El club de la lu­cha.

Una prohi­bi­ción dic­ta­da en el año 59 si­gue mar­gi­nan­do de las com­pe­ti­cio­nes ofi­cia­les a las bo­xea­do­ras cu­ba­nas co­mo Namibia Flo­res, una mu­jer que es­tá lu­chan­do por sus sue­ños a gol­pes. Li­te­ral­men­te. Tex­to y fo­tos: Ofe­lia de Pablo y Ja­vier Zu­ri­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Alas puer­tas de la nue­va ci­ta con los Jue­gos Olím­pi­cos de Río, el equi­po cu­bano de boxeo mas­cu­lino se pre­sen­ta co­mo uno de los gran­des fa­vo­ri­tos. Des­de la 1959, Cu­ba ha ga­na­do más me­da­llas olím­pi­cas en boxeo que nin­gún otro país en el mun­do, pe­ro nin­gu­na mu­jer cu­ba­na po­drá com­pe­tir. ¿El mo­ti­vo? En la Cu­ba cas­tris­ta, el boxeo fe­me­nino de com­pe­ti­ción es­tá prohi­bi­do. Pue­den prac­ti­car­lo, pe­ro me­jor so­las y en la in­ti­mi­dad. Namibia Flo­res, pe­so mos­ca, lu­cha en so­li­ta­rio des­de ha­ce nue­ve años por lo­grar su sue­ño: pe­lear al­gún día por los co­lo­res de su país en unos Jue­gos. Son las seis de la tar­de y los sa­cos cru­jen ba­jo los pu­ños de los bo­xea­do­res de uno de los gim­na­sios más añe­jos de Cu­ba: el Ra­fael Tre­jo, si­tua­do en el Cen­tro Ha­ba­na. El cue­ro de los sa­cos es­tá agrie­ta­do y la ma­yo­ría de los guan­tes ya no so­por­tan más fo­gueo. El es­pe­jo ha per­di­do par­te del pu­li­do. En­tre la mul­ti­tud de jó­ve­nes que entrenan es­tá ella, Namibia, gol­pean­do con fuer­za y ra­bia las ma­nos guan­tea­das de su en­tre­na­dor. Los com­pa­ñe­ros del mo­des­to gim­na­sio de Cen­tro Ha­ba­na, don­de Namibia entrena, ad­mi­ran su en­te­re­za. Su en­tre­na­dor, Nar­do Mes­tre, que se sien­te co­mo su pa­dre, afir­ma con or­gu­llo que “si es­tu­vie­ra en otro país, es­toy se­gu­ro de que Namibia se­ría cam­peo­na na­cio­nal y qui­zás una bue­na op­ción olím­pi­ca”. Y sa­be de lo que ha­bla. Es­te ve­te­rano ha lle­va­do a la ci­ma a va­rias de las fi­gu­ras más des­ta­cas del boxeo cu­bano en los úl­ti­mos tiem­pos y ha­ce años que se ocu­pa de su en­tre­na­mien­to.

“He­chas pa­ra la be­lle­za”

Pa­ra­do­jas de la prohi­bi­ción. En el año 2009, el en­ton­ces je­fe de en­tre­na­do­res de la se­lec­ción cu­ba­na de boxeo, Pe­dro Ro­que, di­jo pú­bli­ca­men­te: “Pien­so que las mu­je­res cu­ba­nas es­tán he­chas pa­ra la be­lle­za, no pa­ra re­ci­bir gol­pes en su ros­tro”. Pe­ro tres años des­pués, cuan­do aban­do­nó Cu­ba y se es­ta­ble­ció en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ha­cer­se car­go de la di­rec­ción téc­ni­ca de los equi­pos olím­pi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos, no tu­vo nin­gún re­pa­ro en en­tre­nar tam­bién a las mu­je­res. “Es­ta po­lí­ti­ca de ex­clu­sión –se que­ja amar­ga­men­te Namibia– cho­ca de lleno con la idea de la Re­vo­lu­ción en la que los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de­be­ría­mos ser igua­les”. La bo­xea­do­ra no en­tien­de el por­qué de es­ta dis­cri­mi­na­ción: “Es­ta es to­da mi vi­da”. La di­rec­to­ra del gim­na­sio se lla­ma Lu­cía y en su des­pa­cho cuel­gan de­ce­nas de fo­tos de bo­xea­do­res que sa­lie­ron de es­te hu­mil­de cen­tro y han ga­na­do me­da­llas olím­pi­cas. “Las mu­je­res que quie­ren bo­xear tam­bién de­be­rían po­der ele­gir su ca­mino y com­pe­tir si así lo desean”, afir­ma la di­rec­to­ra. Ella tie­ne una fe cie­ga en el po­ten­cial de la bo­xea­do­ra: “Es una cam­peo­na na­ta, pe­ro aquí se tie­ne que con­for­mar con gol­pear el sa­co ca­da día”.

