La amis­tad no tie­ne pre­cio, ¿o sí?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

¿Por qué úl­ti­ma­men­te to­das las bo­das son tan ori­gi­na­les (y ca­ras)? ¿Por qué tus ami­gos son tan crea­ti­vos y em­pren­de­do­res que lan­zan un crowd­fun­ding ca­da mes? Se­gu­ro que ya te ha­bías da­do cuen­ta: la amis­tad se pa­re­ce ca­da vez más al me­ce­naz­go y tú, a una ONG. Por Sil­via To­rres

HHay una es­pe­cie de ami­ga que pa­re­ce lle­gar a es­te mun­do con una hu­cha ba­jo el bra­zo. Lo no­tas por­que des­de que en­tra en tu vi­da tus gas­tos se mul­ti­pli­can y, no pre­ci­sa­men­te, por­que tu vi­da so­cial se ha­ya ani­ma­do. Sino por­que la quie­res mu­cho –y ella tam­bién a ti–, pe­ro tie­ne pro­ble­mas, su vi­da es al­go pre­ca­ria (pe­ro muy in­ten­sa) y a ti, teó­ri­ca­men­te, te va mu­cho me­jor. ¿Te sue­na? Es­tas ami­gas sue­len te­ner múl­ti­ples pro­yec­tos, aven­tu­ras em­pre­sa­ria­les, bo­das, fra­ca­sos amo­ro­sos y via­jes men­ta­les (o via­jes a se­cas), y pa­ra ello cuen­tan con tu im­pa­ga­ble (nun­ca me­jor di­cho) apo­yo eco­nó­mi­co, por­que el mo­ral no sue­le ha­cer­les tan­ta fal­ta. De he­cho, su fa­ci­li­dad pa­ra pe­dir tie­ne que ver con una au­to­es­ti­ma me­jor pro­vis­ta que la tu­ya (por al­go te cues­ta tan­to de­cir no...). Tú, eres tan bue­na ami­ga que es­tás dis­pues­ta a sub­ven­cio­nar a par­tir del día 15 las ca­ñas (y no so­lo) a ese es­pí­ri­tu li­bre que no so­por­ta cum­plir un ho­ra­rio de ofi­ci­na ni te­ner un je­fe. Ade­más, esa mis­ma ami­ga or­ga­ni­za con fre­cuen­cia crowd­fun­dings pa­ra fi­nan­ciar sus pe­que­ños pro­yec­tos –“Al­gún día ex­pon­dré en Nue­va York y te lo de­vol­ve­ré to­do”– y, cla­ro, tu apor­te ha de ser de los pri­me­ros en en­trar. Con­se­cuen­cia: eres una bue­na ami­ga y, de pa­so, una sol­ven­te me­ce­nas. Yo, por ejem­plo, he te­ni­do que li­diar con una ami­ga de ima­gi­na­ción des­bor­dan­te. Su bo­da es­tu­vo pla­ni­fi­ca­da al mi­lí­me­tro en una vi­lla de la Tos­ca­na; sus in­vi­ta­dos de­bía­mos lle­var una tú­ni­ca de se­da sal­va­je (de la bue­na), y una dia­de­ma de flo­res fres­cas re­cién cor­ta­das (un flo­ris­ta lo­cal se en­car­ga­ba de los arre­glos por el mó­di­co pre­cio de 75 € + IVA). To­dos de­bía­mos alo­jar­nos en una vi­lla con en­can­to y vis­tas al mar. Y, por su­pues­to, co­rrer con los gas­tos de tan­to buen gus­to, ori­gi­na­li­dad y de­rro­che de es­ti­lo. La pa­re­ja, ori­gi­nal y via­je­ra co­mo po­cas, di­se­ñó una web con su via­je de no­vios, un lar­go pe­ri­plo por Asia, ca­da ami­go de­bía co­rrer con el gas­to de un tra­mo del tra­yec­to, y mar­car en una in­fo­gra­fía si ha­bía pa­ga­do el vue­lo de Sin­ga­pur a Hong Kong o la es­tan­cia en el ho­tel Kem­pins­ki de Xi’am. Fue una bo­da inol­vi­da­ble en la que dis­fru­té de dos días aún más inol­vi­da­bles, pe­ro que des­equi­li­bró por com­ple­to el pre­su­pues­to pa­ra mis va­ca­cio­nes de ese ve­rano. Al fi­nal de la ce­re­mo­nia, la no­via, emo­cio­na­da, agra­de­ció a sus ami­gos con los ojos lle­nos de lá­gri­mas to­do el amor (y la pas­ta) que le ha­bía si­do en­tre­ga­do de­sin­te­re­sa­da­men­te. “Ten­go los me­jo­res ami­gos del mun­do”, di­jo. Y tan­to.

