LAR­GO CA­MINO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Mundo -

•Las fo­tos de ju­ven­tud de Hi­llary re­bo­san en­tu­sias­mo, ale­gría de vi­vir, es­pon­ta­nei­dad. ¿Có­mo se con­vir­tió en la lí­der cur­ti­da que es hoy? •Na­ci­da ha­ce 68 años en Chica­go, de fa­mi­lia aco­mo­da­da de as­cen­den­cia bri­tá­ni­ca por los cua­tro cos­ta­dos, Hi­llary Dia­ne Rod­ham se es­pe­cia­li­zó muy pron­to en ser la pri­me­ra. Es­tu­dian­te mo­de­lo, ora­do­ra des­ta­ca­da que fue la pri­me­ra mu­jer elegida pa­ra dar el dis­cur­so de gra­dua­ción en su uni­ver­si­dad, el We­lles­ley Co­lle­ge, abo­ga­da pro­mi­nen­te, el par­ti­do de­mó­cra­ta la va­lo­ró a ella tan­to co­mo a Bill pa­ra ser can­di­da­ta a se­na­do­ra por Ar­kan­sas, pe­ro el ele­gi­do fue fi­nal­men­te su sim­pá­ti­co y atrac­ti­vo ma­ri­do. Li­cen­cia­da en De­re­cho por Ya­le (1973) y abo­ga­da con su pro­pia fir­ma; Pri­me­ra Da­ma de Ar­kan­sas (1983) por su ma­tri­mo­nio con Wi­lliam Jef­fer­son Clin­ton, go­ber­na­dor del Es­ta­do; pri­me­ra mu­jer elegida co­mo se­na­do­ra, por el Es­ta­do de Nue­va York (2000), del que ha he­cho su re­fu­gio par­ti­cu­lar. En el pri­mer man­da­to de su ma­ri­do fue la fuerza mo­ral y mo­triz de un pro­yec­to de sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial más com­ple­to que el que, sol­tan­do las­tre por el ca­mino, creó Oba­ma. •¿Cuán­do de­ci­dió Hi­llary que que­ría ser pre­si­den­ta? Es po­si­ble que muy jo­ven. Pe­ro al­guien te­nía que acom­pa­ñar­la en el via­je y su es­po­so era el per­fec­to in­tro­duc­tor de em­ba­ja­do­res, aun­que se pro­du­je­ran con­tra­tiem­pos, co­mo el af­fai­re Le­winsky. La reac­ción de la se­ño­ra Clin­ton an­te las an­dan­zas de quien ja­más de­jó de te­ner al­go de chis­ga­ra­bís fue po­lí­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble. Hi­llary en­ca­jó el golpe sin ar­quear una ce­ja, apo­yan­do siem­pre a su es­po­so. Y eso ha ter­mi­na­do unien­do más a la pa­re­ja de lo que lo ha­bría he­cho la fi­de­li­dad, crean­do en Bill la obli­ga­ción mo­ral de co­rres­pon­der aho­ra a su mu­jer con su apo­yo y su ca­pa­ci­dad de in­fluir en los de­más. Hi­llary es­tá llamada a ser la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, a la que to­dos dan co­mo fu­tu­ra pre­si­den­ta de EE. UU. Tem­pe­ra­men­to, rea­lis­mo y se­gu­ri­dad en sí mis­ma no le fal­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.