Namibia siem­pre ha si­do una lu­cha­do­ra. “Mi ma­dre me pu­so es­te nom­bre por­que na­cí el 15 de fe­bre­ro de 1975, jus­to el día en el que Namibia se in­de­pen­di­zó. Fue la úl­ti­ma co­lo­nia afri­ca­na que lo­gró su li­ber­tad. Y qui­zás esa fe­cha ha mar­ca­do mi des­tino”, afir­ma con una son­ri­sa. A la pre­gun­ta de por qué se qui­so de­di­car al boxeo le acom­pa­ña una his­to­ria que pa­re­ce de pe­lí­cu­la: “Con 15 años, tu­ve un al­ter­ca­do con un ve­cino. Vol­vía del co­le­gio en Man­za­ni­llo, don­de vi­vía, se me­tie­ron con mi her­mano y yo le de­fen­dí. Ga­né la pe­lea a un chi­co mu­cho más al­to y más fuer­te que yo, y al ter­mi­nar un ami­go me di­jo: “Te voy a lle­var a un gim­na­sio que co­noz­co pa­ra que des­cu­bras tu po­ten­cial”. Así que ella le acom­pa­ñó y co­men­zó a prac­ti­car taek­won­do. En los úl­ti­mos 50 años, ex­pli­ca la de­por­tis­ta, las au­to­ri­da­des cu­ba­nas han pro­mo­cio­na­do di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas en­tre las mu­je­res, in­clu­yen­do el ju­do, el le­van­ta­mien­to de pe­sas, la lu­cha y el taek­won­do, pe­ro no han que­ri­do au­to­ri­zar el boxeo fe­me­nino por con­si­de­rar que es­te de­por­te es “inapro­pia­do y da­ñino” pa­ra ellas. “Yo ele­gí taek­won­do por­que me de­ja­ban com­pe­tir y lle­gué a ga­nar va­rios cam­peo­na­tos na­cio­na­les, pe­ro cuan­do des­cu­brí el boxeo pa­ra mí lo fue to­do”, re­co­no­ce. En la vi­da de Namibia, na­da ha si­do fá­cil. Su pa­dre se mar­chó a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do ella te­nía cin­co años y siem­pre ha te­ni­do que va­ler­se por sí mis­ma: “Hu­bo un tiem­po en el que me sen­tía en la os­cu­ri­dad, te­nía mie­do de no te­ner con qué ves­tir­me, creía que no iba a te­ner pa­ra co­mer, me pa­re­cía que na­da era im­por­tan­te. Lle­gué a pen­sar que no que­ría vi­vir. En­ton­ces en­con­tré es­te gim­na­sio de boxeo y mi vi­da cam­bió com­ple­ta­men­te”, di­ce se­ña­lan­do al des­ven­ci­ja­do cen­tro de en­tre­na­mien­to. Lue­go se li­cen­ció en Edu­ca­ción Fí­si­ca, pe­ro con su suel­do no le lle­ga­ba pa­ra vi­vir y aho­ra co­ci­na en un pa­la­dar [una ca­sa de co­mi­das] pa­ra lle­gar a fin de mes. Su vi­da co­ti­dia­na es una lu­cha, pe­ro cuan­do se po­ne los guan­tes to­dos los pro­ble­mas des­apa­re­cen: “La gen­te va a la igle­sia y re­za, pa­ra mí el gim­na­sio es mi tem­plo”. Hoy no hay mu­cho pa­ra desa­yu­nar en la mo­des­ta ca­sa que Namibia com­par­te con su her­mano Gil­ber­to en el ba­rrio