¡La fies­ta de la ecografía!

Es­ta mis­ma chi­ca mo­der­na y cos­mo­po­li­ta hi­zo una pa­san­tía de dos me­ses en una uni­ver­si­dad de Es­ta­dos Uni­dos y en ese tiem­po, 60 días, ad­qui­rió to­das las cos­tum­bres y usos so­cia­les del país. Así que cuan­do de­ci­dió re­pro­du­cir­se or­ga­ni­zó una Ul­tra­sound Party (léa­se “la fies­ta de la ecografía”). To­dos los ami­gos asis­ti­mos a la re­ve­la­ción del se­xo de su be­bé en di­rec­to, que tu­vo lu­gar en el sa­lón de su ca­sa has­ta don­de una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da ha­bía des­pla­za­do to­do el equi­po mé­di­co ne­ce­sa­rio y a un doc­tor con do­tes his­trió­ni­cas que nos man­tu­vo en vi­lo has­ta des­ci­frar el se­xo del be­bé. Da­do que la ma­yo­ría de los in­vi­ta­dos lo ig­no­rá­ba­mos to­do acer­ca del pro­to­co­lo a se­guir en es­te ti­po de fies­tas, en la in­vi­ta­ción se nos in­di­ca­ba que es­ta vez los re­ga­los (a par­tir de 50 €) eran pa­ra los fu­tu­ros pa­dres, ne­ce­si­ta­dos de de­ce­nas

de com­ple­men­tos y ac­ce­so­rios im­pres­cin­di­bles pa­ra al­can­zar la sa­lud ple­na y la fe­li­ci­dad de su re­to­ño. Ya se sa­be, siem­pre es más fá­cil pe­dir pas­ta por es­cri­to. Unos me­ses más tar­de fui­mos in­vi­ta­dos al Baby sho­wer. Es­to, al me­nos, lo ha­bía­mos vis­to en las pe­lí­cu­las. Con el em­ba­ra­zo más avan­za­do, el pro­to­co­lo man­da­ba –ca­si or­de­na­ba– com­prar pa­ra el be­bé re­ga­los de en­tre 70 y 150 €.

