JENNINGS,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Qué Hay De Nuevo -

Fui en­tre­na­da pa­ra sa­ber de­fen­der­me”

Aquién per­te­ne­cen tu cuer­po y tu al­ma? Esa es la gran pre­gun­ta que se for­mu­la The Ame­ri­cans, una se­rie que lle­va la in­fil­tra­ción has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Por­que la pa­tria, el de­ber o la po­lí­ti­ca se han ido fil­tran­do por to­das y ca­da una de las ca­pas ma­te­ria­les e in­ma­te­ria­les de Eli­za­beth Jennings, na­ci­da y cria­da en la Unión So­vié­ti­ca, en­tre­na­da allí sin con­tem­pla­cio­nes pa­ra ser una agen­te per­fec­ta del KGB, con dis­fraz de per­fec­ta mu­jer ame­ri­ca­na. Pa­ra ser al­guien ca­paz de cam­biar de as­pec­to con en­dia­bla­da fa­ci­li­dad; de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con des­co­no­ci­dos; de ma­tar sin du­dar­lo ni un se­gun­do. Pa­ra ser al­guien, tam­bién, ca­paz de si­mu­lar un ma­tri­mo­nio y de en­gen­drar hi­jos. Pa­ra Eli­za­beth, Phi­lip es una de sus más­ca­ras. Se ha in­fil­tra­do en el ma­tri­mo­nio co­mo lo ha he­cho en tan­tas otras ins­ti­tu­cio­nes: pa­ra es­piar des­de den­tro, sin im­pli­car­se más de lo ne­ce­sa­rio. Tam­bién la fil­tra­ción ha ca­la­do en el cuer­po y en el al­ma de Phi­lip. Pe­ro él tie­ne du­das. Él, por mo­men­tos, se sien­te real­men­te ame­ri­cano: co­mo si su pro­ce­so de in­mi­gra­ción hu­bie­ra cul­mi­na­do y ya es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do pa­ra de­ser­tar de su mi­sión y de sus raí­ces. Ella, en cam­bio, ha con­ser­va­do in­tac­to su blin­da­je, lo ha re­for­za­do in­clu­so con lá­mi­nas de des­pre­cio por el con­su­mis­mo y la su­per­fi­cia­li­dad que ve en el país de Ronald Rea­gan, se man­tie­ne cien por cien so­vié­ti­ca. Ella es la Da­ma de Hie­rro. Un bún­ker. Pe­ro tie­ne un ta­lón de Aqui­les: su hi­ja. Pai­ge, la hi­ja que sos­pe­cha y que fi­nal­men­te des­cu­bre la ver­dad, la ado­les­cen­te que se vuel­ve cóm­pli­ce de sus pa­dres, su­po­ne un desafío dra­má­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud. The Ame­ri­cans tal vez sea la pri­me­ra se­rie que con­si­gue dar sen­ti­do com­ple­to a sus per­so­na­jes ado­les­cen­tes: la fic­ción nos los pre­sen­ta en la edad en que los agen­tes se­cre­tos de­ben re­ve­lar­les quié­nes son y con­ven­cer­los de que se unan a su cau­sa. Eli­za­beth se ve re­fle­ja­da en Pai­ge. Re­cha­za su can­dor. Pe­ro adi­vi­na­mos en ese cuer­pe­ci­llo frá­gil, en to­da esa in­se­gu­ri­dad, a la Eli­za­beth pre­via al en­tre­na­mien­to, a la mu­jer que to­da­vía no era ca­paz del dis­fraz ra­di­cal, de acos­tar­se con cual­quie­ra, de ma­tar –so­bre to­do de ma­tar–. Pai­ge es Eli­za­beth sin más­ca­ras. Por eso mi­rar­la le pro­du­ce tan­to do­lor. Es ella cuan­do to­da­vía no ha­bía en­tre­ga­do su cuer­po y su al­ma al Es­ta­do. Cuan­do to­da­vía no ha­bía de­ja­do de ser yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.