de San­tos Suá­rez, al sur de La Ha­ba­na. So­bre un hor­ni­llo de gas que ha­ce las ve­ces de co­ci­na, im­pro­vi­sa un es­par­tano de­sa­yuno con un hue­vo: “La pro­teí­na es bue­na pa­ra mi die­ta de en­tre­na­mien­to”, afir­ma. En la ca­sa no hay mue­bles, tan so­lo un so­fá, y en la úni­ca per­cha de la ca­sa cuel­ga su ro­pa de de­por­te. Co­mo ca­da día, la bo­xea­do­ra se cal­za sus za­pa­ti­llas y sa­le a co­rrer por el Ma­le­cón. “Mi equi­pa­mien­to se lo de­bo a ami­gos ex­tran­je­ros que pa­san por el gim­na­sio y me traen ro­pa, guan­tes y za­pa­ti­llas...”. Sa­le a la ca­lle re­ple­ta de ener­gía –“hoy me to­can 20 ki­ló­me­tros”, di­ce– y sus pa­sos en­fi­lan ha­cia el pa­seo ma­rí­ti­mo a to­da ve­lo­ci­dad. Es­te es uno de sus re­co­rri­dos fa­vo­ri­tos: “La bri­sa del mar me lle­na de ale­gría”. Sus sue­ños vi­ven con­cen­tra­dos pa­ra Namibia en es­ta lí­nea de as­fal­to que, co­mo una cin­ta in­fi­ni­ta, se des­plie­ga ca­da día ba­jo sus pies. El boxeo fe­me­nino apa­re­ció por pri­me­ra vez en unos Jue­gos Olím­pi­cos en 1904 en San Luis (EE.UU.), co­mo de­por­te de ex­hi­bi­ción, pe­ro no se con­vir­tió en una dis­ci­pli­na ofi­cial has­ta ha­ce cua­tro años en los re­cien­tes Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres. A día de hoy si­gue sien­do el de­por­te que más años ha tar­da­do en ser in­clui­do en unos Jue­gos. En Cu­ba, a sus ca­si 100 años, la bo­xea­do­ra re­ti­ra­da Fe­li­cia Me­sa Za­má, co­no­ci­da en sus tiem­pos co­mo la Pan­te­ra Sa­güe­ra, re­cuer­da la épo­ca en que el boxeo es­ta­ba per­mi­ti­do pa­ra las mu­je­res. Ha­ce más de 50 años, la Pan­te­ra ven­ció en el cua­dri­lá­te­ro a Ela­dia Thon­di­ke, la Dio­sa de Ébano; Gil­da Me­lis o Sil­via Hernández, an­ti­guas bo­xea­do­ras cu­ba­nas de re­so­nan­cias mí­ti­cas. Fe­li­cia Me­sa era to­da una sen­sa­ción en el ring, pe­ro cuan­do triun­fó la Re­vo­lu­ción tu­vo que de­jar de bo­xear y re­gre­só a tra­ba­jar al cam­po. “Fi­del aca­bó con el boxeo fe­me­nino –se­ña­la­ba la bo­xea­do­ra a un dia­rio lo­cal– por­que de­cía que era un pe­li­gro, que po­día sa­lir en el seno al­go ma­lo. Y tu­ve que de­jar­lo”.