El pre­cio de per­te­ne­cer

La cua­si obli­ga­ción de fi­nan­ciar las gran­des ideas de los ami­gos pa­ra man­te­ner tu círcu­lo ya tie­ne en Reino Uni­do una eti­que­ta: tu “deu­da so­cial”, que es el im­por­te que aca­bas pa­gan­do pa­ra ser apre­cia­do en un de­ter­mi­na­do gru­po. Un es­tu­dio rea­li­za­do en ese país fi­ja­ba ese gas­to en unos 1.500 € por ha­bi­tan­te. Ade­más, se­gún el es­tu­dio, en un con­tex­to de cri­sis eco­nó­mi­ca, fun­cio­na me­jor lo de ser ge­ne­ro­sos pa­ra ser acep­ta­do y; por otro la­do, la gen­te pre­fie­re si­mu­lar que sus re­cur­sos fi­nan­cie­ros si­guen sien­do los mis­mos, ya que es­tás más de­seo­so de vi­vir co­mo si el di­ne­ro no fue­ra un pro­ble­ma. El es­tu­dio rea­li­za­do por The Money Ad­vi­ce Ser­vi­ce ad­vier­te que in­clu­so nues­tro es­pa­cio do­més­ti­co ha si­do co­lo­ni­za­do por la com­pe­ti­ción so­cial. Si an­tes in­vi­ta­bas a tus ami­gos a co­mer piz­za con unas cer­ve­zas, aho­ra ya no. El au­ge de pro­gra­mas co­mo Mas­ter­chef o la cas­ca­da de fo­tos de co­mi­da que cae de­lan­te de nues­tros ojos ca­da día en Ins­ta­gram nos ha­ce creer­nos gran­des co­ci­ne­ros, así que, cuan­do te­ne­mos in­vi­ta­dos va­mos a por to­das, com­pra­mos pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y ja­món del bueno, o nos em­bar­ca­mos en un me­nú so­fis­ti­ca­do y ca­rí­si­mo. Al­gu­nos so­ció­lo­gos se pre­gun­tan des­de cuán­do el ni­vel de vi­da (o su si­mu­la­ción) se ha con­ver­ti­do en al­go tan im­por­tan­te pa­ra man­te­ner a los ami­gos jun­to a ti. La pa­ra­do­ja de gas­tar más di­ne­ro con y por los ami­gos en me­dio de una cri­sis eco­nó­mi­ca la ex­pli­ca el so­ció­lo­go fran­cés Stép­ha­ne Hu­gon, que di­ri­ge el gru­po de In­ves­ti­ga­ción de la tec­no­lo­gía y la co­ti­dia­nei­dad. Pa­ra es­te ex­per­to, la cla­ve es­tá en que he­mos cam­bia­do la re­la­ción que te­ne­mos con el di­ne­ro. “An­te la ex­pec­ta­ti­va de ser la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que ten­drá me­nos di­ne­ro que sus pa­dres, se fa­vo­re­ce una ac­ti­tud de que el fu­tu­ro no exis­te y, por tan­to, no hay que preo­cu­par­se mu­cho por él. La gen­te es­tá con­ven­ci­da de que el mun­do de ma­ña­na se­rá un po­co peor que la de hoy y pri­vi­le­gia una ac­ti­tud dis­fru­to­na, ca­si tea­tral, de vi­vir siem­pre en una fies­ta”. El so­ció­lo­go ex­pli­ca un mo­do ca­si es­ce­no­grá­fi­co de con­su­mo, di­se­ña­do pa­ra la mi­ra­da del otro, que se po­ten­cia gra­cias a re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book e Ins­ta­gram. “An­te la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer gran­des in­ver­sio­nes, co­mo com­prar una ca­sa, se bus­ca la gra­ti­fi­ca­ción in­me­dia­ta. Y si hay tes­ti­gos, me­jor”. Pa­ra Hu­gon, es­te com­por­ta­mien­to he­do­nis­ta pro­pio de nues­tra épo­ca es “una es­tra­te­gia de su­per­vi­ven­cia en un mun­do don­de se es­tá ejer­cien­do co­mo nun­ca an­tes la vio­len­cia eco­nó­mi­ca con­tra el más dé­bil”.

¿Y la re­ci­pro­ci­dad?

To­dos sa­be­mos que en las gran­des ciu­da­des, en un uni­ver­so de sol­te­ros (o de pa­re­jas sin fa­mi­lia) los ami­gos se con­vier­ten en la fa­mi­lia ex­ten­di­da y hay que te­ner­los con­ten­tos. Pe­ro a me­di­da que ese círcu­lo se en­san­cha, cre­cen los com­pro­mi­sos so­cia­les con gas­to aña­di­do. Si no pa­sas por el aro, aca­ba­rán por no lla­mar­te y es­ta­rás fue­ra. Re­sis­tir es lan­gui­de­cer an­te las fo­tos de Fa­ce­book en las que to­dos mues­tran esos pla­nes a los que ya no te in­vi­tan. Lo sa­bes. Y sí, hay amis­ta­des que nos sa­len muy sa­len ca­ras, pe­ro ja­más nos atre­ve­ría­mos a cor­tar con ellos a cam­bio de sa­near nues­tra eco­no­mía. La bue­na no­ti­cia es que una vez al año se­rá tu cum­plea­ños y –ex­cep­to que sea en agos­to o en na­vi­da­des–, el gru­po se vol­ca­rá en tu re­ga­lo, que se­rá so­fis­ti­ca­do, muy ca­ro, exó­ti­co e irre­pe­ti­ble. ¿O no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.