­te­gi­da. Pe­ro no con­vie­ne alar­mar­se, so­lo son dos me­ses. En po­cas semanas vol­ve­re­mos a dor­mir más de ocho ho­ras del ti­rón, en nues­tra ci­men­ta­da ru­ti­na de mo­de­los in­ter­na­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.