Ru­mo­res, de­seos y un equi­po

En los úl­ti­mos años, la des­in­for­ma­ción y los pre­jui­cios es­tán re­mi­tien­do y ca­da vez es­tá más cer­ca de le­ga­li­zar­se. O, al me­nos, eso di­cen to­dos, aun­que to­da­vía no ha­ya na­da ofi­cial. Ha­ce po­co, a Namibia le lle­gó una ci­ta pa­ra en­tre­nar­se en el Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to. El rumor de la for­ma­ción de un po­si­ble equi­po fe­me­nino de boxeo flo­ta en la is­la des­de ha­ce me­ses, pe­ro na­die ter­mi­na por con­fir­mar na­da. Y cuan­do lle­gó al cen­tro, Namibia se en­con­tró con gru­po de chi­cas que tam­bién que­rían en­tre­nar, aun­que vi­nie­ran del taek­won­do. Pa­re­ce que “los cam­bios en el boxeo se es­tán ajustando a los cam­bios en la is­la –se­ña­lan va­rios de los en­tre­na­do­res que se dan ci­ta en el cen­tro–, pe­ro has­ta que no se fir­me so­bre pa­pel na­da es de­fi­ni­ti­vo. Por si aca­so, des­de aquí es­ta­mos in­ten­ta­do pre­pa­rar un po­si­ble equi­po”. Aquí, Namibia se subió por pri­me­ra vez al ring con otras chi­cas cu­ba­nas. To­das ellas se pre­gun­tan si es­ta vez las co­sas cam­bia­rán de ver­dad.

“Fi­del aca­bó con el boxeo fe­me­nino: de­cía que era pe­li­gro­so pa­ra las mu­je­res”

ONa­mi­bia guar­da co­mo un te­so­ro los re­cor­tes de pren­sa de las bo­xea­do­ras que com­pi­tie­ron en Lon­dres 2012. La in­clu­sión de es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va en la lis­ta de com­pe­ti­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos sus­ci­tó un se­rio de­ba­te en el país. “Pe­ro han pa­sa­do años des­de ese día y aún no ha ocu­rri­do na­da con el boxeo de mu­je­res en Cu­ba, y yo ya es­toy lle­gan­do a la edad lí­mi­te per­mi­ti­da. Ya no hay tiem­po pa­ra es­ta Olim­pia­da. Si al me­nos pu­die­ra ir a la Se­rie Mun­dial…”. Los re­pre­sen­tan­tes de la Fe­de­ra­ción cu­ba­na in­sis­ten en que “se si­gue es­tu­dian­do” el po­si­ble cam­bio de le­gis­la­ción en el boxeo. Su len­gua­je es hoy más fle­xi­ble y los op­ti­mis­tas es­ti­man que una puer­ta ha que­da­do abier­ta. El “efec­to Namibia” es­tá so­bre la me­sa. “Pa­ra mí, pe­lear co­mo pro­fe­sio­nal se­ría cum­plir una deu­da con­mi­go mis­ma, pe­ro si no lo lo­gro al me­nos qui­sie­ra en­tre­nar a fu­tu­ras bo­xea­do­ras”. Cuan­do nos des­pe­di­mos, es­ta te­naz mu­jer di­ri­ge sus pa­sos una vez más ha­cia el cua­dri­lá­te­ro, cru­za la puer­ta del gim­na­sio y di­ce con or­gu­llo: “Es­ta es hoy mi igle­sia, mi tem­plo, mi re­li­gión, en de­fi­ni­ti­va: mi vi­da”.

Cuan­do te­nía 15 años Namibia se pe­leó con un chi­co más al­to y más fuer­te que ella. Le dio una pa­li­za. Un ami­go en­se­gui­da la lle­vó a en­tre­nar a un gim­na­sio. Pa­ra ga­nar­se la vi­da, la bo­xea­do­ra ade­más co­ci­na en un “pa­la­dar”.

Namibia Flo­res es­tá ca­si al lí­mi­te de la edad de com­pe­ti­ción. Mien­tras se entrena en el mo­des­to gim­na­sio, so­lo es­pe­ra lle­gar a la Se­rie Mun­dial pa­ra lue­go de­di­car­se a en­tre­nar a otras bo­xea­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.